miércoles, 20 de enero de 2010

Lectura de "El festival de Soraya" de María Roca Rabanal

El festival de Soraya

Había una vez una niña llamada Soraya a la que le encantaba bailar, cantar y sobre todo la popular fiesta de la Navidad. Ya se iba acercando la Navidad y ella muy ilusionada porque ese año su escuela iba a hacer un festival, y ella era la protagonista, pero también estaba muy nerviosa porque iban a verla todos los alumnos del colegio, iba a verla hasta un importante director teatral. Pero un día su madre le dijo que se tenían que trasladar a Alemania porque su padre había encontrado trabajo allí y ella, muy enfadada, le preguntó cuándo se iban y su madre le contestó que al día siguiente. Ella totalmente llena de rabia y tristeza se despidió rápidamente de todos sus amigos y familiares. Al día siguiente, cuando se levantó, recogió sus cosas y se dirigió hacia el aeropuerto junto con sus padres. De camino pensó en que se perdería su festival y le suplicó a su madre si la podía llevar y su madre le respondió que no.
Su casa nueva le pareció un palacio comparada con la anterior y su colegio era inmenso y aunque sus compañeros no eran muy simpáticos ella poco a poco se fue integrando y lo más difícil, aprendiendo su nuevo idioma, el alemán.
El día antes de Navidad sus padres le dijeron definitivamente que no iban a poder ir a Madrid para que hiciera el festival y ella, llena de rabia, se fue a su habitación. Esa noche cogió todas sus cosas y, sin que nadie se diera cuenta, cogió dinero del monedero de su madre, compró un billete de avión y se fue al aeropuerto, allí cogió un avión con destino a España y se escapó. Al día siguiente, cuando sus padres se levantaron y fueron a despertarla, se pegaron un susto increíble, llamaron a la policía, a todos sus amigos y a todos sus familiares, finalmente la encontraron en casa de su abuela Rosario y le dijeron que le enviara de vuelta a Alemania, pero Rosario les explicó que Soraya no había parado de llorar y que la dejaran con ella hasta el día después del festival. Ella le acompañaría hasta Alemania y así les haría una visita. La madre aceptó pero con la condición de que estuviera castigada sin regalos de Navidad debido a su mal comportamiento. Soraya aceptó y se reconcilió con ellos.
El día de la actuación estaba muy nerviosa pero muy contenta de estar allí, actuó genial y todo el público le aplaudió muchísimo. El director teatral le propuso actuar con su compañía y ella se quedó alucinada, le dijo que se lo tenía que pensar y después de hablarlo mucho con sus padres, llegaron a un trato, Soraya se quedaría a vivir con su abuela en España y ellos irían a visitarla de vez en cuando. Ella muy contenta llamó al director teatral y firmaron el contrato que después de muchos años le consiguió la fama y la fortuna.
Soraya fue muy feliz junto a su marido, también de la misma compañía, y sus tres hijos: Alejandro, Claudia y Rosario.

© 2009. Texto y dibujo: María Roca Rabanal.
Primero de ESO. Colegio Don Bosco - Alicante

1 comentario:

Anónimo dijo...

Una bonita historia. Se te da muy bien. Enhorabuena María