miércoles, 12 de diciembre de 2018

Los libros del mes de diciembre: "Un doctor en medicina natural"



Reseña:
La naturaleza guarda grandes y valiosos tesoros en las plantas. Los animales lo saben bien. Conocen sus propiedades y recurren a ellas cuando las necesitan.
Los animales conocen también otro gran secreto de la naturaleza: que todo en ella es un ciclo de renovación y de vida que renace con cada primavera. Aprende tú también estos secretos gracias a Carlos, Paula, Javi, Sara y el doctor Ojazos.
El autor:
Pedro Villar Sánchez escribe poesía, cuento y narrativa dirigida tanto a adultos como a niños y jóvenes. Ha realizado numerosas experiencias en torno a la escritura creativa y publicado reseñas críticas de libros de literatura infantil y juvenil y artículos en revistas españolas especializadas. Ha participado como jurado en diversos certámenes entre los que destaca el Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños, en su edición 2008, en Ciudad de México. Fue autor internacional invitado en 2016, en el X Encuentro de Escritores en la Región de los Ríos en Ciudad del Carmen y Palizada (México). Ha publicado en España, Colombia, México, Estados Unidos, China y Canadá. Algunas de sus obras han sido traducidas al inglés, catalán y chino. Entre sus libros para niños y otros seres sensibles destacan: El bosque de mi abecedario, Cuéntame, El pastor de nubes, Los sueños de Gaudí, Doña nube y don nubarrón, Tres veces tres la mar o Miguel Hernández en 48 estampas. Web: https://siriusminimus.wixsite.com/pedrovillar Blog “Cuaderno de apuntes”: http://pedrovillar.blogspot.com/ Puedes seguirlo en las redes sociales de Facebook, Instagram y Twitter.
El ilustrador:
Pedro Villarejo dibuja desde que tiene uso de razón y en eso sigue, empeñado en hacer de sus garabatos su profesión.
Su formación artística es autodidacta, empezando bien temprano haciendo caricaturas de sus maestros en los pupitres de la escuela y más tarde en los apuntes de la facultad, donde se diplomó en Ciencias de la educación.
Enamorado del cómic, la ilustración y la pintura ha publicado historietas en diversas revistas, ilustrado un par de libros y realizado exposiciones de pintura en varias ciudades de España.
Vive con su mujer y sus dos hijos en Cerdanyola del Vallès (Barcelona) y pasa más horas de las que debería en su buhardilla, rodeado de papeles, tebeos y libros, dibujando y tratando de sacar adelante alguno de los muchos proyectos que siempre tiene en la cabeza.


UN DOCTOR EN MEDICINA NATURAL

En la escuela, unos días antes de las vacaciones de Pascua, había un ambiente de fiesta. Todos pensaban en los momentos que tendrían por delante para descansar de los deberes y divertirse. Don Ramón, el maestro, pensó que recoger plantas y coleccionarlas en un herbario sería una buena actividad para sus alumnos. Llenarían así algunas jornadas y no se dedicarían a perseguir ranas y gatos por todo el pueblo, sino que compartirían sus aficiones y entretenimientos con un trabajo botánico que les ayudaría a conocer mejor las plantas de los alrededores.

- ¡Vamos a ver, prestadme un momento de atención! En estos días, aparte de marear a los gatos y hacer de tarzanes en los árboles, recogeréis todas las plantas que podáis, una de cada especie. Si no sabéis sus nombres y para lo que sirven lo preguntáis en casa.
- Don Ramón, sirven todas para lo mismo, para adornar el campo. -apuntó con seguridad, Javier.
Una sonora carcajada, que se extendió por toda la clase, interrumpió las palabras del muchacho.
-   Bueno, dejaros de bromas y acordaros del trabajo -señaló el maestro entre la algarabía de los chavales. Ahora, podéis salir.
Después de comer, antes de ir a la escuela, Carlos y Paula quedaron en verse en la plaza. Carlos fue el primero en llegar, y al rato Paula. Vieron a Javi y echaron a correr detrás del muchacho que andaba con las manos en los bolsillos mientras daba patadas a las piedras.
- ¡Eh, Javi!
- Hola -contestó sin mucho énfasis el muchacho.
- Mira. Hemos pensado que podíamos hacer entre los tres la colección de plantas. Empezaremos mañana por la tarde, así en vacaciones tendremos tiempo de hacer otras cosas. ¿Vendrás con nosotros? -interrogó Paula.
- No.
- Oye, lo de esta mañana fue una broma. No te quisimos molestar. Anda, ven con nosotros.
- Está bien. Pero no me gusta que se burlen de mí.
Ya en el aula, don Ramón insistió en el trabajo de las plantas:
-  Para el herbario también podéis preguntar a vuestros abuelos sobre refranes que conozcan sobre plantas y las hierbas que toman en infusión.

Al día siguiente, a la salida del colegio, como habían convenido, tomaron sus mochilas donde habían depositado un bocadillo, bolsas y una pequeña azada, y se montaron en sus bicicletas. Comenzaron a pedalear en dirección a la sierra, hacia un paraje natural de bosque que les habían indicado en el pueblo. Paula, buena conocedora de las sendas, marchaba la primera, luego Carlos y cerrando el grupo, Javier. Se detuvieron al cabo de un rato a contemplar el trayecto que habían recorrido. El sol lamía tibiamente todo el valle, al tiempo que prestaba sus colores anaranjados a las tierras de cultivo, a las casas y a los animales que pastaban en la llanura.
A lo lejos vieron algunas fogatas en las que se quemaban los rastrojos, el color azulado de las montañas recortándose en el horizonte y el recorrido caprichoso del humo que se elevaba hacia un cielo sin nubes y cuajado de golondrinas.

 Fragmento tomado del libro: Un doctor en medicinanatural
Ilustrado por: Pedro Villarejo
Editado por: Editorial Verbum, 2018


ACTIVIDADES
1.- Este cuento transcurre en un entorno rural, ¿sabrías describir tres aspectos característicos de la vida en los pequeños pueblos?
2.- Pregunta a tus padres y abuelos y recopila tres refranes referidos a la naturaleza y al tiempo. Puedes proponer una puesta en común con tus compañeros de clase y elaborar un refranero de aula.
3.- ¿Conoces alguna planta con propiedades medicinales? Pregunta a tu familia, seguro que habitualmente utilizan algunas en infusión.
4.- Continúa escribiendo la historia, puedes comprobar leyendo el libro si se parece a tu versión. Envíala por mail con tu nombre, teléfono, colegio y curso acompañada de un dibujo a:

miércoles, 5 de diciembre de 2018

Los libros del mes de diciembre: "Cierra los ojos"


Reseña:
Cierra los ojos es un libro que nos anima a ver más allá de los que nuestros ojos pueden percibir.
Un acercamiento a los sentidos, a las diferentes percepciones que nos ofrecen cada uno de ellos. Un libro que habla de empatía, de integración, de entendimiento, de abrir nuestras mentes.
Cuenta la historia de dos hermanos, en la que uno de ellos percibe el mundo a través de los ojos y el otro en cambio utiliza el resto de los sentidos ya que es invidente.
Uno nos va contando los diálogos que mantiene con su hermano. Le cuesta entender que lo que él percibe, no es percibido igual por el otro.
Con un texto sencillo, este precioso álbum ilustrado nos invita a “sentir” situaciones cotidianas: un árbol, una serpiente, un reloj, el jabón, una bombilla…
Porque a veces quedarnos solo con lo que la vista nos ofrece no es suficiente para vivir en plenitud, sino que tenemos que utilizar el resto de los sentidos para tener recuerdos más ricos, sensaciones más profundas… Por eso es esencial que toquemos, olamos, saboreemos, escuchemos para ser consciente de todo lo que nos rodea. Y también para acercarnos y entender un poco mejor a las personas que tienen algún tipo de dificultad.
A través de unas ilustraciones simples y sencillas, podemos apreciar la sensibilidad con la que texto e ilustraciones combinan el mensaje del libro, no solo los ojos ven el mundo que nos rodea.
Este álbum ha recibido los siguientes premios:
·Premio Les Incorruptibles (Francia), otorgado por jóvenes lectores. (2011)
·IBBY para Niños con Dificultades Especiales. (2013)
Edad recomendada: 6 años

La autora:
Victoria Pérez Escrivà , (Valencia,18 de marzo de 1964) autora de literatura infantil y juvenil, ilustradora y guionista de televisión.
En 1982 cambió su residencia a Madrid para iniciar estudios de Imagen y sonido, pero finalmente se licenció en Pedagogía musical en el Real Conservatorio de Música de Madrid. Durante veinte años, fue profesora de música y piano.
También cursó estudios de análisis y creación literaria en el Taller de Escritura de Madrid, con el autor Ángel Zapata. Escribió guiones de series de televisión como Los simuladores o SMS. Posteriormente, comenzó a escribir e ilustrar obras infantiles y juveniles que fueron publicadas por conocidas editoriales españolas.
Obtuvo su primer reconocimiento en 1998, cuando la sede de ACNUR en Ginebra le otorgó un premio por el diseño e ilustración del calendario y las tarjetas navideñas de felicitación de ese año. Ya en 2002, recibió una Mención Especial en la Lista The White Ravens al mejor libro escrito e ilustrado por Antes, cuando Venecia no existía, obra que al año siguiente quedó finalista del Premio Nacional de Literatura Juvenil. Posteriormente, en 2004, ¡Ay! logró el Primer Premio en el IV Certamen Internacional de Álbum Infantil Ilustrado Ciudad de Alicante. En 2005, quedó finalista del premio El Barco de Vapor, convocado por Ediciones SM con la obra Mi madre cabe en un dedal.
Fue en 2006 cuando la Lista The White Ravens volvió a reconocer su obra con una Mención Especial, en esta ocasión por el libro 6 colores: tres cuentos. Cuatro años después, en 2010, Pérez volvió a ganar un primer premio, esta vez en el XXIX Concurso de Narrativa Infantil Vila d’Ibi, con la obra Cuando mi hermano se subió a un armario. Su obra Cierra los ojos fue galardonada con el Premio francés Les incorruptibles de la temporada 2010-2011 y también consiguió la distinción IBBY 2013 para niños con dificultades especiales.

La ilustradora:
Claudia Ranucci nació en Roma. Estudió diseño e ilustración en Urbino, en el Instituto Superior para las Industrias Artísticas. Terminada la carrera se trasladó a España para trabajar seis meses como becaria en una editorial. De eso han pasado más de quince años y aquí sigue, en Madrid, ciudad en la que fijó su residencia y su lugar de trabajo.
Un tiempo que le ha dado para mucho: para coser, bordar, dibujar, leer, practicar jardinería, bricolaje, impartir talleres, hacer yoga y, como no, ilustrar de manera brillante libros para niños, como nos lo ha demostrado en los más de cincuenta títulos que ha publicado en los que ha trabajado con nombres tan sobresalientes de la LIJ como Gabriela Keselman, Victoria Pérez Escrivá, Daniel Nesquens, Antonio Ventura, Fina Casalderrey, Laura Gallego, Luisa Villar Liébana... o clásicos como Gianni Rodari o Roald Dahl.
Ha obtenido reconocimientos como el Primer Premio en el IV Certamen Internacional de Álbum Ilustrado Ciudad de Alicante en 2004 por ¡Ay! (texto de Victoria Pérez Escrivá); el Accésit al Premio en el Concurso Internacional Álbum Infantil Biblioteca Insular del Cabildo de Gran Canaria en el 2006 por Lleno de dudas; mención especial en la lista White Ravens en 2006, por 6-colores (texto de  Antonio Ventura, Daniel Nesquens, Victoria Pérez Escrivá); el Premio Destino Infantil Apel·les Mestres en 2006 por Te lo he dicho 100 veces (texto Gabriela Keselman) o la selección en las ilustraciones de Cierra los ojos para la Exposición de Ilustradores de la Feria de Bolonia en 2009, libro al que se le concedió el Premio IBBY 2013 para niños con dificultades especiales.

CIERRA LOS OJOS



- Yo se lo intento explicar a mi hermano, pero él siempre discute conmigo.









- Mira, un árbol es una planta muy alta llena de hojas –le digo.
- No, un árbol es un palo muy grande que sale del suelo y canta –me explica.














- Un reloj es una cosa que te dice qué hora es.

- ¡Qué va!, un reloj es una cajita de madera dentro.

 Escucha.
















- La bombilla es una cosa que da luz.

- No, la bombilla es una pelotita suave y muy caliente.

¡No la toques!

















- Yo se lo intento explicar, pero él no me hace caso –le digo a mi madre.

- A lo mejor él también tiene razón –responde ella.

- ¿Y cómo es eso posible? -le pregunto.

- ¿De verdad quieres saberlo?

- Entonces, … cierra los ojos.



Tomado del libro: Cierra los ojos
Ilustradora: Claudia Ranucci
Editorial: Thule

ACTIVIDADES
1. Podemos jugar a la caja misteriosa. Metemos diferentes objetos dentro y adivinamos qué son sin verlos.
2. Jugamos a adivinar quién habla. Nos tapamos los ojos y escuchamos a los compañeros, a ver si sabemos quién es.
3. Cierra los ojos, imagina y describe un personaje. Escríbela y la envías acompañada de un dibujo y de tu nombre, teléfono, colegio y curso a:

miércoles, 28 de noviembre de 2018

Los libros del mes de noviembre: "La última isla pirata"


Reseña:
Kambo, un niño de ocho años, vive con los piratas en una preciosa isla del Caribe. Es feliz. Los piratas le quieren mucho, goza de la playa y el mar y tiene como amigos a los monos que pueblan la isla. Pero Kambo tiene todavía un gran deseo: salir un día en barco a alta mar y llegar a ser pirata de verdad.
Libro recomendado para 3º y 4º de E. Primaria.

La autora:
Mercedes Carlón Sánchez nació en Oviedo, sin embargo, ya en Alemania tras su matrimonio con el hispanista Hans Neuschäfer, tomó el apellido de su marido por lo que se la ha conocido siempre con el nombre de Mercedes Neuschäfer-Carlón. Ejerció como funcionaria durante un tiempo, pero como las letras le interesaban más que los números, pidió la excedencia y comenzó a estudiar la carrera de Filosofía y Letras en las universidades de Oviedo y de Madrid. Ya en Alemania fue profesora de la Universidad de Giessen, y después dio clases a los niños españoles, hijos de los emigrantes en Alemania. Al final de sus clases siempre les leía algunas páginas de sus libros. En 1975 ganó el Premio Amade, el premio infantil/juvenil mejor dotado en España. Su primera editora fue Rosa Regas con “Una fotografía mal hecha”, novela de corte policiaco. Otra de sus obras, “La cabaña abandonada” se tradujo pronto al alemán, y en España apareció como primer libro de autor español, en la recién fundada colección infantil y juvenil de Alfaguara. Siguieron más de una veintena de libros publicados en España y también en otras lenguas y países. La mayoría de ellos para jóvenes y niños. ”La infancia, de la que guardo un recuerdo muy vivo, me interesa especialmente. Creo que el gozo de un niño leyendo un libro que le va es superior al de un adulto. El pequeño lector quiere ir conociendo y comprendiendo el mundo que le rodea, así como a los otros y a sí mismo. Leyendo, además, desarrolla su fantasía y disfruta con ella.”

La ilustradora:
Esther Gili nació en Madrid en 1981. Dibuja desde que tiene uso de razón y disfruta interpretando el mundo a su manera. Estudió ilustración en la Escuela de Arte nº 10 de Madrid. Desde entonces trabaja como ilustradora para varias editoriales y colabora en proyectos de cine y de publicidad. Su técnica favorita es la acuarela y la usa siempre que puede. En sus obras solemos encontrar mujeres con carácter que nos hablan desde el silencio del papel.

LECTURAS Y AVENTURAS

Un buen día Sulima comenzó o contar a Kambo cosas de su mundo. Un mundo que él nunca había conocido, aunque sí sabía de él por las historias de Ruipansa. Allí había elegantes damas y caballeros; palacios con grandes parques; lujosas carrozas tiradas por caballos.
Sus juegos eran ahora imaginar que vivían en un palacio y que se paseaban en carrozas. Pero, fuera de pasearse y darse importancia, poco más se podía hacer en aquellos juegos. Y como comenzaron a resultarles aburridos, pronto los dejaron. Sin embargo, también habló una vez Sulima de los colegios a los que iban allí los niños. Y eso sí le interesó a Kambo.
–¿Fuiste tú a uno de esos, Sulima?– le preguntó.
–Pues, claro.
–¿Y qué se hace en los colegios?
–Muchas cosas: contar, leer, escribir, dibujar. También jugar…
Y, tras una pausa, Sulima siguió:
–Verás, vamos a jugar a los colegios y te enseño así cómo son… Yo voy a ser la maestra y tú eres el alumno. Anda, toma este libro y empieza a leer– le dijo, poniéndose muy seria y estirada.
–¿Leer? Yo no sé leer– confesó Kambo y se sintió a disgusto.
–¿No sabes? Con casi nueve años… Pues tienes que aprender que ya es tiempo.– Sulima estaba muy contenta de saber algo mejor que Kambo y ser ella ahora la que enseñaba.
Y comenzaron las lecciones. Pero a Kambo no le gustaba que aquellos raros dibujos fueran la a, la e, o la i… Ni que la eme con la a dijese ma, con la e me o mo con la o.
–¿La eme con la a?– le preguntaba Sulima.
–Mu– respondía el chico.
–¡No, hombre, no!–le corregía la niña–Dice ma.
“Huy, qué complicado y qué aburrido es”, pensaba Kambo.
Por eso enseguida interrumpía la lección para decir:
–Anda, vamos a salir un rato con la lancha para pescar.
Pero Sulima contestaba:
–No, ahora aprendes un poco más.
Al poco el chico miraba hacia arriba y decía:
–Ahí en ese árbol hay unas papayas estupendas. Voy a subir a por ellas que están ya maduras.
–¡No, no y no! Te esperas unos minutos. Todavía no es la hora del recreo. Vamos a seguir– ordenaba la profesora Sulima, seria y severa.
Kambo pensaba que mejor no hubiera preguntado nunca cómo eran los colegios y trataba de convencer a su amiga/profesora, diciéndole:
–Mira, si salimos con la lancha a pescar, vamos a traer peces bien frescos y ricos, ¿no es así?
–Sí, claro– contestaba Sulima.
–Y si me subo a este árbol, ¿puedo atrapar frutos maduros, verdad?– seguía razonando Kambo.
–Bueno, sí– reconocía Sulima.

–Pero eso que me estás enseñando de la a, de la e y de la i, y de ma, me, mi es aburrido y pesado. Y además, ¿para qué vale?
Tardó un poco la niña en contestar, pero al fin dijo:
–Pues vale para leer luego libros bonitos y escribir cartas y otras cosas que se te ocurran. El que no sabe leer ni escribir es un analfa…, o un analba…– pero como Sulima no estaba segura de cómo era la palabra analfabeto, terminó: –Bueno, un borrico.
A kambo no le gustó lo de analfa o analba y menos lo de borrico.
–Eso lo serás tú– le contestó enfadado. Y Mister, que estaba presente, se dio cuenta de que reñían y defendió a su amo llamando “¡bruja, bruja!” a Sulima.
Entonces esta, furiosa dijo:
–En un colegio los niños obedecen al profesor y a ninguno se le ocurre insultarlo.
–Esto no es un colegio. Esto es…Bueno, que yo me voy.
Y se largó, no sin decirle antes:
–Quédate con tu Mister y su pico. Y así seguirás siendo un borrico.
Aquel día no se hablaron y cada uno anduvo por su lado. Como si no se conocieran.
Sin embargo, no se sentían bien estando enfadados. Y…
Kambo estaba triste.
Sulima lo estaba también.
–¿Qué os pasa?– les preguntó Ruipansa aquella noche, dándose cuenta de que entre ellos las cosas no iban bien.
No querían contarlo y contestaron los dos a una:
–Nada.
Pero luego Sulima se animó a decir:
–Kambo no quiere aprender a leer.
–No es verdad, yo sí quiero; pero es tan difícil y tan aburrido…Y Sulima me ha llamado además algo muy raro. Algo así como analba o analfa…
–¡Ah!– rio Ruipansa. –Será analfabeto.
–¡Sí, sí,eso!– confirmó la niña.
–Veréis, yo os puedo ayudar. Enseñar a leer no es tan fácil y se necesita paciencia, mucha paciencia. Hubo un tiempo en que yo enseñé a leer a niños, y a mayores también, pero al dueño de las tierras donde trabajaban, no le gustaba que aprendiesen. Pensaba que, al que no sabe leer, se le puede engañar más fácilmente. No era un hombre bueno.


Ilustraciones de: Esther Gili
Editado por: Editorial Edebé


ACTIVIDADES
1.-Además de las cosas que se hacen en tu colegio, ¿qué otras cosas te gustaría que se hicieran en él?
2.-¿Por qué crees que es importante saber leer? ¿Te imaginas un lugar donde no hubiera libros ni nada que leer…?
3.-Este libro trata de piratas. ¿Te gustan los libros de piratas? ¿Por qué no buscas en la biblioteca de tu cole alguno y te lo lees?
4.-Escribe una historia en la que unos piratas secuestran a unos niños y estos montan una escuela en su isla y les enseñan a leer. Envíala acompañado de tu nombre, teléfono, colegio, curso y de un dibujo a:
grupoleoalicante@gmail.com