miércoles, 20 de marzo de 2013

Los libros del mes de marzo 2013 del Grupo Leo en La Tiza: "Parque Muerte"

Los libros del mes de marzo 2013 del Grupo Leo
en La Tiza

Artículo visto en:
Suplemento de Educación Infantil "La Tiza" 13-03-2013
Diario Información de Alicante con el Patrocinio de la Fundación CajaMurcia y COES

Parque Muerte

El autor: Fernando Lalana (Zaragoza, 1958 -):


Escritor español de literatura infantil y juvenil que fue Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil en 1991.
Tras estudiar Derecho y realizar el servicio militar en el Grupo de Regulares de Melilla, encamina sus pasos hacia la literatura, que pronto se convierte en su primera y única profesión, tras quedar finalista en 1981 del Premio Barco de Vapor con El secreto de la arboleda y ganador del Premio Gran Angular con El zulo. Desde entonces, Fernando Lalana ha publicado más de un centenar de libros con las principales editoriales españolas del sector infantil-juvenil. Su título número 100 fue también su novela más extensa hasta la fecha: "El Círculo Hermético" (San Pablo, 2009) Fernando Lalana no colabora con artículos de opinión en diarios ni revistas, aunque sí ha elaborado cuentos y ensayos para más de una docena de libros de autoría colectiva. También ha publicado por entregas semanales dos de sus obras.
Entre marzo y octubre de 2000 publicó en el suplemento infantil de El País El fantasma del Rialto y entre septiembre de 2001 y junio de 2002, en el suplemento escolar de El Periódico de Aragón, La secta del rigor mortis. Ambas obras en colaboración con José María Almárcegui y publicadas más tarde en forma de libro por SM. Fernando Lalana ha escrito y estrenado con diversas compañías una decena de obras de teatro (infantil y para adultos) de las que aproximadamente la mitad están publicadas en forma de libro, con diversas editoriales. Aparte de otros premios menores, Fernando Lalana ha ganado en tres ocasiones el Premio Gran Angular de novela: con El zulo, en 1984, con Hubo una vez otra guerra (en colaboración con Luis A. Puente), en 1988 y con Scratch en 1991. En 1990 recibe la Mención de Honor del Premio Lazarillo por La bomba (Ed. Bruño, 1990). En 1991, el Premio Barco de Vapor por Silvia y la máquina Qué (SM, 1992). En 1993, el premio de la Feria del Libro de Almería, que concede la Junta de Andalucía, por El ángel caído (Alba Ed., 1998).
En 2006, obtiene el Premio Jaén de Literatura Infantil y Juvenil con la novela Perpetuum mobile (Alfaguara, 2006). En 1991, el Ministerio de Cultura le concede el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil por Morirás en Chafarinas (SM, 1990), premio del que ya había sido finalista en 1985 con El zulo (SM) y lo volvería a ser en 1997 con El paso del estrecho (Bruño). Morirás en Chafarinas fue llevada al cine en 1995 con este mismo título por el director Pedro Olea, con guión de Fernando Lalana y Pedro Olea; y con Jorge Sanz, Javier Albalá, Óscar Ladoire y María Barranco en los principales papeles.

Reseña:
La multinacional armamentística española PISPROSA decide crear su propio parque temático dedicado a la muerte. El éxito es absoluto. Pero al cumplirse un año de su puesta en marcha, comienzan a suceder en Parque Muerte unos terribles e inexplicables acontecimientos.
Pese a su título, Parque Muerte es un divertido e irónico cuento para mayores, que puede empezar a ser paladeado por los buenos lectores a partir de 12 años y con el que Fernando Lalana ganó el XX Premio de Literatura Infantil EDEBÉ 2012.

La Tiza de la Lectura. Leo, leo, que me animo a leer.
Un cuento:
Parque Muerte

El Consejo de Administración de PRISPOSA, empresa dedicada al armamento inició el debate a propuesta de su nuevo asesor de imagen de cambiar la mala imagen de las empresas de armamento ante la sociedad. En un intenso debate el Sr. Cordiales llegó a convencer a todos sus componentes  que lo mejor sería montar un parque  de ocio que además fuera atractivo para los niños.
- ¿Y qué tema desarrollaría?- preguntó el presidente. 
- He estado dándole vueltas y creo que he dado con la solución.
- ¿Cuál? ¡No nos tenga más tiempo intrigados!
- ¡La muerte! -exclamó.
- ¿Me está diciendo que a los niños les gusta la muerte?
- ¡La muerte les fascina y les chifla! Y todo lo que tenga que ver con ella: cementerios, vampiros, fantasmas, zombis…… ¡ ¡Se van a volver locos con nuestro parque! Y para que no haya duda el nombre lo dejará bien claro. Le vamos a llamar… ¡Parque muerte!
Y así fue. Los primeros meses de funcionamiento fueron de ensueño. En el primer año el parque recibió ocho millones de visitantes. Por primera vez una empresa armamentística subió cuatro puntos en la apreciación positiva en las encuestas. ¡Lo nunca visto!
Sin embargo, al año de funcionamiento, comenzó a darse una situación aterradora que podía dar al traste. Circunstancia que se ocultó a la opinión pública y que obligó a ser estudiada, con detenimiento, por personal especializado.
Era una época de bonanza, y por tanto escaseaba el trabajo de detective privado, que era mi trabajo.
Aquella mañana, la mañana en que cambió mi vida, me levanté tarde y poco a poco me fui haciendo de la situación.
Al poco, llegó Blas, el cartero, como todas las mañanas, puntual como un eclipse, pero solo me trajo correspondencia bancaria y publicidad.
Luego, fui a la habitación que utilizaba como despacho y me senté detrás de mi mesa, dispuesta a pasar otro día en blanco, sin ninguna investigación. Nueve semanas llevaba ya sin un solo cliente.
Comencé a leer una novela de misterio de Henning Mackey. Esta la tuve que empezar tres veces porque no me enteraba de nada. Y justo cuando le había cogido el tranquillo, cuando el forense irrumpe en la escena del crimen, sonó por sorpresa mi teléfono. Esta vez más  la sorpresa   era doble por el número era desconocido.
-  Diga -dije con misterio.
-  Buenos días.  Quería hablar con Dolores Andrade, por favor.
La voz, femenina, me resultó totalmente familia
- Al aparato
- ¡Ah..! Soy Vanesa González  ¿me recuerdas?
- Pues no caigo.
- Vanesa Schwarzenegger -aclaró la voz.
En mi memoria se formó la imagen de una compañera con la que coincidí en Melilla en el ejército. Una chica alta, fuerte, poderosa y aficionada al culturismo.
- ¡Ahora te recuerdo, Vanesa, claro que sí! ¿Qué tal estás? ¿Cómo van esos músculos?
- Mujer, sigo en forma, pero he perdido mucho en año y medio. Ya sabes un trabajo estable y bien pagado te apoltrona.
Hice memoria y recuerdo que había leído en prensa que Vanesa González- tres veces condecorada en misiones de paz-había sido seleccionada entre cincuenta como jefa de seguridad de Parque Muerte.
- ¡Por supuesto! Me alegré mucho de que lo consiguieras. Y si encima eras mujer seguramente que lo merecías el doble que cualquier otro
- Ya, gracias. Y hablando de trabajo…. tú montaste una agencia de detectives ¿no?
 ¿Qué tal te va?
- Pues sigo con la agencia, pero el trabajo escasea. Vamos que si necesitas de mis servicios, estoy disponible. ¿Ocurre algo?
- Tengo un problema gordo y necesito tu ayuda.
- ¿Un asunto particular?
- No un asunto relacionado con mi trabajo, con Parque Muerte.
El tono usado me daba mala espina. Aquello me olía como un posible caso interesante y bien pagado.
- ¿De qué se trata?
- Verás…no puedo contártelo por teléfono. Tendría que venir aquí, para hablarlo en persona.
- Cuando dices “aquí” te refieres….
- A Torredembarra, a Parque Muerte. Es donde tengo la oficina.
- Tú sabes que vivo a trescientos kilómetros….
- Gastos pagados-cortó ella-. El tiempo apremia, Lola.
Inspiré pero no había nada que pensar. Era trabajo y prestigio trabajar como detective en PISPROSA y además conocería gratis Parque Muerte.
- De acuerdo. ¿Cuándo te parece?
- ¿Puedes venir hoy mismo? ¿Ahora mismo? Te puedo enviar por mail una reserva para el AVE y estarías aquí en dos horas. Comemos juntas y, a los postres te cuento todo. Si el tema no te interesa  antes de las nueve puedes estar en casa.
- Bien, bien. De acuerdo. Toma nota de mi correo:
lanoviadelamuerte, arroba, lolaandrade, punto, com.
- Lo tengo, deja abierto tu correo porque en diez minutos lo tienes ahí. Salida, a las doce cincuenta. Recoge lo necesario para unos días. Del resto no te preocupes. Nos hacemos cargo de todo si decides aceptar el trabajo. Hay un autobús gratuito desde la estación hasta Parque Muerte. ¿Lo has visitado alguna vez?
- Hasta ahora, no; pero estuve hace años en Emocioncita.
- Mi oficina está en la Antigua Indochina. Ahora se llama Mundo Funerario. Te espero.
Tardé nueve minutos en hacer la maleta, que no fue tal, sino una simple mochila en la que metí el cepillo de dientes y algo de ropa interior. Por supuesto. Tampoco olvidé mi pistola Glick 25, del calibre nueve milímetros corto.
¿Con qué problemática me enfrentaría?
............................................................................
Fragmento del libro: Parque Muerte
Autora: Fernando Lalana
Editorial:  Edebé
Colección:  +12
ISBN: 978-84-683-0428-1
Actividades:
  1.  ¿A qué se dedicaba la empresa que decidió montar Parque Muerte? ¿Por qué?
  2. ¿ Porqué  crees que buscan un detective para investigar?
  3.  Escribe una historia de misterio que se desarrolle en Parque Muerte. Envíalo, acompañado de un dibujo original, al Concurso Literario Grupo Leo 2013:
Grupo Leo
Apartado 3008
03080 Alicante
O por Email a:
  • grupoleoalicante@gmail.com
Importante: No olvides escribir tu nombre, curso, centro educativo y teléfono o e-mail de contacto.
    ...................................................................
    grupoleo@terra.es

    No hay comentarios: