domingo, 9 de marzo de 2014

Los libros del mes de marzo 2014 del Grupo Leo en La Tiza: "Seis cerezas y media" de Juana Aurora Mayoral


Los libros del mes del Grupo Leo
en La Tiza

Artículo visto en:
Suplemento de Educación Infantil "La Tiza" 05-03-2014
Diario Información de Alicante con el Patrocinio de la Fundación CajaMurcia y COES

Seis cerezas y media

La autora: Juana Aurora Mayoral (Villanueva de la Serena - Badajoz - ):
Estudió Magisterio y Psicología y se dedicó muchos años a la enseñanza. Ha escrito varios libros, algunos de ellos de sus temas preferidos: novela histórica, ciencia ficción y misterio.Novela histórica: «Enigma en el Curi-Cancha», «Lirios de agua para una diosa» y otros; de ciencia-ficción: «El misterio de la aldea abandonada» y «La cueva de la Luna», y de misterio: «Tres monedas de un penique».

Argumento:
En Nueva York se producen varios asesinatos con un denominador común: cianuro mezclado con una bebida y, en cada uno de los cadáveres, una hoja prendida con un alfiler de cabeza negra en la que puede leerse la misma frase, escrita con letra infantil: «Seis cerezas y media». La capitán Ellen Carruthers, ayudada por la doctora Abigail Reeves, toxicóloga de la policía, comienza una carrera frenética para descubrir y detener a quien parece ser un asesino en serie.

La Tiza de la Lectura. Leo, leo, que me animo a leer.
Un cuento:
Seis cerezas y media 
- Ha habido otro intento de asesinato. Por el mismo método: cianuro. Y la cuartilla con las mismas palabras: “Seis cerezas y media”.
- ¿Cómo “intento”? ¿No ha muerto? ¿Qué ha contado? ¿Quién es…? –Ellen levantaba la voz a cada pregunta.
- Calma, calma…
- ¿Cómo que me calme? ¿Quién ha sido esta vez, por el amor de Dios…? ¿Por qué no se me ha avisado?
- Han intentado asesinar a la doctora Reeves… Fue anoche. Pensé que no merecía la pena avisarte, llegarías en pocas horas y…
- ¡¡La madre que la trajo al mundo!!
- ¿De qué hablas, capitán?
Ellen aspiró lentamente, tenía que tranquilizarse.
- ¿Dónde está ahora?
- ¿Quién?
- ¿Quién va a ser, Grainger? Pues Abigail.
- La llevamos en una ambulancia al Medical Center. Han querido matarla, pero esta vez no se han salido con la suya… ¿Quién será el próximo?
- “Seis cerezas y media”, ¿recuerdas, Grainger?
- O sea, que quien lo está haciendo echó la cantidad “exacta” de cianuro como para que no le pasara nada. Es la “media” cereza. Y no habrá más muertes.
- “Exacto” –contestó Ellen fríamente.
- El asesino dejó su tarjeta de identidad, Ellen. Superpuse sin darme cuenta mi plano de ubicación de las últimas tres muertes sobre el tuyo. ¿Sabes que figura salió?
- La Estrella de David- volvió a contestar ella de forma enigmática.
Habían abandonado el túnel, continuaron hasta enlazar con la Avenida de las Américas y cruzaron la esquina con la 57 Oeste, en el Medical Center.
Carruthers se dirigió a una florista que tenía su tenderete en el suelo, a la entrada del hospital. Eligió una pequeña planta de cactus. Grainger la miró extrañado.
- ¿Cactus? –preguntó.
- Sí…, duran “muchos años”, ¿no?- contestó Ellen.
Subieron en el primer ascensor que vieron con las puertas abiertas.
- Sígueme, Ellen. He estado ya aquí a verla.
Llamaron con los nudillos y pasaron. La doctora Reevers estaba tendida, con la muñeca derecha unida al tubo de una botella de suero.
- ¡Ellen! ¿De dónde sales?
- He estado de viaje. Acabo de llegar. ¿Cómo te encuentras, Abigail?
Ella sonrió. A pesar de lo que acababa de pasar, aparecía radiante, con el pelo negro sujeto con una pequeña coleta. Sin pintura, no la necesitaba. Y con los inmensos ojos negros expectantes.
- Casi no nos volvemos a ver, capitán…
- “Casi” – respondió Ellen con una mirada fría como el metal.- Ten.
- ¿Un cactus?- y rio divertida.
- Un cactus. Te hará falta.
- ¿Por qué, capitán?
- Porque… -y tensó el cuerpo-, porque en la cárcel tendrás mucho tiempo para cuidarlo, “Yentl Cohen”.
Grainger se quedó petrificado. En aquel momento, Ellen sacó con rapidez unas esposas y se las colocó en las muñecas. Había visto que la mujer se llevaba, de una manera imperceptible, algo a la boca. Se lo arrancó con rapidez. Era una ampollita de cianuro.
- No, Yentl, recuerda, “Seis cerezas y media”. Y tú eras la “media”, ¿verdad? –después, sin dejarle contestar, comenzó la larga retahíla-. Tienes derecho a guardar silencio. Todo lo que digas podrá ser usado en tu contra. Tienes derecho a un abogado; si no tienes para pagarlo, el Estado te pondrá uno a tu servicio de manera gratuita…
El teniente no entendía nada. ¿Abigail se llamaba… Yentl Cohen? ¿Y quién demonios era Yentl Cohen?
- Me sé mis derechos, capitán –Yentl miraba desafiante a Ellen-. Ah, se me había olvidado decírtelo, los genes del ser humano son unos 30.000. Pocos más que los del ratón…
- ¿Por qué Yentl? ¿Por qué lo hiciste?-preguntó Ellen.
- ¿Por qué? Mataron a mi hermana. Inconscientemente o no, la mataron. ¿Sabes por qué? Porque era judía. Es lo que venimos arrastrando desde hace dos mil años. Es el intento de negación de que un pueblo sobreviva. Yo pasé con mi abuela casi toda mi vida y ella me contó sus desdichas. Después fui recabando información, estudiando y enterándome de lo que ha pasado mi gente de la Shoah, el Holocausto, con todo su horror; no podemos olvidar, hay que mantener viva la historia, hay que contar todas las atrocidades que se cometieron. Si no, las generaciones venideras lo olvidarán. Y no se puede olvidar…
Carruthers estaba fascinada mirando a Yentl. Repetía las palabras de su abuela Esther. Tal vez se lo había oído contar miles de veces y caló en su pequeña mente en formación; y fue acumulando el odio, reforzado por la muerte de Leah. El odio le había hecho creer que era una elegida de Yaveh para vengar a su pueblo en las vidas de aquellos niños que formaron parte de su entorno.
- Por eso no abandonaremos nunca Israel –continuó Yentl- porque a cualquier parte que fuéramos nos volvería a pasar lo mismo.
Ellen sonrió apenada.
...............................................................
Fragmento del libro: Seis cerezas y media
Autor: Juana Aurora Mayoral
Editorial: Bruño
Colección: Paralelo Cero +15
ISBN:
978-84-216-3994-8
Actividades:
  1. ¿A qué parte de la novela crees que pertenece el texto anterior? ¿Al planteamiento, al nudo o al desenlace? Justifica tu respuesta.
  2. “No podemos olvidar, hay que mantener viva la historia, hay que contar las atrocidades que se cometieron”. ¿Qué te sugieren estas palabras? Explícalo brevemente (extensión máxima: 6 líneas).
  3. ¿A dónde crees que conduce la puerta que acaban de descubrir los chicos?
  4. Escribe un relato de misterio en el que su protagonista trata de esclarecer un crimen. Envíalo acompañada de un dibujo al Grupo Leo. Escribid vuestro nombre, apellidos, curso, colegio y nº de teléfono o e-mail:

    Grupo Leo
    Apartado 3008
    03080 Alicante
    o por e-mail a: grupoleoalicante@gmail.com
    ...................................................................
    grupoleo@terra.com

    No hay comentarios: