domingo, 30 de agosto de 2009

Lectura de: "Un viaje a otra dimensión " de María Pastor Bardisa

Lectura de obras finalistas, no premiadas, en el XIV Concurso Literario Provincial Grupo Leo - Editorial Agua Clara 2009.
Cuento: "Un viaje a otra dimensión"
Autor: María Pastor Bardisa
Curso: 1º ESO del Colegio Don Bosco de Alicante
© El Autor. Todos los derechos reservados
..........................................................
Un viaje a otra dimensión
Era una mañana de agosto como otra cualquiera. En el colegio ya nos habían dado las vacaciones y a su vez, los famosos deberes de verano, pero yo ya los había acabado para poder hacer otras cosas, como por ejemplo renovar mi habitación (pintarla, poner muebles nuevos...).
Abrí el armario de las pinturas y vi que al fondo brillaba una luz, sentí curiosidad, intenté alcanzarla pero no pude porque era muy rápida. Pero, de repente, se paró y se sentó encima de mi mesa de estudio y, empezó a desaparecer su brillo y en su lugar apareció una pequeña personilla, con alas, orejas puntiagudas, de pelo rizado y pequeñas flores estampadas por el pelo. Por un momento creí que era un sueño, pero no, estaba ahí de verdad, ese pequeño ser mágico al que llamaban hada.

Me quedé en estado de "shock" y entonces me dijo:
- Hola, me llamo Florentina y vengo de la octava dimensión donde existe todo ser mágico.
- ¿Cómo te llamas?
Yo le contesté asombrada:
- ¡¡¡Hablas!!!
Y ella me contestó:
- Pues claro que hablo, ¿qué te pensabas, que las hadas éramos mudas?
Yo dije con voz temblorosa:
- No. Hola, me llamo Laura Flores.
- Por cierto, ¿para qué has venido a mi dimensión?
Ella me contestó:
- He venido para aliar nuestra dimensión con la tuya, Laura.
Yo le contesté de nuevo:
- ¿Y cómo va a aliar una dimensión con otra una pequeña hada? Y además, los humanos no sabemos ni que existís.
Ella asintió:
- Por eso quiero que me ayudes, yo te voy a llevar a que conozcas mi dimensión, luego te devolveré a la tuya y harás razonar a los humanos de todo el mundo de que existen los seres mágicos y que podemos vivir en armonía.
Yo le dije:
- Vale, es como una aventura y a mi me encantan este tipo de aventuras, no las que organiza mi hermana en el jardín de mi casa.
Florentina dijo:
- Pues que no se hable más.
Y pronunció estas palabras:

Entonces cerré los ojos un momento y sentí una sensación muy rara, como si me aspiraran. Abrí los ojos y me encontré en un lugar extraño, lleno de seres mágicos y otras criaturas.
Florentina me enseñó todo lo que hacían: fabricar, los niños asistían al colegio, ¡¡incluso tenían centros comerciales!!, pero eso no era lo más importante, lo más importante era cómo se respetaban, se querían, era un lugar donde reinaban la paz y la armonía.
A las dos semanas de estar allí, Florentina me dijo:
- Laura, creo que ya es hora de volver a casa.
Y volvió a pronunciar aquellas palabras:

Volví a sentir aquella sensación tan rara, cerré los ojos y volvió a suceder, estaba en mi casa como si nada hubiera pasado, como si hubiera estado todo este tiempo en mi habitación, estaba totalmente nueva: Las paredes pintadas, muebles nuevos...
Pero lo que más me extrañó era que en uno de los dibujos que había en la pared, había un hada igualita a Florentina, la miré fijamente y vi un brillo en sus ojos.

Entonces me acordé, tenía que contarle al mundo entero lo que había visto a lo largo de esas dos semanas que había estado en aquella dimensión.
Cuando empecé a contarlo hubo un momento en el que mis padres me quisieron encerrar en un manicomio. Pero durante unos meses, fueron sucediendo cosas muy raras: pequeñas personillas revoloteando, plantas que hablaban..., al cabo de un tiempo por fin creyeron lo que decía, había cumplido la promesa que le hice a Florentina.
Vivimos en paz y armonía.
FIN

© María Pastor Bardisa

No hay comentarios: