lunes, 22 de septiembre de 2014

Los libros del mes de septiembre de 2014 del
Grupo Leo


El autor: Chris Van Allsburg
Chris Van Allsburg nació el 18 de junio de 1949 en Grand Rapids, Michigan (Estados Unidos).
Desde niño sintió atracción por el dibujo.
Cuando ingresó a la Universidad de Michigan para realizar un curso de arte redescubrió su amor por el arte. Luego de graduarse en Bellas Artes realizó estudios de escultura en la Escuela de Diseño de Rhode Island. Si bien comenzó su carrera artística como escultor, sus obras ya reflejaban una habilidad especial para narrar historias a través de ellas. Muchas de sus esculturas poseen un sentido fuerte de la narrativa y de la acción, a la vez que muestran los rasgos ligeramente oscuros y los toques de humor sutil que tienen sus álbumes ilustrados.
De ser un escultor a tiempo completo, Chris Van Allsburg se fue volcando poco a poco al dibujo. Su esposa Lisa, productora de un programa de televisión,  le puso en contacto con el autor e ilustrador David Macaulay, quien al observar las creaciones de Chris Van Allsburg, valoró su potencial artístico y lo entusiasmó para que las presentara a su editor en Houghton Mifflin Company.
Walter Lorraine, el editor, coincidió con Macaulay en que Van Allsburg poseía un talento excepcional y una comprensión de cómo contar una historia a través de las imágenes. Discutiendo con el editor acerca de un libro que Van Allsburg quería realizar a partir de unas ideas sobre el arte de tallar los arbustos de jardín, surgió su primer álbum ilustrado: The Garden of Abdul Gasazi (1979), obra con la que obtuvo el premio Caldecott Honor Book en 1980.
En Jumanji, su segundo álbum ilustrado, Chris Van Allsburg explora la siempre inquietante y difusa línea entre la realidad y la fantasía, con una historia en la que los pequeños protagonistas descubren un juego de mesa que los llevará a vivir una increíble aventura. El libro fue llevado al cine por Columbia TriStar Pictures.
Otra de sus obras, El Expreso Polar, se convirtió en un clásico de Navidad con más de dos millones de lectores. El libro cuenta el viaje de un niño que, la noche de Navidad, es recogido en la puerta de su casa por el Expreso Polar, un tren fantástico que lo llevará (junto con otros muchos niños) al Polo Norte. Allí los espera Santa Claus para la ceremonia de entrega del primer regalo de Navidad.
El especialista norteamericano Peter F. Newmeyer, en un interesante ensayo sobre los libros de Chris Van Allsburg, comenta que sus trabajos son "obras de arte en forma de libro; son objetos artísticos acompañados de historias misteriosas e interesantes. Si se examinan detenidamente es posible comprender cómo funcionan los libros-álbum".
Varios premios y distinciones destacaron su trayectoria profesional, entre ellos el Caldecott Medal, uno de los más importantes de la literatura infantil en los Estados Unidos; obtenido en dos oportunidades: por Jumanji en 1982 y por El Expreso Polar en 1986. La sección norteamericana de IBBY lo propuso para el Premio Hans Christian Andersen en 1985.
Participó como asesor en el arte de la película de dibujos animados La Sirenita (The Little Mermaid), basada en el cuento de Hans Christian Andersen, que realizaron los estudios Disney en 1989.
Actualmente vive en Providence, Rhode Island.

LA ESCOBA DE LA VIUDA es un maravilloso álbum ilustrado en el que su autor nos narra una  historia de brujas. El lector tiene la impresión de que está leyendo un relato de actualidad. Las brujas y sus escobas nos traen a un primer plano uno de los temas más tratados de la literatura tradicional. Con un estilo directo, sencillo, con frases cortas y expresivas y unas ilustraciones espectaculares, detalladas y muy realistas este álbum ilustrado es todo un deleite para los sentidos,
La viuda Mina Shaw encuentra en su huerto a una bruja  caída  y la acoge en su casa junto a su  escoba que ya no la sostiene en el aire. Una vez recuperada la bruja abandona el hogar de la viuda dejando su vieja escoba. Unos hechos prodigiosos  tendrán como protagonista a la escoba ante la intransigencia de los vecinos de la viuda.
Todo es sorprendente en este álbum por la excelencia del texto y de las ilustraciones  en un armonioso equilibrio.


LA ESCOBA DE LA VIUDA


LAS ESCOBAS DE LAS BRUJAS

Las escobas de las brujas no son eternas. Se van haciendo viejas y llega el día en que, aun las mejores, pierden la capacidad de volar.
Afortunadamente, esto no sucede en un instante. Una bruja puede sentir cómo, poco a poco, su escoba va perdiendo potencia. Los derroches repentinos de energía que alguna vez la elevaron rápidamente hacia el cielo se van debilitando. Cada  vez es más necesario un mayor impulso para despegar. Las veloces escobas que de nuevas competían con los halcones, se ven rebasadas por los lentos gansos voladores. Cuando suceden estas cosas, una bruja sabe que es hora de desechar su vieja escoba y mandar a hacer una nueva.
En muy raras ocasiones, sin embargo, una escoba puede perder su poder sin previo aviso, y desplomarse, con su pasajera, tierra abajo...
Eso es lo que justamente sucedió una fría noche de otoño, hace muchos años.
Del cielo iluminado por la luna, cayó en picado una oscura figura cubierta con una capa. La bruja, junto con su cansada escoba, fue a parar a un lado de la pequeña casa blanca de  una granja, el hogar de una solitaria viuda llamada Mina Shaw.
Al amanecer, la viuda Shaw descubrió a la bruja que yacía en un huerto de legumbres. Estaba magullada y ensangrentada y no se podía sostener en pie. A pesar de su temor, y gracias que era una bondadosa mujer, Mina Shaw ayudó a la bruja a entrar en su casa y la acostó en la cama.
La bruja le pidió a Mina Shaw que corriera las cortinas; después, se envolvió toda en su negra capa y se durmió profundamente. Así se quedó, sin moverse, todo el día. Cuando finalmente despertó a media noche, sus heridas habían sanado por completo.
Se levantó de la cama y anduvo silenciosamente por la casa de la viuda. Mina Shaw dormía en una silla junto a la chimenea, donde ardían las brasas de un fuego moribundo. La bruja se arrodilló y tomó con la mano uno de los carbones candentes.
Afuera, encendió una fogata con hojas y ramas a la que echó uno de sus cabellos. El fuego silbó y crepitó, ardiendo con una brillante luz azul.
Poco después, la bruja pudo distinguir una forma oscura volando por encima de su cabeza. Era otra bruja  que, girando lentamente, aterrizó junto al fuego. Las dos mujeres hablaron brevemente; la primera hacía ademanes señalando el jardín donde estaba su vieja escoba. Después, se sentaron una junto a la otra en la escoba de la segunda  bruja y emprendieron el vuelo, sobrevolando las copas de los árboles.
Cuando Mina Shaw despertó, no se sorprendió de que su huésped se hubiera ido. Sabía que las brujas tenían poderes poco comunes.
Tampoco se sorprendió cuando vio que había dejado la vieja escoba. La viuda supuso que había perdido su magia. Ahora era una escoba ordinaria, igual a la que tenía en su cocina. Comenzó a usarla en la casa y se dio cuenta de que no era ni mejor ni peor que las escobas que había usado antes.
Una mañana, Mina Shaw todavía estaba en la cama cuando oyó un ruido que provenía de la cocina. Se asomó y vio algo que hizo saltar su corazón. Allí estaba la escoba, barriendo el suelo ella sola. Se detuvo un momento y volteó hacia la viuda, para luego retornar a su trabajo.
Primero, Mina se asustó, pero la escoba  parecía inofensiva y, más que eso, estaba haciendo el trabajo muy bien. Desafortunadamente, se la pasó barriendo todo el día.
Al anochecer, para tener algo de paz, encerró a la escoba en un armario, pero como ésta estuvo tocando la puerta durante más de una hora., Mina se sintió culpable y la dejó salir. Cuando se metió en la cama , la escoba seguía barriendo los cuartos una y otra vez, y la viuda se quedó pensando si tal vez podría aprender a hacer otras cosas.

Fragmento del libroLa escoba de la viuda
EditorialFondo de Cultura Económica




Actividades:
  1. Si hubieras tenido la oportunidad de pedirle a la escoba un  favor, ¿qué tipo de trabajo le hubieras pedido que te hiciera?
  2. Este relato está tomado de un maravilloso álbum ilustrado lleno de hermosas ilustraciones. Ilustra el último párrafo de este texto y haz un  bonito dibujo.
  3. ¿Qué otras cosas crees que aprendió a hacer la escoba?
  4. Escribe una historia cuya protagonista sea una bruja  y envíala por  correo postal con un dibujo y acompañada de tus datos personales (Nombre,Apellidos, Colegio, Curso, Teléfono y una dirección de correo electrónico) a:

Grupo Leo
Apartado de correos 3008
 03080 ALICANTE
o por e-mail a: grupoleoalicante@gmail.com

No hay comentarios: