domingo, 11 de mayo de 2014

Los libros del mes de mayo 2014 del Grupo Leo en La Tiza: "La Iliada" de Homero


Los libros del mes del Grupo Leo
en La Tiza

Artículo visto en:
Suplemento de Educación Infantil "La Tiza" 07-05-2014
Diario Información de Alicante con el Patrocinio de la Fundación CajaMurcia y COES


La Iliada
El autor: Homero ( - ):

La ilustradora:
Argumento:

La Tiza de la Lectura. Leo, leo, que me animo a leer.
Un cuento:
EL SACERDOTE DE APOLO
Ascendía hacia el Olimpo la divina Aurora de dedos rosados anunciando un nuevo día cuando, tras detener en una colina la carretera que conducía, el anciano Crises pudo ver por fin los muros inexpugnables de la ciudad de Troya. El anciano, sacerdote del dios Apolo, había recorrido un largo camino con el propósito de recuperar el botín de guerra: su hija Criseida, cautiva del ejército griego desde que este cruzó los mares desde la Argólida con el objetivo de conquistar Troya y restablecer el honor de Menelao, rey de Esparta, cuya esposa se hallaba en poder de los troyanos. El sacerdote de Apolo quedó admirado cuando, con las primeras luces del día, contempló la magnificencia de la expedición griega que ocupaba la costa. Más de mil naves ancladas en el mar se perdían de vista por el horizonte. Frente a sus proas, en tierra firme, los campamentos militares comenzaban a despertarse y a prepararse para entablar nuevos combates contra los troyanos. Muy cerca, en una gran llanura que entre cerros y colinas separaba los muros de Troya del asentamiento invasor, el sacerdote pudo ver también lo que, sin duda, se había convertido en el campo de batalla de los ejércitos. Allí, dividida en la lejanía por el impetuoso río Escamandro, la llanura mostraba el espectáculo aterrador de las luchas más encarnizadas. Escudos, espadas, lanzas, carros de combate destrozados, grebas y lorigas ennegrecidas de sangre.
Horrorizado ante aquella visión de lucha y muerte, el sacerdote retomó el camino hacia la costa con la mirada puesta en las innumerables tiendas tras las que, muy cerca, rompían las olas espumosas del mar. En alguna de ellas, pensó, debía de hallarse, cautiva, su hija.
Mientras tanto, en los campamentos griegos, los soldados, arrastrando cansancio y abatimiento, se preparaban para un nuevo día de batalla. Limpiaban las armas, comprobaban la dureza de los escudos, sujetaban los caballos a los carros… En su tienda magnífica, Agamenón, caudillo de la expedición, caminaba de un lado a otro, pensativo y preocupado por el desánimo de las tropas. Entre estas corría el rumor de que nunca conseguirían conquistar Troya y muchos soldados, además, rezaban deseosos de volver a ver su patria. De manera inesperada, Menelao entró en la tienda. El estado de desasosiego de su hermano no le pasó desapercibido.
–Poderoso Agamenón –le dijo–, te encuentro solo e inquieto mientras la divina Aurora anuncia el retorno a las armas.
Agamenón le replicó:
–Eso es exactamente lo que me preocupa, una nueva batalla. Y también esta guerra que, tras años de lucha, no nos lleva a ninguna parte. Los hombres lo saben. Y tú y yo somos los responsables.
–Eso es cierto, hermano mío –respondió Menelao con indignación–. El responsable es el hijo de Príamo, Paris. Él secuestró a Helena, mi esposa. Él ultrajó mi honor.
El caudillo suspiró.
–Y con el fin de restablecer tu honor me pediste que dirigiese esta expedición contra Troya. Pero ¿qué hemos conseguido en realidad? Mientras navegábamos hacia Troya asolamos costas, pueblos enteros, y las naves están repletas de botines y bellas esclavas. Sin embargo, el objetivo de la expedición no se ha cumplido. Helena sigue en poder de Troya. Y Troya resiste.
–Sus ejércitos y aliados son poderosos.
Agamenón hizo un gesto de asentimiento.
–Es cierto –admitió–, pero en ocasiones pienso que no es esta la causa de tantos años de lucha.
–¿A qué te refieres?
–A nada en concreto, pero tengo la sensación de que los verdaderos responsables de esta guerra sin sentido son los mismos dioses. Ellos, que en sus palacios divinos juegan con nosotros como si fuésemos marionetas.
Fuera de la tienda, un inesperado alboroto interrumpió la conversación entre hermanos. Ambos salieron. Muy cerca, grupos de soldados se acercaban a la carreta del anciano Crises. El anciano llevaba puesta una corona de laurel en la cabeza, y gracias a este distintivo todos adivinaron que se trataba de un sacerdote del dios Apolo.
–¡Hijos de Zeus! –les dijo el sacerdote–. Que los dioses del Olimpo os ayuden a conquistar Troya y os guíen en el retorno a vuestra patria. Me llamo Crises, y cuando desembarcasteis en Crisa, mi tierra, os llevasteis a la hija que tengo, Criseida. Os ruego que me la devolváis a cambio de unos buenos regalos que os traigo. Así cumpliréis los deseos de Apolo, el dios magnánimo que lanza flechas implacables.
Las primeras voces de los soldados fueron acalladas por el rugido de Agamenón, que ya se acercaba hecho una furia.
–¡Maldito viejo! –le dijo el sacerdote–. ¡Fuera de aquí! Si te vuelvo a ver cerca de nuestras naves, ni tu dios falto de habilidad podrá salvarte de un buen escarmiento. Tu hija Criseida es un botín de guerra. Me pertenece a mí, a Agamenón, caudillo de todas las tropas que ves, y puedes estar seguro de que envejecerá en mi palacio de Argos trabajando sin parar en el telar. ¡Vamos, fuera de aquí!
...............................................................
Fragmento del libro: La Ilíada
Autor: Homero
Adaptación y Traducción: Jesús CortésColección: Calcetín
Editorial:  Algar
ISBN:
Actividades: 
  1. La Ilíada es una epopeya griega cuya trama aborda la cólera de Aquiles y se sucede en los últimos días de la guerra de Troya. La guerra de Troya tiene su origen en Paris, quien emite un juicio que desencadena una guerra entre griegos y troyanos que duraría diez años. Te invitamos a que busques por internet u otras fuentes el mito del Juicio de Paris y realices un breve resumen del mito.
  2. En el texto apreciamos que una corona laurel distingue al anciano Crises como un sacerdote del dios Apolo, pero este elemento simboliza más cosas. Te planteamos las siguientes cuestiones: ¿qué representa el laurel? ¿qué narración mítica está asociada a él?
  3. El sacerdote Crises ha sido ultrajado por Agamenón, ¿qué hará este a continuación? Te proponemos que continúes el relato y realices una ilustración del mismo. Envíalo acompañada de un dibujo al Grupo Leo. Escribid vuestro nombre, apellidos, curso, colegio y nº de teléfono o e-mail:

Grupo Leo
Apartado 3008
03080 Alicante

o por e-mail a: grupoleoalicante@gmail.com
...................................................................
grupoleo@terra.com

No hay comentarios: