sábado, 12 de noviembre de 2011

Leo Leo que me animo a leer: Narsú y el collar mágico

Artículo visto en:
Suplemento de Educación Infantil "La Tiza" 09-11-2011
La huida de Narsú 

Cuando Narsú entró a pie bajo el sol del mediodía en la ciudad de Midala, vio una gran cantidad de gente abandonándola. El mercado había llegado a su fin y los comerciantes regresaban a sus lugares de origen cargados de cestas, vasija y fuentes puestas en carromatos, o bien en la alforjas de caballos, mulas y camellos. El bullicio era ensordecedor, y avanzar  a contracorriente, complicado y cansino.
En tales condiciones, Narsú tardó en llegar a la casa de su hermano Saré mucho más de lo que la distancia marcaba; pero cuando la vio frente a sí, se sintió inundado por buenas sensaciones y se olvidó de los empujones y apretones sufridos hasta llegar hasta allí.
Se reunió con sus hermanos, quienes le dieron un caluroso recibimiento, y Narsú se sintió feliz, pues era evidente que a ambos les sonreía de nuevo la ventura.
En el patio interior, sobre cómodos divanes, les fue servido un suculento banquete. El agua manando de los picos de dos pavos reales que adornaban la fuente, corría con gracia mientras los tres hermanos disfrutaban de los manjares y conversaban acerca de estos últimos días de mercado, de futuros proyectos y otros antiguos que se habían consumado, de viejas correrías y diabluras realizadas cuando eran unos niños ....
Así pues, entre risas y cálidas palabras fue transcurriendo el tiempo hasta que la tonalidad rojiza del cielo anunció el atardecer, momento en que Saré, considerándolo propicio, decidió poner en práctica el ardid que había fraguado con Nemio. Tal y como habían planeado, evocaron la figura de su progenitor y recordaron con añoranza los curiosos frutos que traía consigo a la vuelta de largos viajes.
El ambiente festivo se tornó progresivamente en tristeza al recordar lo que fue y ya nunca más sería, y de este modo consiguieron tener a Narsú justo donde querían.
- He recorrido medio mundo- dijo Saré con intención de provocar una respuesta en su hermano  pescador-, y nunca he encontrado tales frutas..... ¡Es una lástima que jamás volvamos a disfrutar como aquellos días!
-   ¡Sí, es una pena....!- añadió Nemio, tras lo cual se hizo un incómodo silencio.
Fue entonces cuando Narsú se incorporó y, después de excusarse diciendo a sus hermanos que se sentía cansado, fue hasta la habitación que había sido preparada para él. Era su intención invocar al Espíritu Marino, pedirle que le entregara una bandeja colmada de aquellos  frutos exóticos, y luego regresar al patio con ellos. “De seguro que se llevarán una agradable sorpresa”, pensó Narsú.
Y tal como lo imaginó, sucedió. Sin embargo, el regocijo que mostraron sus hermanos era fingido, ya que habían espiado a Narsú y ahora eran conocedores de su secreto. Pese a los ademanes que mantenían, escasa importancia daban a las frutas, ya que tenían puesta su mente en el collar, y estaban aguardando la noche para robarlo una vez que Narsú cayera dormido.
Sin embargo, estos ignoraban que la escena en la que habían tomado la decisión dicha resolución, había sido contemplada por otros ojos, los de Sarah, una anciana sirvienta que profesaba un gran cariño a Narsú, como buena ama de cría que de él había sido, y ésta tenía intención de advertirle de la traición de la que iba  a ser objeto.
Así pues, terminado el convite, Narsú volvió a sus aposentos, donde ella le estaba esperando. Le contó lo que tenía pensado hacer Saré y Nemio, pero Narsú se negó a creerlo. Eran sus hermanos y les había ayudado cuando lo necesitaron. ¿Cómo iban a cometer semejante infamia?.......
- ¡Sé cauto!- le aconsejó Sarah antes de marcharse.
Después de sopesar la situación detenidamente, Narsú invocó otra vez al Espíritu Marino y, por precaución, le dio las siguientes instrucciones:
- Si esta noche entran mis hermanos en la habitación con el propósito de robarme el collar, te ruego que lo impidas.
- ¿Deseas su muerte como castigo?- preguntó el Espíritu Marino.
- ¡No!- exclamó Narsú angustiado ante la posibilidad de tan cruel desenlace.
- ¿Entonces, ¿cuál es tu voluntad?
No le fue sencillo responder, pero creyó que proceder de esta manera sería lo mejor para todos:
- Condúceme a un lugar distante- dijo Narsú-, donde no puedan encontrarme.
- Bien. Actuaré conforme a tus deseos.
- Cuando Narsú notó la luz de un nuevo día en su cara, comprobó con un fuerte dolor en su corazón, que desconocía el paraje en el que se encontraba, por lo que dedujo que sus hermanos habían intentado traicionarle, y el Espíritu Marino, cumpliendo su deseo, le había trasladado a aquel lugar.
.....................................................
Tomado de:
Narsú y el collar mágico
Autor: Miguel Ángel Villar Pinto
Editorial: Edimáter
ACTIVIDADES:

  1. ¿Cómo fue recibido Narsú por sus hermanos? ¿Cómo lo celebraron?
  2.  ¿Qué ardid habían preparado Saré y Nemio? ¿Para qué?
  3.  Escribe un cuento en el que el protagonista tenga poderes mágicos como Narsú.
  4. Envíalo, acompañado de un dibujo original, con tus datos personales incluido teléfono o e-mail para poder conectar contigo a:

Grupo Leo
Apartat 3008
03080 Alacant

También puedes enviarlo por E-mail: grupoleoalicante@gmail.com
Escribe tu nombre y apellidos, curso, centro educativo y teléfono o e-mail de contacto.

No hay comentarios: