jueves, 19 de abril de 2018

Premios del XXIII Certamen Literario Grupo Leo

Esta tarde nos hemos reunido los componentes del jurado para deliberar los trabajos premiados y finalistas del XXIII Certamen Literario. El fallo se publicará simultáneamente, tanto en el suplemento de La Tiza del diario Información como aquí en el blog, en el mes de mayo.
Ha sido un trabajo más ligero que otros años gracias al esfuerzo de todos los componentes del Grupo y, especialmente, por la labor de Teresa Muñiz informatizando la tarea.

martes, 17 de abril de 2018

Maratón de Lectura 2018

Ya tenemos el cartel del XVIII Maratón de Lectura, que llevaremos a cabo el próximo lunes 23 de abril, coincidiendo con el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil.




Día Internacional del Libro Infantil 2018:
Desde 1967, el 2 de abril, coincidiendo con la fecha del nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen, el IBBY promueve la celebración del Día Internacional del Libro Infantil con el fin de promocionar los buenos libros infantiles y juveniles y la lectura entre los más jóvenes.
Cada año, una sección nacional del IBBY tiene la oportunidad de ser la patrocinadora internacional del Día del Libro Infantil y selecciona un escritor representativo y a un reconocido ilustrador de su país para que elaboren el mensaje dirigido a todos los niños del mundo y el cartel que se distribuye por todo el mundo, y se promueva la celebración en las bibliotecas, centros escolares, librerías, etc.
Este año le corresponde a la sección de Letonia, que difunde el mensaje de la escritora Inese Zandere (1958) y el cartel del ilustrador Reinis Petersons (1982).

Los libros hacen grande lo más pequeño

Las personas tienden al ritmo y a la regularidad, de la misma forma que la energía magnética organiza las virutas de metal en un experimento de física, de la misma forma que un copo de nieve crea cristales a partir de agua. Ya sea en un cuento de hadas o en un poema, a los niños les gusta la repetición, los refranes y los motivos universales porque pueden reconocerse una y otra vez; dan regularidad a un texto. El mundo adquiere un orden precioso. Aún recuerdo que de niña luchaba conmigo misma por defender la justicia y la simetría, la igualdad de derechos para la izquierda y la derecha: si tamborileaba con los dedos una melodía sobre la mesa, contaba cuántas veces debía golpear con cada dedo para que los demás no se sintieran ofendidos. Solía aplaudir dando una palmada con la mano derecha sobre la izquierda, pero pensé que eso no era justo y aprendí a hacerlo al contrario, con la izquierda sobre la derecha. Por supuesto, este afán instintivo de equilibrio resulta gracioso, pero lo que muestra es la necesidad de evitar que el mundo llegara a ser asimétrico. Tenía la sensación de ser la única responsable de todo su equilibrio.
La inclinación de los niños hacia los poemas y las historias surge, igualmente, de su necesidad de llevar regularidad al caos del mundo. Desde la indeterminación todo tiende hacia un orden. Las canciones infantiles, las canciones populares, los juegos, los cuentos de hadas, la poesía… son formas de existencia rítmicamente organizadas que ayudan a los más pequeños a estructurar su presencia en el gran caos. Crean la conciencia instintiva de que el orden en el mundo es posible y que todas las personas tienen en él un sitio único. Todo fluye hacia este objetivo: la organización rítmica del texto, las series de letras y el diseño de la página, la impresión del libro como un todo bien estructurado. La grandeza se revela en lo más pequeño y le damos forma en los libros infantiles, incluso cuando no estamos pensando en Dios o en los fractales. Un libro infantil es una fuerza milagrosa que promueve el enorme deseo de los pequeños y su capacidad de ser. Promueve su coraje para vivir.
En un libro, los pequeños siempre son grandes, de manera instantánea y no solo cuando llegan a adultos. Un libro es un misterio en el que se encuentra algo que no se buscaba o que no estaba al alcance de alguien. Lo que no pueden comprender lectores de una cierta edad permanece en su conciencia como una impronta y continúa actuando aun cuando no lo entiendan completamente. Un libro ilustrado puede funcionar como un cofre del tesoro de sabiduría y cultura incluso para los adultos, igual que los niños pueden leer un libro destinado a adultos y encontrar su propia historia, un indicio sobre sus vidas incipientes. El contexto cultural modela a las personas, estableciendo las bases para las impresiones que llegarán en el futuro, así como para las experiencias más difíciles a las que tendrán que sobrevivir sin dejar de ser íntegros.
Un libro infantil representa el respeto por la grandeza de lo más pequeño. Representa un mundo que se crea de nuevo una y otra vez, una seriedad lúdica y preciosa, sin la que todo, incluida la literatura infantil, es simplemente un trabajo muy pesado y vacío.

(Texto original: Inese Zandere. Ilustración: Reinis Pētersons. Traducción: Attesor traducciones)


Los libros del mes de abril: "Los monstruos grandes no lloran"


Reseña:
El monstruo grande no quiere jugar con el pequeño porque cree que éste hace todo mejor que él. Todo le sale genial: sus dibujos son más bonitos, recorta figuras perfectas e incluso sabe utilizar el mando de la televisión.
El monstruo grande se pone cada vez más triste, pero, ¿qué se puede hacer? Todo el mundo sabe que los monstruos grandes no lloran...
Pero llegará un día en que no pueda reprimirse más. Se echará a llorar y soltará todo lo que lleva dentro. Descubrirá, entonces, que a su amigo le importa que sufra y le afecta verle llorar. Que no era consciente de cómo se sentía y que por supuesto no es perfecto y que Monstruo Grande también puede enseñarle cosas que él desconoce.
Esta lectura trata sobre la amistad y el comportamiento y enseña a los niños a perder el miedo a expresarse libremente.
Edad recomendada:  a partir de 3 años
Los autores:

Rakel Helmsdal (Dinamarca, 1966) ha vivido la mayor parte de su vida en las Islas Feroe. Es autora de varios libros infantiles, así como de piezas teatrales para los más jóvenes. Además ha creado su propio teatro de marionetas y ha recibido varios premios y menciones por su obra.




Kalle Güettler (Suecia, 1949) debutó en 1990 como autor de literatura infantil y juvenil y desde entonces ha publicado una veintena de libros. Con lo que más disfruta es con los álbumes ilustrados, por eso se embarcó en la serie de los monstruos con Rakel Helmsdal y Áslaug Jónsdóttir.




La ilustradora y autora:


Áslaug Jónsdóttir (Islandia, 1963) es una ilustradora, escritora de libros infantiles, artista y diseñadora gráfica. Por su obra ha recibido varios premios, como el Premio Dimmalimm por la ilustración de libros para la infancia, y ha sido destacada con una mención especial del White Ravens y para la lista de honor del IBBY.




LOS MONSTRUOS GRANDES NO LLORAN
  
Monstruo Pequeño siempre tiene razón.
Hace que me sienta tonto. Pero los monstruos grandes no lloran.










Todo lo que hace Monstruo Pequeño le sale asquerosamente bien.



¡Yo soy un patoso!
Pero los monstruos grandes no lloran.






… ¿estás llorando Monstruo Grande?

… siempre lo sabes todo, dibujas genial, escribes sin faltas, sabes leer bien y piensas rápido.


¡Pero a mi todo me sale fatal!


Ahora Monstruo Pequeño dice en voz baja:

- No, hay cosas que no sé hacer.

Querido Monstruo Grande, por favor,

¿me enseñarías a nadar?





¡Eso se hacerlo!


… si algún día me vuelvo a poner triste…

...¡se que los MONSTRUOS GRANDES pueden llorar!









Autores: Kalle Güettler, Rakel Heimsdal y AslaugJónsdóttir
Ilustradora: Aslaug Jónsdóttir
Editorial: Sushi Books

ACTIVIDADES:
1. Hoy podemos hablar en la asamblea de clase a qué nos gusta jugar con los amigos y cómo nos sentimos cuando hacemos cosas juntos.
2. Seguro que alguna vez nos hemos sentido tristes y hemos llorado. ¿lo contamos?
3. Imagina una historia sobre la amistad. Escríbela y la envías acompañada de un dibujo y de tu nombre, curso y colegio a:
grupoleoalicante@gmail.com

miércoles, 11 de abril de 2018

Mª Ángeles Gómez en el Colegio Sagrada Familia de Alicante


La cercanía de Mª Ángeles Gómez 

El pasado 16 de febrero todos los alumnos de 2º ESO asistieron en el salón de actos del Colegio Sagrada Familia de Alicante a la charla de la escritora alicantina Mª Ángeles Gómez, cuyo libro, Media Luna, habían leído en el segundo trimestre.
Los alumnos valoraron muy positivamente la presencia de la escritora entre nosotros. Transcribimos a continuación algunas de sus opiniones que recogen el sentir de la mayoría:
“Ha sido una buena experiencia que me ha acercado más a la lectura”.
“Me ha gustado porque ha sido muy interesante y porque nunca habíamos hecho una actividad así en la clase de Lengua. Yo quiero repetir esta experiencia”.
 “Me ha parecido muy interesante saber en qué se inspiró para escribir Media Luna y cuál es el proceso de creación de un libro. Nos contó que se inspiraba en lo vivido, en lo soñado, en momentos de decaimiento plasmados en el papel…”.
“Me ha encantado conocer a la autora. Me ha parecido muy amable. Ha sido muy curiosa la forma en la que ha contado cómo escribió la novela, explicando los personajes, el lugar, la trama…”.
“Me gustó mucho la cercanía que tuvo con nosotros y, además, respondió todas las preguntas que yo quería saber”.
“La presentación de Mª Ángeles fue muy interesante. Me gustó mucho su manera de expresarse y nos explicó en qué se inspiró para escribir el libro. Me lo pasé muy bien. Era muy simpática”.
“Me ha gustado el tributo que rinde a su ciudad, mi ciudad, en la novela. Nunca había leído un libro que la acción transcurriera en Alicante”.
“La recreación de la leyenda alicantina de Alí y Cántara en positivo, como Mª Ángeles afirmó, me ha encantado”.
             Agradecemos la presencia de Mª Ángeles y esperamos tenerla el próximo curso de nuevo entre nosotros. Desde aquí la animamos a que continúe escribiendo novelas que motiven a leer a los jóvenes y que, como ella contó, que transmitan valores humanistas que les alejen del hedonismo que impera en la sociedad en la que viven.

Raúl Merida en el Centro La Tramoia de Elx

Una mañana de lujo,de emoción, de sensibilidad animal. Los niños grandes y grandes niños del CO La Tramoia realizando el encuentro con Raúl Mérida. Un encuentro acogedor cargado de receptividad. Una clase didáctica de la protección animal cargada de experiencia por parte de Raul. Una lectura cargada de expresividad por Carmen Sánchez componente de Grupo y lectura del cuento creado por el taller de Creación literaria por parte de un componente del mismo. Vale la pena vivir estos momentos. Gracias por vuestra entrega.
Diego Gila, Coordinador del Grupo Leo

Los libros del mes de abril: "¿Puedo borarme de vampiro?"


Reseña:
 El joven Glóbulo Rojo es un vampiro dispuesto a dejar de serlo. Un día decide huir de su comunidad en un barco que se dirige al otro lado del Atlántico. En el viaje hacia su nuevo futuro, le acompañarán sus amigos Oscura Luz y Zampacuellos. Pero en Nueva York vivirá numerosas aventuras que le llevarán a encontrar la respuesta y a conocer su verdadero y sorprendente origen.

El Autor:
Braulio Llamero (Manzanal del Barco, Zamora, ESPAÑA, 1956).
Escritor y periodista. Es licenciado en Ciencias de la Información.
Como escritor destaca en el mundo de la literatura infantil, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera, aunque también es autor de novelas, relatos y algunas obras de teatro, así como de varios guiones para documentales.
En 1987, recibe el III premio El Barco de Vapor con “La rebelión de los duendes Alegres”, y en 1988, el premio Fuente Dorada con “El fantasma Pupas y otros cuentos”.
En 2005, publicó su primera novela “El beso del tiempo”, con el que ganó el premio Mago Merlín.
También como e-books ha publicado en 2012 un libro inédito para niños, “El burro del rabo amarillo”, y otro de relatos titulado “El arco de la inmortalidad”.
Además, en esta misma modalidad, ha iniciado la recuperación de libros antiguos, que estaban descatalogados, como “Alas de astronauta”.

La ilustradora:
Laura Pérez, Ilustradora y dibujante valenciana formada en tres países: en Bellas Artes en la Universidad de Barcelona y en la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia, y luego aumentó sus conocimientos en la École Régionale des Beaux Arts de Rennes y en el Alberta College or Art and Design.
Ha sido ilustradora para clientes como American Airlines, Cambridge University Press, Walmart, Bloomsbury, The Wall Street Journal, Vanity Fair, National Geographic y muchas empresas más. Ha recibido dos veces el premio 3x3mag.
Muy interesada por el cómic, ha colaborado en fanzines como Horchata, 100 grados o Xufa y en antologías como De Muerte. Pese a su poca obra publicada ha cosechado dos premios de relevancia: el valenciano CREA, en 2015, por la obra "Empatía", y el IX premio FNAC Salamanda Graphic por Náufragos en 2016, obra que elaboró sobre guion de Pablo Monforte.

¿QUÉ ES “MAFAR”?

Incluso a la luz de la luna, el aspecto de La Blanca Rosa era impresionante. Esa noche no había barco de mayor tamaño amarrado en el puerto. El silencio reinaba en sus alrededores y en el horizonte empezaba a clarear.
– Debemos escondernos en sus bodegas –susurró Glóbulo.
– Vámonos –asintió Oscura.
Dos murciélagos, uno de ellos rellenito, entraron segundos después por una de las ventanas circulares del barco, casi a ras del agua. Un tercer murciélago lo intentó, pero se golpeó contra el borde y cayó al mar. Los otros regresaron de inmediato, lo cogieron y lo introdujeron en volandas.
– Lo tuyo con los vuelos es preocupante, Glóbulo.
– Sí, lo sé. Por eso tengo que dejar de ser vampiro. No sirvo para esto.
Descendieron hasta la última de las bodegas, donde estaba la maquinaria que hacía mover el barco. En un rincón había varios arcones de madera, con diversos instrumentos de mantenimiento y reparación.
– Cada uno a una caja. Está a punto de amanecer.
– ¡Hasfa mañana, Oscura!
– ¡Que descanse, Zampacuellos!
– ¡Buenos días! –les deseó Glóbulo, ansioso por tumbarse a descansar.
Y cada cual cerró su arcón con rapidez, mientras en el exterior se iban levantando los seres habituados a vivir bajo la terrible luz solar.
El primero en despertar fue Zampacuellos. Abrió con prudencia la tapa de su caja de madera. No vio a nadie. E iba a salir, cuando advirtió la presencia de un marinero que lo observaba, paralizado. Cerró de golpe. “¿Error!”, pensó en el acto. Si el marinero daba la alarma y acudían sus compañeros… Volvió a abrir con energía, tumbando la tapa hacia atrás con gran estruendo. El marinero no se había movido y estaba más pálido que él, lo que es rarísimo en un no–vampiro.
– ¡Silencio o fe mafo! –le gritó Zampacuellos, por decir algo.
Al marinero se le fue el pis pantalón abajo.
– ¿Cómo fe llamas?
El marinero, temblando de la cabeza a los pies, no abrió la boca.
– ¡O me dices fu nombre o fe mafo!
El marinero respondió al fin con voz temblorosa:
– ¿Qué es mafar?
– ¡Corfarfe el fescuezo!
El marinero se echó a llorar.
– ¡Yo no he hecho nada, no entiendo nada y no sé qué hacerrrr!
Zampacuellos, hecho un verdadero lío, estaba también a punto de hacerse pis. Por suerte en ese momento se abrieron los otros dos cajones alargados. Primero asomó la cabeza de Oscura.
– ¿Qué pasa aquí?
Después, la de Glóbulo.
– ¿Algo va mal?
El marinero mirando a una, después al otro y finalmente al primero, debió de pensar que aquel no era su día y decidió dimitir por un ratito; vamos, que se desmayó.
– ¿Qué has hecho Zampacuellos?
– Nada, no lo vi. Al desferfar, creí que no había nadie. Pero esfaba él. Se ha hecho fis del miedo y me esfaba foniendo nervioso.
– Este no es el mejor sitio para escondernos durante el viaje. Y menos después de esto.
Eso dijo Oscura, tras salir por completo y mirar a su alrededor.
– ¿Qué hacemos con él? –preguntó Zampacuellos, señalando al marinero desmayado.
Oscura se encogió de hombros.
– Nadie lo creerá si dice que ha visto vampiros.
–¿Y si dice que ha visto polizones? –preguntó Glóbulo.
La pequeña vampiresa hizo un gesto de preocupación.
– Eso es más peligroso. El capitán podría ordenar un registro del barco. Pero en un gran carguero como este la tripulación suele ser escasa y el trabajo, excesivo. No creo que tengan ganas de perder tiempo.
– ¡Cuánto sabes de barcos! –exclamó Glóbulo.
– He vivido siempre junto al mar.
Salieron con precaución de la sala de máquinas y enfilaron un largo pasillo vacío. Un ruido extraño los sobresaltó.
– ¿Qué ha sido eso? –susurró Oscura.
– ¡Ferdón! –se disculpó Zampacuellos–. Han sido mis fripas. Fengo hambre.
– Y yo –reconoció Glóbulo.
Era otra de las cosas malas de ser vampiro. En cuanto te despiertas, el hambre es total.
– Aguantad un poco –ordenó Oscura–. Primero tenemos que hallar un buen escondite. Después nos ocuparemos del alimento.
Las insaciables tripas de Zampacuellos volvieron a pedir el desayuno. Y se oyó al vampiro desdentado susurrar:
– ¡Callad si no queréis fasarlo mal!

Ilustraciones de: Laura Pérez

ACTIVIDADES:
1.– ¿Qué quiere decir “mafar”?
2.– Zampacuellos no puede pronunciar bien dos sonidos de letras, ¿serías capaz de descubrir cuáles son?, investiga con cuidado y a la solución llegarás.
3.– Glóbulo dice que uno de los problemas de ser vampiro es que en cuanto te despiertas tienes un hambre total, ¿Qué otros inconvenientes crees que tiene el ser vampiro?
4.– Serías capaz de imaginar por qué Zampacuellos no puede pronunciar bien? Algo terrible le tuvo que pasar, o no. Escribe una historia relatando esta circunstancia, escribe tu nombre, curso y colegio, y envíala por email a: 

grupoleoalicante@gmail.

viernes, 30 de marzo de 2018

Los libros del mes de marzo: "Miguel Hernández en 48 estampas"


Reseña:
A través de la Editorial Libro de notas, que aprovecha las ventajas de la lectura en pantalla, el poeta Pedro Villar Sánchez y el ilustrador Pedro Villarejo han entregado un libro extraordinario.
Miguel Hernández en 48 estampas suspende la respiración lectora, embriaga al vidente con el vino de su sencillez, ofrenda el pan de la palabra en una comunión con el alma del poeta de Orihuela que fue la sensibilidad del mundo y que en lo eterno de su humanidad ha ido al encuentro de Pedro Villar y de su palabra honda y sencilla, de Pedro Villarejo y de sus trazos de impresor honrado para depositarse una vez más como ofrenda en el altar del mundo.
Destinado al lector infantil, el libro de portento que han creado los dos autores, nos toma el alma de la mano para recorrer el camino del poeta, para nacer con él y con él a la escuela, al monte, al pastoreo, a la lucha, a Josefina, a la cárcel, al destino y a la muerte. Para nacer con él con los ojos abiertos y la canción prendida del llanto, para morir con él como dice Pedro Villar de manera deslumbrante y tierna:

Con treinta y un años muere
de una cruel enfermedad,
con los ojos muy abiertos
y el alma de par en par.

Muchos procesos tuvieron que haber acontecido en la palabra de Pedro Villar, en la imagen de Pedro Villarejo para llegar a esta obra tan cumplida, tan valiente, tan honda. Los dos creadores trascienden todo lo superficial que puede rodear a los años de homenaje para llegar con este libro excepcional a la fuente misma del dolor, del amor y de la vida, a la fuente desde la que nos brotó Miguel Hernández a todos.
Las 48 estampas con todas sus palabras nos hablan del poeta pero también nos hablan de nosotros, nos arrastran al camino esencial que vivió y expresó este ser humano inmenso atravesado de belleza y de compromiso. 48 estampas con todas sus palabras que también nos ponen el alma de par en par y nos hacen abrir los ojos al minuto presente, que para todos es el de toda nuestra vida y toda nuestra muerte, aunque la mayoría no lo comprendamos.
Para que comprendamos, para que sintamos, para que nos hagamos humanos están las palabras de los poetas. Está el vehículo que llamamos libro y que ahora nos llega mediante una pantalla y que es portador de tanta verdad y de tanta belleza en sus palabras y en todas sus estampas, de tanta herencia y de tanto amor, que buscamos una cabeza para acariciar, unas manos para besarlas, un pañuelo blanco para guardar las lágrimas, una estrella para enviarle la ilusión de eternidad, la eternidad verdadera sembrada por Miguel Hernández y recogida por Pedro Villar en estos versos que nos duelen en el centro mismo de la belleza:

-llevad a mi hijo la luna
que le quise regalar
y los potros de madera
en un barco hacia la mar.

Miguel Hernández en 48 estampas es una cumbre en la cordillera de homenajes, una supernova en este centenario de luces encendidas; su original formato de publicación es también el mensaje: Miguel Hernández está más vivo que nunca y al ¿terminar? la lectura de este libro no nos queda más que correr al encuentro de su Palabra para abrazarse a su cuello y llorar de alegría.
(María García Esperón)

El autor:
Pedro Villar Sánchez, maestro y poeta, imparte cursos y conferencias sobre la poesía en el aula y realiza críticas de libros de versos para niños y álbumes ilustrados en revistas especializadas. Ha participado como jurado en diversos certámenes entre los que destaca el Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños, en su edición 2008, en Ciudad de México. Mantiene un blog sobre literatura infantil y juvenil que lleva por nombre Cuaderno de apuntes. Bibliografía: Poesía para adultos, Desde la luz y la sombra (Universidad Popular, Almansa, 1991), Luz en el laberinto (Aguaclara, Alicante, 1995) y Alimentando lluvias (Pliegos de poesía nº 9, Diput. Prov. de Alicante, 1997). Ha publicado para niños y otros seres sensibles y curiosos: El bosque de mi abecedario (Diálogo Infantil, 2003), Los animales de la lluvia (Diálogo Infantil, 2008), Cuéntame (Fineo Infantil, 2010) y Miguel Hernández en 48 estampas (Libro de Notas, 2010). En prensa: El pastor de las nubes (Kalandraka, 2012) y Tres veces tres la mar (Ediciones El Naranjo, México, 2012).

El ilustrador:

Pedro Villarejo es un señor calvo que dibuja cosas y cuyo verdadero mérito es haber conseguido engañar a varios editores para ilustrar algunos libros y publicar historietas en diversas revistas. Ha cumplido así su deseo de niño de ser dibujante porque no quería tener un trabajo de verdad. La pena es que se le olvidó desear poder vivir de ello. Aún llora cada vez que lo recuerda.
Abierto a ofertas de empleo freelance.


A MIGUEL HERNÁNDEZ

En el 76 aniversario de su muerte, aquí en la cárcel de Alicante, recordamos un año más al Poeta del pueblo.
Un referente para el Grupo Leo.
Lo hacemos con los versos extraídos del libro:
“Miguel Hernández en 48 estampas” de Pedro Villar.











En mil novecientos diez
en la ciudad de Orihuela
nacía Miguel Hernández,
un futuro, una promesa.























Iniciaba el bachiller
y estudia en Santo Domingo,
recita y declama versos,
siente amor hacia los libros.






















Es muchacho observador,
abierto y muy receptivo,
lee y escribe a escondidas
con esfuerzo y sacrificio.






















En la cárcel de Alicante
lejos del agua y del río,
muy enfermo está Miguel,
sombra helada, viento frío.
















Se nos fue Miguel Hernández
nos quedaron sus poemas
que llevan la voz alada
del hombre y de sus tristezas.











Vuelvo de nuevo a escuchar
tu llanto sobre la tierra,
hoy los hombres jornaleros
tu gran corazón recuerdan













Entre el limón y el olivo,
entre la luna y la higuera
se abrirán surcos de amor
en la tierra de Orihuela.


















Ruiseñores y naranjos
llevadle la luz más pura
al poeta universal
de la huerta del Segura.












Ilustrador: Pedro Villarejo
Editorial: Amigos de papel
 
ACTIVIDADES:
1- Leed en alto estos poemas. Aprendedlos de memoria y recitadlos.
2- Buscad los poemas: “El niño yuntero” y “Nanas de la cebolla”. Leedlos varias veces y haced un dibujo que resuma esos dos textos.
3- Buscad información de por qué lo metieron en la cárcel.
4- Intenta escribir un poema sobre Miguel Hernández. Envíalo por mail junto con tu nombre, curso y colegio a:
grupoleoalicante@gmail.com