miércoles, 12 de octubre de 2016

Los libros del mes de octubre: "¿Cuánta tierra necesita un hombre?"


Reseña:
Pahom vive con su esposa y sus tres hijos en una pequeña parcela de la Siberia Occidental. No es rico, pero a su familia no le falta nada. Sin embargo, en ese trozo de campo azotado por el viento, Pahom se siente desgraciado. “Ay, si tuviera un poco más de tierra”, suspira, “sería un hombre feliz”. Adaptación de un emocionante cuento de Tolstoi sobre la ambición y la codicia, hermosamente ilustrado por R. Urwiller, miembro del dúo Icinori.
Tolstói (1828-1919) era un hombre de espíritu libertario. Era vegetariano, tuvo trece hijos,
escribió Guerra y paz y con casi setenta años, un día se plantó y decidió no volver a escribir. Lev Tolstói fue el gran retratista de la sociedad rusa de inicios del siglo XIX.
¿Cuánta tierra necesita un hombre? fue escrito en 1886 y para James Joyce, era sin duda el mejor cuento del ruso. Se trata de una suerte de fábula que en escasas páginas ejemplifica las consecuencias de la codicia. Pahom, un joven campesino de la estepa siberiana, inicia un viaje en busca de tierra con la que ser más feliz. La búsqueda del insatisfecho campesino de aquello que ansía y no necesita acabará por costarle la vida. Tolstói sacrifica a Pahom, el campesino cegado por la ambición, y con esto consigue aleccionar y conmover al lector por medio de un desenlace rudo y sin circunloquios.
La adaptación del texto de este cuento de Tolstói corre a cargo de Annelise Heurtier, escritora de LIJ francesa afincada en Tahití, y la traducción es de Leopoldo Iribarren.
Raphaël Urwiller
No es la primera ocasión en la que estos escritos del naturalista libertario aparecen acompañados de ilustración. Hace unos años la editorial Nórdica publicaba el mismo título, ilustrado por Elena Odriozola y poco después, Edelvives sacó al mercado una fabulosa edición en novela gráfica con dibujos de Miguel Ángel Díez.
Annelise Heurtier
Esta tercera entrega ilustrada del cuento, publicada por Ekaré, tiene como autor de sus ilustraciones a Raphaël Urwiller, una de las dos mitades del colectivo Icinori (junto con Mayumi Otero, autores del libro infantil Issun Bôshi), una pequeña casa editorial que publica libros y estampas por el puro placer de diseñar e imprimir sus propios trabajos. Además de hacer libros increíbles, diseñan cubiertas, portadas para revistas como Hors Cadres y también dedican su tiempo a la animación. Es un proyecto de autogestión, sin ánimo de lucro, que se financia con cada libro que venden a las editoras; con lo que obtienen emprenden un nuevo proyecto. Todo esto lo hacen con una Riso de 8 colores, una prensa de huecograbado y una grapadora Stapler.
Las ilustraciones de Urwiller para Cuánta tierra cobran el aspecto sintético de la infografía, modelan las atmósferas por medio de la paleta cromática y resuelven magistralmente de manera gráfica un final complejo. El trabajo de Raphaël Urwiller es pues un compendio de diseño e ilustración en el que no hay una clara línea que separe ambas disciplinas. Una revisión de un clásico exquisita, acorde y necesaria para los tiempos que corren.
PIU MARTÍNEZ
(Revista Literaria Rosita: http://revistarosita.com/?p=1433)

SI SOLO TUVIERA MÁS TIERRA

Sobre su parcela de tierra en el oeste siberiano, el campesino Pahom vive con su mujer y sus tres hijos. Cada mañana, a la hora blanca y glacial, Pahom se calza sus largas botas y se va a trabajar.
Sin ser rico, su familia no carece de nada.
El fuego crepita a menudo en la chimenea y a la hora del almuerzo el olor del borsch flota en toda la isba.
Sin embargo, en su pequeño campo batido por los vientos, Pahom siente que vive al día, apretado. Su caballo necesita galopar y su vaca encuentra siempre la manera de pacer la hierba del vecino.
“Si solo tuviera más tierra” suspira mirando por encima de la cerca “podría ser completamente feliz”.

Así, cuando se entera de que el vecino, un señor noble, desea vender un pedazo de su propiedad, decide comprarle unos pocos acres. Pahom junta sus ahorros, vende el potro y la mitad de sus colmenas y se va a la ciudad para cerrar el negocio. Vuelve sonriente, la bolsa y el corazón ligeros.
El tiempo pasa, el trigo crece.
Sin embargo, el campesino se siente cada vez más triste.
¡Esta vez es porque sobre su tierra van a pacer los animales de sus vecinos!
¿Para qué trabajar tan duro si son otros los que se benefician?
Pahom se enfada con la mitad del pueblo.

Una tarde, un extranjero toca la puerta pidiendo albergue.
Pahom lo hace entrar.
A la luz del fuego, los dos hombres conversan.
El extranjero viene de las orillas del Volga, donde el suelo es tan fértil que en unas pocas estaciones un puñado de grano hace rico al más pobre de los campesinos.
“¿Por qué permanezco aquí, si podría ser tan feliz en otro lugar?” piensa Pahom imaginando ese suelo milagroso.
No le toma mucho tiempo decidirse. Después de vender su casa y su ganado, se marcha con su familia hacia esa tierra donde crece la felicidad.

Pahom posee ahora tres veces más tierra que en sus comienzos y se encuentra diez veces más feliz. Pero cuando quiere sembrar, se da cuenta de que la tierra que compró es buena para el centeno, no para el trigo.
Se decide entonces a alquilar la tierra que le falta.
El trigo crece tan bien que gana suficiente dinero para duplicar su rebaño y contratar a un empleado.
Pero el ánimo de Pahom no tarda en ensombrecerse de nuevo.
¡Qué molestia tener que alquilar esta tierra mientras que otros la poseen.

Ilustrado por: Raphaël Urwiller
Publicado por: Ediciones Ekaré
 

ACTIVIDADES:
1.-Seguramente en tu cole tienes algún compañero o compañera que vienen de Rusia, pregúntales el significado de las palabras borsch e isba .Pero por el sentido del texto, si te fijas bien, te lo puedes imaginar. Haz un dibujo de una isba.
2.-¿Por qué causa se enfada Pahom con sus vecinos?
3.-¿Se encuentra Pahom ahora feliz en sus nuevas tierras? ¿Por qué?
4.-Escribe una historia cuyo protagonista sea un campesino que nunca está conforme con lo que tiene y quiere más y más... Envíala por correo postal, escribe tu nombre, apellidos, curso, colegio y nº de teléfono particular, acompáñala de un dibujo a:

Concurso literario Grupo Leo
Apartado 3008
03080 Alicante

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La labor de difusión es una tarea fantástica, pero cuando los contenidos no son propios, también sería fantástico que se citaran las fuentes. Esa reseña de Piu Martínez está tomada de la Revista Literaria Rosita:

http://revistarosita.com/?p=1433

Si se comparte, compartimos todos.

Salud y felices lecturas.

Piu Martínez (http://pequenhaciudad.blogspot.com.es )

Grupo Leo dijo...

Tiene usted razón, como responsable del blog del Grupo Leo Alicante le pido disculpas. Quisiera explicarme: yo recibo la información a publicar por correo electrónico y me limito a darle formato. En esta ocasión observé que la reseña venía firmada por Piu Martínez, y así lo hice constar en negrita y bien visible. No conocía su procedencia. Yo suelo buscar la información en la página del autor o en la que ofrece la editorial o, como último recurso, en Wikipedia. Ahora, gracias a usted, ya está subsanado el error.
Muchas gracias.