miércoles, 17 de enero de 2018

Los libros del mes de enero: "Charli en la Isla del Terror"


Reseña:
Charli está preparando su fiesta de cumpleaños cuando recibe la llamada de su amiga Sandra. Le dice que se encuentra en peligro, que ha conseguido viajar a una isla, gracias al poder de una perla mágica, y que tiene que ir a rescatarla.
Al principio él piensa que se trata de una broma, pero lo cierto es que esa noche se mete en la cama, y a la mañana siguiente, de manera misteriosa, aparece junto a Seven y Martes (las mascotas de ambos), en el mismo lugar en el que se encuentra su amiga. Allí conocerá a la tribu de los Tai-wike, y todos juntos lograrán vencer a los temidos piratas, que quieren apoderarse de la isla y expulsar de ella a todos sus habitantes.
Se trata de la tercera aventura de Charli, una historia trepidante, llena de peligros, acertijos, fantasía y magia, con los habituales personajes de esta saga.
A partir de 8 años.

La autora:
Maribel Romero Soler es licenciada en Derecho, diplomada en Redacción y Estilo y en Formación de Lectores. En la actualidad se dedica a la creación literaria y tiene obras infantiles y juveniles publicadas en España y América Latina. Imparte cursos de Escritura Creativa, colabora como jurado en diferentes concursos y participa en charlas de animación lectora en colegios e institutos. Ha sido ganadora y finalista de importantes premios de género infantil y juvenil.
Charli en la Isla del Terror es la tercera parte de una divertida trilogía de aventuras y educación en valores precedida por Charli y los cinco peligros y Charli y el cofre del tesoro.

El ilustrador:

José María Clémen nació en Buenos Aires (Argentina). Solía ver a su padre en su mesa de dibujo, con sus papeles, reglas y lápices. Dibujaba cómics y había en su estudio una colección inapreciable de éstos, la mayoría de ellos norteamericanos con dibujantes como Alex Raymond, Frank Frazetta, Harold Foster, etc., pero su camino no fue el mismo. Empezó tomando clases de pintura y dibujo con Catalina de Bianchi, excelente aguafuertista; luego continuó con Juan Carlos Castagnino, y ya en España, en la Escuela de Arte de Segovia. En los años ochenta comenzó su labor como ilustrador, que continúa hasta hoy. Ha ilustrado la trilogía completa de Charli.


LA LLAMADA DE SANDRA

—¡¡Charli, tienes que salvarme!!
Estaba preparando mi fiesta de cumpleaños cuando recibí la llamada de Sandra. Al principio pensé que quería gastarme una broma y no le hice demasiado caso, simplemente la dejé continuar con sus grititos histéricos.
—¡¡Charli, ¿me estás escuchando? Estoy en peligro!!
No sabía qué tramaba mi amiga, pero me parecía de muy mal gusto que quisiera arruinarme la fiesta de mi décimo aniversario. Ella lo había celebrado cuatro meses antes, porque es un poco mayor que yo, y en ningún momento intenté fastidiarle la celebración, al contrario, la ayudé a hinchar globos de colores hasta quedarme casi sin aire en los pulmones, y a preparar unas bolsitas con chuches que pensaba repartir entre sus invitados, ¡y no me comí ni una! Me porté como un campeón.
—¡¡CHAAARLIIIIII!!
Finalmente decidí contestarle, porque me estaba poniendo bastante nervioso.
—¿Se puede saber qué te pasa? —le pregunté un poco malhumorado.
—¿Es que no me estás escuchando? ¡¡Estoy en peligro!! —insistió ella.
—¿Y qué quieres que haga? ¿Llamo a tus padres?
—¡¡No!!, de ningún modo. Escúchame con atención. ¿Recuerdas el collar de perlas que encontramos en el cofre del tesoro?
Sí, claro que lo recordaba, Sandra no quería deshacerse de él, y se le había metido en la cabeza que si el colgante del ancla tenía poderes mágicos, el collar también debía tenerlos, pero por mucho que había frotado las perlas, jamás apareció ningún genio para ponerse a sus órdenes.
—Lo recuerdo, Sandra —le dije finalmente.
—Pues yo tenía razón, ¡las perlas son mágicas! Solo necesitaba descubrir cómo usar sus poderes y anoche lo averigüé. Verás, tienes que sujetar una perla entre el dedo índice y el pulgar, girarla suavemente entre los dos, cerrar los ojos y al mismo tiempo pedir un deseo, ¡y se cumple!
No estaba muy seguro de que Sandra me estuviera hablando en serio, pero claro, cada vez que ponía en duda su palabra, mi amiga me recordaba que cuando yo le había contado la historia del cofre del tesoro y de mi aventura para conseguirlo, ella siempre me había creído, y era cierto, por tanto, me sentía un poco obligado a creerla también.
—Eso es estupendo, Sandra —le dije sin mucho entusiasmo—, pero ¿qué tiene que ver el collar con que estés en peligro?
—Huy, ya verás cuando te cuente. Anoche, al hacer el experimento para descubrir los poderes de las perlas, tomé la primera entre mis dedos, cerré los ojos y pedí una pizza gigante con salsa barbacoa, cuando abrí los ojos ¡la tenía encima de mi escritorio! Pero no me pareció suficiente y quise probar algo más complicado. Tomé otra perla, cerré de nuevo los ojos y..., ¿sabes qué pedí?, viajar a una isla. ¡Y estoy en una isla!
—Pues qué suerte, ¿qué te preocupa entonces?
—Charli, al principio me pareció una isla preciosa, con una hermosa playa de arena dorada, un mar azul intenso, hermosas aves, esbeltas palmeras..., hasta que llegaron ellos...
—¿Quiénes son ellos? —pregunté extrañado.
—¡Los Tai-wike! Charli, ¡estoy en la Isla del Terror!
Por un momento me quedé sin reacción. Sandra conocía la pesadilla que yo había tenido cuando aquel extraño libro titulado Instrucciones para encontrar un tesoro cayó en mis manos. En ella aparecía una isla llamada la Isla del Terror y estaba habitada por monos saltarines, pero un tiempo atrás había pertenecido a una tribu de guerreros llamados Tai-wike, sin embargo, ¡nada era real! Todo era producto de un sueño, y por lo visto mi amiga había mezclado la fantasía con la realidad.
—Un momento, un momento... Esa isla no existe —le dije convencido.
—Pues claro que existe, ¡estoy en ella!
—Sandra, sabes que lo soñé.
—Y tú también sabes que tienes sueños premonitorios. ¿O no recuerdas cuando perdiste el colgante del ancla y un sueño te llevó a encontrarlo? Pues seguramente soñaste con la Isla del Terror porque te esperaba en ella una gran aventura.
—Bueno, en este caso la aventura será tuya.
—¡Y tuya! ¡Tienes que venir a salvarme!
Uf, me estaba mareando con tanta información extraña.
—Charli, los Tai-wike me han apresado —continuó Sandra—, y estoy encerrada en una especie de jaula en medio de un bosque de palmeras. ¡No sé qué van a hacer conmigo!
—¿No tienes el collar de perlas mágicas? —le pregunté.
—Me lo arrancaron del cuello. Tuvimos un pequeño enfrentamiento y en el forcejeo el collar se rompió. Menos mal que pude alcanzar un par de perlas en el aire sin que los guerreros se dieran cuenta. Gracias a una de ellas te estoy llamando con un teléfono inexistente, ¿o cómo crees tú que podría comunicarme contigo desde aquí? ¡Pedí ese deseo!
Mi cabeza comenzó a funcionar al ritmo de un tren de alta velocidad. Tenía la solución.
—Tranquila entonces, Sandra, ¿no te queda una perla? Utilízala para regresar a tu casa. Tómala entre tus dedos y pide con todas tus fuerzas volver a tu hogar.
Se produjo un silencio que duró varios segundos y finalmente Sandra dijo:
—Es que..., me hace mucha más ilusión que vengas tú a rescatarme... ¡Ah!, y trae contigo a Seven y a Martes...
—¡Sandra!... ¡No!... ¡No!... ¡No!...
Fue inútil iniciar cualquier argumento. Mi amiga ya no me escuchaba.
  
Extraído del libro: Charli en la Isla del Terror
Editorial: BABIDI-BU
 

ACTIVIDADES:
  1. ¿Qué estaba haciendo Charli cuando recibió la llamada de Sandra?
  1. ¿En qué isla se encontraba Sandra y cómo llego a ella?
  1. Inventa un cuento de aventuras en una isla y envíalo por correo postal acompañado de un dibujo con vuestro nombre, apellidos, colegio, curso, nº teléfono personal a:
Concurso Literario Grupo Leo
Apartado 3008
03080 Alicante

3 comentarios:

Grupo Leo dijo...


Un libro que muchos de los alumnos que tuvieron la suerte de encuentros en los Centros con su autora Maribel Romero y que le iban animando a escribir el siguiente....Una pena que no pueda Maribel estar presente en algunos de esos Centros este curso.Sé que te esperan.He sido testigo del interés en los encuentros.Si puedo en alguno de ellos,y si me delegas, apareceré para intentar seguir alimentando ese interés por tus libros.
Os rogaría que animéis a vuestros alumnos a visitar nuestro blog e incluso a conectarse en el aula para comentar LA TIZA y a partir del domingo la lectura de los cuentos seleccionados y finalistas en el pasado Concurso. No olvidéis el XXIII Concurso ,ya en marcha, finaliza el 5 de MARZO.Consultar las bases y a Participar...Adelante

Grupo Leo dijo...


Paco, gracias por tu entrega al blog. Hago tuyas las palabras en facebook.El blog necesita de la participación desde el aula y desde las familias.Os ruego les animéis a entrar y a comentar nuestras publicaciones en la Tiza y en el libro del mes.Gracias.
El Coordinador del GRUPO LEO.

Maribel Romero dijo...

Gracias, Diego. Gracias, Paco. Espero que los lectores de Charli se animen a conocer esta tercera aventura. Disfrutarán mucho.
Y, por supuesto, Grupo Leo tiene todo el permiso para representarme. Animar a la lectura sigue siendo mi objetivo, aunque sea desde la distancia. Abrazos a todos los compañeros y compañeras.