miércoles, 19 de junio de 2019

Los libros del mes de junio: "Los coleccionistas de vidrio"


Reseña:
Andrés comparte muchos ratos con su abuelo y su amigo Joaquín. Cuando este se lamenta de no tener dinero para coleccionar objetos como otros niños del colegio, el abuelo de Andrés le anima a recoger vidrios de colores de la playa. Cada vidrio permitirá al abuelo inventar historias que atesoran mucho más que aventuras. Y es que, de estos relatos de piratas y faraones, ambos niños aprenderán, sin saberlo, aquello que permanecerá siempre. A partir de 10 años.

La autora:
Aurora Ruá Aguilar nació en Valencia. Comenzó a escribir desde de muy pequeñita. “Escribía historias que me inventaba y luego se las enseñaba a mis padres que, alegremente orgullosos, aplaudían siempre”. Licenciada en Derecho, compagina su actividad profesional con la literatura infantil y juvenil. En 2009 pública su primer libro “Los coleccionistas de vidrios”, a este se le han unido una larga lista de publicaciones. Su segundo título fue “Dibuixos al mur” del que dice que “me lo inspiraron mis hijos adolescentes”, después vinieron “El Utopífono”, 2013; “El Señor del Castillo”, 2015, “Estación Central”, 2015; “Un cuento y veinti3 sonrisas”, 2015; “Álvaro Saltarín”, 2016; “King of the Castle”, 2016; “La librería perdida”, 2017 y “El mago Vicentín”.
En 2013 al regresar a Valencia después de haber estado viviendo un tiempo fuera, decide abrir su propia librería en Valencia. Se trata de “Alas” un espacio literario y creativo, especializado en el libro ilustrado que giraba en torno a la ilustración y el libro ilustrado recientemente cerrado.

La ilustradora:
Paula Alenda González nació en alicante. Estudió Historia del Arte. Trabaja desde hace más de 20 años como diseñadora gráfica e ilustradora. Socia-Directora de Alenda Inventa.
Después de su primera exposición individual, formó un estudio de diseño e ilustración en asociación con un diseñador gráfico. Durante tres años compaginó su trabajo con los estudios de ilustración. En este tiempo continúa su carrera artística, realizando exposiciones individuales y colectivas. Recibido un accésit de pintura de la Universidad de Alicante y el premio Antonio Barceló del certamen de mini cuadros de Elda 2003. Aparece en el libro pintores alicantinos 1900-2000. Su obra como diseñadora gráfica transita desde el desarrollo de identidad corporativa al diseño de packaging. Sus trabajos pueden verse tanto en productos gourmet como en el diseño de interiores y paquetería de alta gama, y sus libros ilustrados suman ya una decena.
Como ilustradora se ha especializado en literatura infantil trabajando con editoriales como Anaya, Edelvives o Libre albedrío.
Desde 2011 ha creado un espacio propio en el que desarrollar su pasión por el mundo del papel y la ilustración con absoluta independencia. Así nació Con Trompa y Cartón, un proyecto de papelería ilustrada a partir del que ha desarrollado otros productos ilustrados como Pint, una colección de papel pintado, o colecciones exclusivas para la tienda del Museo Thyssen-Bornemisza inspiradas en obras de la colección.

LOS COLECCIONISTAS DE VIDRIO

Andrés era hijo, nieto y bisnieto de pescadores (...). Vivía en una casita pintada de azul junto al puerto, y su mundo olía a salitre, a brea, a mar.
Su madre falleció poco tiempo después de que él naciera, por una complicación surgida a causa del parto, y, pocos años después, una ola despiadada engulló el barco en que su padre y su tío faenaban, y nunca regresaron. Él era muy pequeño (…) La tragedia fue mucho peor para el abuelo, que perdió a sus dos hijos a un tiempo, de un solo golpe de mar.
Abuelo y nieto vivían en la casita azul junto al puerto, y pasaban a duras penas con la humilde pensión de jubilación que el primero recibía cada mes, y pocos lujos o caprichos podían permitirse; (...)
-¿Somos pobres, abuelo? -le preguntó un día el niño al llegar a casa.
-¿Pobres? ¿De dónde has sacado semejante idea? Nada necesitamos y nada debemos. (…)
Joaquín era su mejor amigo desde párvulos y le daba la impresión de que en su casa estaban bastante peor (…) Andrés y Joaquín acudían a la escuela del pueblo cada mañana temprano (…) hacían juntos los deberes y después salían a jugar a la plaza junto a los demás niños del pueblo, a veces al fútbol, otras al escondite o a churro va.
(…) decidieron hacerse exploradores. Cada tarde elegían un destino (…) marchaban al monte a inspeccionar cada sendero, o a las calas próximas, trepando por las rocas como cabras montesas. (…) Las tardes que hacía mal tiempo se
quedaban en casa jugando a las cartas o al dominó (…) una tarde en que miraban aburridos la lluvia por la ventana, el abuelo sacó uno de los libros apilados en la estantería. (…) El abuelo empezó a leer en voz alta:
-Los tres mosqueteros, de Alejandro Dumas… (…)
-Podéis explorar tras la tormenta -sugirió el abuelo-. Es el mejor momento, las olas arrojan tesoros ocultos a la orilla como este.
Entonces sacó de su bolsillo un objeto y lo colocó sobre la mesa. Era una piedra redondeada de color rojo.
-¿Qué es?-preguntaron al unísono.
-Vidrio de mar.
(…)- vidrio arrojado por los hombres a lo largo de miles de años. Cada uno de estos vidrios tiene una historia sorprendente (…) ¿Qué manos lo lanzaron al mar? ¿Cuánto tiempo ha viajado y cuanta distancia ha recorrido? … Este, sin ir más lejos, es parte de la copa del pirata Barbanegra… ¡No me digáis que no conocéis la historia!
Los dos niños negaron boquiabiertos.
-Escuchad con atención: LA COPA DEL PIRATA (…)
-Ya lo veis, no se trata de simples trozos de cristal arrastrados por las olas; ya os dije que cada uno guarda una historia sorprendente.
-¿Y tú cómo lo sabes abuelo?
-Tengo un sexto sentido para descubrirlas, solo tengo que guardarlos así un rato, con la mano cerrada, y ellos me cuentan su historia. Es como si susurraran las palabras a mi oído, solo hay que saber escuchar. (…)
Decidieron adentrarse en la cueva azul (…) Salieron por la abertura al otro lado (…), que daba a otra bahía más amplia; entonces la vieron. (…) Se quedaron inmóviles como estatuas, con las bocas abiertas por la sorpresa, hasta que, de pronto, ella percibió su presencia y se incorporó.
-Hola -les dijo-. ¿Qué estáis mirando?
No era una sirena, era tan solo una niña a la que no conocían. (…)
-¡Abuelo, abuelo! -gritaron corriendo hacia él enloquecidos-. ¡Mira!
Era un trozo de vidrio de color ámbar, redondeado y desgastado por la arena y el agua salada. (…)
-¿Qué te dice?- (…)
Este vidrio ha estado viajando durante cientos de años por todos los mares (…) Perteneció a una princesa china de una antigua dinastía… (…)
-Esta es la historia de LOTO Y SU FAROL DE ÁMBAR (…)
-Mira, abuelo (…) qué bonito el vidrio que ha encontrado Teresa en la escollera (…) El abuelo lo observó fijamente y lo encerró en la palma de su mano. Los niños guardaron respetuoso silencio mientras el cristal le hablaba. (…)
-Es un fragmento de LA BOTELLA DEL NAÚFRAGO.
-Cuéntanos la historia, abuelo (…)
Cerca de casa de Teresa, habían construido un espigón de enormes bloques de hormigón armado, con forma de cubo. El abuelo se lamentaba y decía que era la construcción más horrorosa que había visto, y que habían convertido aquella en “la playa más fea del mundo”. (…)
-Abuelo –le dijo un día Andrés mientras el abuelo les enseñaba a los tres a pescar desde lo alto del malecón de bloques que tanto le disgustaba-. Nunca llegaste a contarnos la historia del vidrio, ya sabes, el último que encontramos (…)
Joaquín se apresuró a sacar el vidrio de la caja, que solía llevar consigo, y le tendió el cristal al abuelo. Lo apretó en la mano y cerró los ojos (…), al fin, comenzó a hablar: EL ESCARABAJO DEL FARAÓN.
Una tarde Teresa les dijo:
-Nos vamos a vivir a Estados Unidos…No se por cuánto tiempo (…)
-Os he dejado un regalo en “la playa más fea del mundo” (…). Id mañana a buscarlo. (…)

Por la mañana temprano, acudieron los tres a “la playa más fea del mundo” (…) Al acercarse, descubrieron de qué se trataba. (…)
Entonces repararon en Andrés. Después de tantos años, había conseguido deshacer el nudo que estrangulaba su garganta. Estaba llorando.



ACTIVIDADES:
1. En el libro aparecen varios juegos y formas de divertirse como futbol, churro va, escondite, cine, leer, contar historias, hacerse exploradores, etc. Haz una lista y al lado anota lo que cuesta en euros cada una de esas actividades. Después repite otra lista con los juegos y formas de divertirse que tú utilizas y vuelve a anotar en euros lo que cuesta cada una. Compara las dos columnas: la de los niños de la historia y la tuya.
2. En la historia nombran dos libros: Los tres mosqueteros, de Alejandro Dumas y La isla del tesoro ¿Sabes quién escribió este último? Búscalos en la biblioteca de tu colegio y pregunta a tu familia si alguien los ha leído o conoce sus historias. Pide que te las cuenten.
3. Como lees en el libro el mar devuelve lo que le tiramos. Ve a una playa virgen como la de Aguamarga, observa en la arena y entre las rocas, ¿encuentras vidrios pulidos o plásticos? Organiza con el AMPA de tu colegio una visita a esta playa para buscar un vidrio pulido de recuerdo y para limpiarla de plásticos.
4. Imagina qué regalo les ha dejado Teresa a sus amigos en “la playa más fea del mundo” y escribe un cuento o poema sobre eso. Envíalo por email (en fichero Word) y acompañado de un dibujo (en fichero JPG) junto con tu nombre, apellidos, curso y colegio a


Podrá ser publicado en nuestro blog.

lunes, 17 de junio de 2019

Acto de entrega de premios del XXIV Concurso Literario del Grupo Leo

Eran la 17:30 horas del viernes 15. Los jardines del Diario Información de Alicante estaban tomados por la inquietud de pequeños y grandes que esperaban la apertura de las puertas para ir presentando sus credenciales, los 24 finalistas y 25 premiados del XXIV Concurso literario que El GRUPO LEO de Alicante viene convocando.
Diego GIla Haro, Coordinador
Como Coordinador del Grupo y Presidente del Jurado aprecié desde el primer momento un comportamiento ordenado, formando la fila de padres ilusionados que deseaban la apertura de la puerta.
Así se hizo. Cada niño, a con sus padres y algún hermanito usaban el derecho de entrada preferente. Al tiempo que algún que otro familiar esperaba en otra fila para poder acceder en función del aforo.
He de destacar la organización de mayores y pequeños que iban accediendo, ordenadamente a la identificación que realizaban cuatro componentes del Grupo.
Mi felicitación por el cumplimiento de las normas que previamente se habían publicado.
Los premiados y finalistas eran dirigidos a su zona, independientes de las familias, que iban ocupando desde la fila marcada sus asientos para poder controlar en aforo de las últimas filas. Mi aplauso por la colaboración colectiva.
Al tiempo que se accedía al templo de la palabra que para nosotros representa el salón del Club Información, una melodía de Juglaría acompañaba una proyección del XIX maratón de lectura celebrado el 2 de abril y del reparto de premios del XXIII concurso del curso pasado.
Era una majestuosa entrada, como si de una catedral se tratara, todos pendientes de poder encontrarse en la imágenes.
Una vez controlado el aforo, y de dar la oportunidad a las personas que esperaban, siendo las dieciocho horas, el salón estaba al completo.
Después de cinco minutos de cortesía, se cerraron puertas y se inició el acto.
Como en otras ocasiones, el silencio se impuso y los rostros de pequeños y mayores reflejaban su ansiedad.
En el escenario bolsas de libros, trofeos y el libro con los trabajos de los premiados presidían el acto.
Tomó la palabra, Diego Gila Haro, Coordinador del Grupo Leo para desarrollar las siguientes reflexiones:
· Con este acto cerramos todas las actividades del Curso 18/19.
· Agradezco la presencia en el acto de padres, del profesorado implicado en el aula apoyando nuestro proyecto. Sin la vinculación vuestra no sería una realidad el Grupo Leo.
Así mismo agradezco:
· Al Club Información en el que realizamos los principales eventos.
· Diputación Provincial que sufraga la publicación no venal del libro con los trabajos premiados.
· A las Instituciones que nos aportan libros: Instituto J. Gil Albert, Área de Cultura Diputación de Alicante y a las distintas Editoriales: Anaya, Algar, Bromera, Editadle, Edebé, SM, Ecu y Amigos de Papel.

Me dirijo a todos los participantes, Finalistas y Premiados para expresaros mi Felicitación.
HOY VOSOTROS SOIS LOS IMPORTANTES DEL ACTO.
Os habéis convertido en Escritores y podéis ver vuestros trabajos en un libro.
Os aconsejo que sigáis siendo amigos de los libros. Leyendo aprenderéis a pensar, a sentir, a expresar vuestros juicios y sentimientos, a comunicaros con los demás, a comprender distintos puntos de vista, a dialogar y a convivir.
Leyendo aprenderéis a buscar vuestra felicidad y a ser personas con criterio, libre y responsables.
En el libro siempre encontraréis un buen amigo.
El acto continuó con el reparto de premios.
En una segunda parte seis premiados leyeron sus trabajos.
En una tercera parte un grupo de Alumnos del Ies Gran Vía de Alicante representaron vivencias sacadas de libro Historias de animales, en presencia de su autor Raúl Mérida Gordillo con el mantuvieron un encuentro en el Centro.
Un acto cargado de palabras, emociones, lecturas, representaciones.
Una forma de crear la inquietud por la lectura y la expresión escrita y de formar personas.

Diego Gila Haro

Finalistas de la Segunda Categoría
Finalistas de la Tercera Categoría
Finalistas de Cuarta y Quinta Categoría
Premiados de Primera y Segunda Categoría
Premiados de la Tercera y Cuarta Categoría


Premiados de la Quinta y Sexta Categoría


Premiados Centro Específico
El boli azul, Moisés Rodríguez Cedeño, 6º de EP del Colegio Santa Isabel
de San Vicente del Raspeig

La dulzura de tu sonrisa, Firdous Mohammedi Aliyeva, 1º ESO
del IES Antonio José Cavanilles de Alicante

Sé como el agua, Mireia Gadea Sempere, 4º de ESO
del Colegio Vicente Paul de Alcoi

Poemas, Taller de Expresión Artística
del Centro ocupacional La Tramoia de Elx


Homenaje a Raúl Merida por parte del alumnado
del IES Gran Vía de Alicante


miércoles, 12 de junio de 2019

Entrega de premios del XXIV Concurso Literario

Os presentamos el programa de la entrega de premios del XXIV Concurso del Grupo Leo, junto con las normas de acceso al acto. Os esperamos el viernes 14, en el Club Información.


jueves, 6 de junio de 2019

Pedro Villar en el Colegio Santa Isabel

El pasado miércoles 22 de mayo recibimos en el cole Santa Isabel la visita de Pedro Villar. Los peques recitaron, escucharon, cantaron y jugaron con palabras, rimas, trabalenguas y adivinanzas sacadas de sus libros.

Este curso en el primer y segundo ciclo de primaria hemos leído El bosque de mi abecedario, que cuenta además con unas ilustraciones preciosas y que nos han dado pie a crear nuestros propios dibujos con formas, letras y mucha imaginación.

El grupo de cuarto de primaria ha disfrutado con el libro Miguel Hernández en 48 estampas y nos hicieron emocionarnos con su recitado.


Un año más ha resultado una actividad muy gratificante para todos. 



GRACIAS PEDRO



miércoles, 5 de junio de 2019

Los libros del mes de junio: "Viaje al centro de la Tierra"

Reseña:
Viaje al centro de la Tierra es la segunda aventura imaginada por Julio Verne de una larga serie que, con más de cincuenta entregas, estaría escribiendo durante toda su vida. Verne tenía un espíritu aventurero que necesitaba salir de vez en cuando a darse una vuelta. En esta ocasión, el escritor francés se encarna por partida doble en la persona del profesor Lidenbrock, un excéntrico científico alemán, y su sobrino Axel, un muchacho huérfano y aprendiz de geólogo que vive bajo su protección. El objetivo de la aventura que les une a los dos es demostrar que se puede llegar hasta el mismísimo centro de la Tierra siguiendo las huellas de Arne Saknussemm, un antiguo escritor del siglo XVI, investigador y viajero, que dejó un manuscrito secreto con las claves para realizar la expedición.

El autor:
Jules Gabriel Verne, conocido en los países hispanohablantes como Julio Verne (Nantes, 8 de febrero de 1828-Amiens, 24 de marzo de 1905), fue un escritor, poeta y dramaturgo francés célebre por sus novelas de aventuras y por su profunda influencia en el género literario de la ciencia ficción.
Nacido de una familia burguesa en la ciudad portuaria de Nantes, Verne estudió para continuar los pasos de su padre como abogado, pero muy joven decidió abandonar ese camino para dedicarse a la literatura. Su colaboración con el editor Pierre-Jules Hetzel dio como fruto la creación de Viajes extraordinarios, una popular serie de novelas de aventuras escrupulosamente documentadas y visionarias.
Julio Verne es uno de los escritores más importantes de Francia y de toda Europa gracias a la evidente influencia de sus libros en la literatura vanguardista y el surrealismo, y desde 1979 es el segundo autor más traducido en el mundo, después de Agatha Christie. Se le considera, junto con H. G. Wells, el «padre de la ciencia ficción». Fue condecorado con la Legión de Honor por sus aportes a la educación y a la ciencia.

Autor de la adaptación:
Manuel Yruela Guerrero (Sevilla, 1965) es profesor de Latín en Enseñanza Media y ha colaborado con diversas revistas literarias, en especial con Los papeles mojados de Ríoseco, de la que es director desde 2009. Ha publicado relatos cortos y, también, una primera novela titulada El ojo de la gallina (Point de Lunettes, 2011), además de adaptar diferentes libros para la colección "Clásicos a Medida" para ESO y Bachillerato de la editorial Anaya.


El ilustrador:


Javier Lacasta Llácer se dedica a la ilustración y el diseño gráfico desde 1997. Durante estos años ha colaborado con clientes como Báyer, Lladró, Nao, Fontilles, Unipublic, Grupopublips o Universidad de Valencia. Y ha ilustrado libros en diversas editoriales, como Ecir, Anaya, SM, Bruño, Bromera, Voramar, Santillana y Pearson, entre otros.


AL CENTRO DE LA TIERRA

- ¡Esa! -gritó el profesor-. ¡Esa!
Era la una y trece minutos de la tarde.
Comenzaba el verdadero viaje, Hasta ahora habíamos tenido más fatigas que auténticas dificultades, pero ahora iban a estar realmente bajo nuestros pies.
Aún podía negarme, pero estaba Hans. Él aceptaba con indiferencia el peligro, su despreocupación era tal que me ruborizaba solo ante la idea de ser menos valiente que él. Me vino el recuerdo de mi linda Graüben y me callé.
Me asomé a la chimenea central y miré al abismo del pozo. Las paredes eran casi verticales, pero había muchos salientes a los que sujetar una cuerda. El problema era cómo recuperarla una vez usada, pero mi tío tuvo la idea. Desenrolló una cuerda de cuatrocientos pies de larga, dejó caer la mitad y luego la colgó de un saliente de lava. Así podíamos descender juntando las dos mitades y descolgarnos hasta doscientos pies. Después, podríamos recuperar la cuerda soltando una mitad y tirando de la otra para seguir bajando.
Mi tío dividió el equipaje en tres partes, una para cada uno. Hans llevaría las herramientas y una parte de los víveres; yo, las armas y otro tercio de la comida; y mi tío, el otro tercio y el instrumental.
- ¿Y quién se encargará de las cuerdas y las escalas? –pregunté.
- Bajarán solas –contestó el profesor.
- ¿Cómo? –añadí.
- Ahora lo verás.
Entre él y Hans reunieron los objetos no frágiles, los ataron en un paquete y los arrojaron al abismo. Se oyó el silbido de la caída.
-Bueno –dijo-, ahora nos toca a nosotros.
Nos atamos cada uno nuestro equipaje a la espalda y comenzamos el descenso. Me dejé caer aferrado a la cuerda con una mano y apoyándome en el bastón con la otra a cualquier saliente de la roca. Temía que la cuerda no nos aguantase a los tres. Me servía de ella lo menos posible haciendo equilibrios sobre la lava. A veces la roca se movía y entonces Hans gritaba:
- Gif akt!
Y mi tío repetía:
- ¡Cuidado!
Después de media hora habíamos llegado a una roca sólidamente encajada en la pared de la chimenea. Hans tiró de uno de los cabos de la cuerda y el otro subió rápidamente. Tras pasar por la roca de arriba, cayó arrastrando una peligrosa lluvia de piedra y lava sobre nuestras cabezas. Repetimos la operación y en media hora descendimos otros doscientos metros.
Al cabo de tres horas, todavía no se veía el fondo de la chimenea. Hacia arriba aún divisábamos el orificio que se iba estrechando poco a poco por la inclinación de las paredes. Las piedras que caían al fondo cada vez parecían sonar más cercanas. Habíamos repetido catorce veces la maniobra con la cuerda de doscientos pies, lo que significaba que debíamos haber descendido un total de mil ochocientos pies.
En aquel momento se oyó la voz de Hans.
- Halt.
Me detuve justo antes de golpear con los pies la cabeza de mi tío y este dijo:
- Hemos llegado.
- ¿A dónde? -pregunté.
- Al fondo de la chimenea.
- ¿Y hay salida?
- Se ve un pasillo a la derecha. Mañana lo examinaremos. Ahora a cenar y a dormir.
En la boca lejana de la chimenea se vislumbraba débilmente una estrella. Según mis cálculos debía de ser de la Osa Menor.
A las ocho de la mañana vino a despertarnos un rayo de luz.
- ¡Bueno, Axel! –Exclamó mi tío-. ¿Has pasado alguna vez una noche tan tranquila en nuestra casa de Königstrasse?
- Sin duda hemos dormido muy tranquilos aquí, pero esta calma me da un poco de miedo.
- Vamos. Si te asustas ahora, ¿qué será cuando bajemos al centro de la Tierra? Aún estamos al nivel del mar.
- ¿Qué quiere decir?
- Pues que el tubo se detiene a la altura del suelo de la isla. Mira el barómetro. Estamos a una atmósfera de presión. Cuando sigamos bajando, habrá que recurrir al manómetro.
En efecto, el barómetro iba a ser inservible cuando el peso del aire superara la presión al nivel del océano.
- Entonces la presión, al crecer, se volverá peligrosa.
- No. Descenderemos lentamente y nuestros pulmones se acostumbrarán a respirar una atmósfera más comprimida. A los aeronautas acaba por faltarles el aire cuando suben demasiado. A nosotros, en cambio, nos sobrará. Mejor así.
Desayunamos galletas y carne seca con agua y un poco de ginebra. Después, mi tío sacó su cuaderno e hizo sus anotaciones:
Lunes, 1º de julio.
Cronómetro: 8 h 17 m de la mañana.
Barómetro: 29p. 7l.
Termómetro: 6º
Dirección: E-S-E
Entonces, cogió el aparato Ruhmkorff que llevaba al cuello, enchufó el serpentín de la linterna a la corriente eléctrica, y una llama viva disipó las tinieblas de la galería.
- En marcha –dijo.
Cada uno cogió su fardo. Hans se encargó de empujar el paquete de cuerdas y ropa delante de él. Le seguía mi tío y yo cerraba la expedición. Así entramos en la galería.
La lava se había abierto camino a través de aquel túnel en la última erupción de 1229 y tapizaba el interior de una cubierta espesa y brillante. Había que tener cuidado de no deslizarse demasiado rápido por la pendiente. El espectáculo de colores era magnifico, del rojo al amarillo en mil tonalidades y cristales como globos luminosos. Seguíamos bajando fácilmente. La brújula indicaba dirección sudeste sin variación.

Autor: JulioVerne
Adaptación: Manuel Yruela
Ilustraciones: JavierLacasta Llácer


ACTIVIDADES:
1.-Por los datos que se dan en la lectura, ¿te ves capaz de imaginar en qué ubicación geográfica se encuentran nuestros protagonistas?
2.- Seguro que conoces la correspondencia de la medida de metros a pies, ¿sabes que distancia bajaron hasta el fondo de la chimenea?, para ello, recuerda cuánto media cada cuerda y cuántas veces la usaron.
3.- ¿Qué mide un barómetro y por qué es inservible cuando el peso del aire supera la presión al nivel del océano?
4.- ¿Cómo te imaginas el centro de la tierra? Seguro que podéis debatir sobre ello y realizar un dibujo del mismo. Envíalo por mail (en fichero Word), acompañado de un dibujo (en fichero JPG), tu nombre, apellidos, teléfono, curso y colegio a:

Se podrá publicar en el blog.