lunes, 23 de noviembre de 2009

Lectura de "El mejor amigo" de Walter Daniel Arza Zimerman

Lectura de las obras premiadas en el XIV Concurso Literario Provincial Grupo Leo - Editorial AguaClara 2009.
Cuento: "El mejor amigo"
Autor: Walter Daniel Arza Zimerman
Curso: Segundo E.S.O. IES Valle de Elda
© El Autor. Todos los derechos reservados
.....................................................................
El mejor amigo
En la bella ciudad de Argel vivió, hace muchísimos años, un hombre muy humilde llamado Mohamed. Se dedicaba al transporte de mercancías por el desierto y contaba para tal actividad con un pequeño grupo de camellos. Entre ellos destacaba un animal resistente y vigoroso que era la envidia de toda la región.
En muchas ocasiones, Mohamed había recibido interesantes ofertas por aquel espléndido y servicial ejemplar, pero nunca había querido aceptar ninguna de ellas por muy tentadora que resultase.
Y ocurrió que, durante una larga temporada, Mohamed atravesó serias dificultades económicas. Poco a poco, tuve que ir vendiendo sus camellos hasta que se quedó con uno solo, con su camello favorito, el mejor de todos.
Omar, un rico comerciante de la ciudad, se enteró de las necesidades que acuciaban a su amigo Mohamed.
Como otros muchos, él había intentado comprarle el magnífico camello a cualquier precio. Sin embargo siempre había obtenido la misma negativa por respuesta. Ahora, sin duda, las circunstancias habían cambiado y el comerciante pensó: "Alá me proporciona esta gran oportunidad. Mohamed necesitará desprenderse del animal. Con la venta podrá resolver sus problemas económicos ".
Así que, sin perder un instante, envió uno de sus criados para que anunciara su visita a Mohamed para el día siguiente.
A primeras horas de la tarde. Omar se presentó en la casa de su amigo. Éste, de acuerdo con las costumbres del país, le brindó bienvenida y le ofreció innumerables muestras de hospitalidad. Poco después, compartieron una suculenta cena en la que abundaron los más ricos manjares.

Llegados los postres, Omar creyó que era el momento adecuado para desvelar el verdadero motivo de su visita. Entonces le dijo a su amigo:
- Mohamed, ha llegado a mis oídos la difícil situación por la que estás pasando. Véndeme tu camello y acabarán tus estrecheces.
- Lo siento, Omar -respondió apesadumbrado-. Ese camello ya no me pertenece. Tras la visita de tu criado, decidí venderlo para sentarte a mi mesa y poder ofrecerte esta cena.
Aquellas palabras dejaron paralizado al comerciante, quien a duras penas consiguió balbucir:
- Pero... amigo mío... ¡si ese espléndido camello era lo único valioso que tenías...!
- No, querido Omar. Te equivocas. Para mí, lo más valioso son mis amigos. Y yo quería agasajarte y honrarte como tú te mereces. Por ese motivo valía la pena echar mano de lo que en ese momento era mi único recurso: el camello.
El comerciante, conmovido, agradeció a su anfitrión la gran acogida que le había dispensado, en la que había superado con mucho las leyes de la hospitalidad que dicta la tradición. Omar dio por buena la pérdida de aquel camello, porque, a cambio podía contar con un amigo de verdad, y es que un amigo así no se encontraba todos los días.
© Walter Daniel Arza Zimerman

No hay comentarios: