domingo, 12 de febrero de 2012

Leo Leo que me animo a leer: La gran aventura de Martín

Artículo visto en:
Suplemento de Educación Infantil "La Tiza" 08-02-2012
Diario Información de Alicante


Fieras comprensivas

A Martín le entusiasmaban las historias de aventura y exploradores. ¡Cómo le hubiera gustado hacer un viaje de esos en los que se recorren tierra lejanas enfrentándose a fieras salvajes y peligros desconocidos!
Pasaba horas y hora leyendo tales relatos, hasta que un día decidió que él también podría hacer un viaje así, para vivir peripecias como esas en vez de leerlas en los libros; y si ya no podía descubrir territorios vírgenes, traería los trofeos de sus cacerías para exhibirlos en el salón de su casa. Sus amigos iban a quedar muy impresionados cuando les contara sus hazañas.
Comenzó a preparar el equipo apropiado para un viaje de esa naturaleza. Cuando tuvo todo listo, embarcó en un enorme buque que le llevó a África ecuatorial después de realizar varias escalas en diversos puertos de nombres extraños que le anticipaban la emoción de sus andanzas.
Ya en suelo firme, aprovechó para comprar algunas provisiones, y sin pérdida de tiempo se dirigió tierra adentro.
Caminaba fascinado por los espléndidos paisajes que se abrían antes sus ojos, hasta que, al cabo de varia jornadas de marcha, dio con un territorio en el que se apreciaban huellas y rastros de numerosos animales. Decidió que ese era un excelente lugar para iniciar su aventura. Montó un campamento, descansó unas horas y, cuando las primeras luces del día iluminaron el cielo, partió dispuesto a cobrar su primer trofeo.
Después de caminar un buen trecho, divisó  un grupo de elefantes. Sigilosamente se fue acercando hasta esconderse tras una enorme roca; pero cual no sería su sorpresa al observar que, lo que creía roca, se incorporaba convirtiéndose en un gigantesco elefante que se alzaba imponente ante él. El elefante levantó una pata, y Martín cerró los ojos imaginando lo peor. Como no sucedía nada, los abrió y vio que el animal seguía con su extremidad en alto, sin moverla. Entonces observó el trozo de madera clavado en su pata y la profunda herida que no le permitía andar.
Martín se acordó del pequeño botiquín que llevaba, le extrajo el astilla y lo curó.
El elefante apoyó la pata en el suelo y, tras sentir el alivio, le hizo una caricia con la trompa, mostrando así su agradecimiento.
Luego, se alejó uniéndose al resto de la manada que barritaba contenta por estar reunida de nuevo.
Martín consideró que no podía disparar a unos animales que se mostraban tan nobles, así que decidió empezar la caza por otro lado.
“Al fin y al cabo son demasiado grandes”, se dijo mientras se desviaba de su ruta.
Continuó avanzando por la extensa sabana, y al poco rato descubrió a un majestuoso león que descansaba entre las altas hierbas.
-          “Esta si que es una pieza sensacional”, susurró excitado
Estaba apuntándole cuando oyó un gran estruendo. Sintió que la tierra temblaba bajo sus pies, vio como una numerosa manada de cebras, quizás alarmada por otros leones, se abalanzaba sobre él en estampida.
Corrió aterrado huyendo de ellas; pero cuando ya se creía arrollado, alcanzó a ver cómo el león las atacaba haciendo que la manada cambiara bruscamente de dirección. ¡Estaba salvado!
Aún no repuesto del trance, contempló al león rugiendo sobre una cebra que habría apresado, pero fue incapaz de dispararle.¿ Cómo iba a hacerlo a quien acababa de salvarle la vida?
Así que, de nuevo, decidió ir en busca de otra pieza. Se fue internando en la selva ¿Cuáles  serían las próximas aventuras?

.....................................................
Tomado del libro:
La gran aventura de Martín

Autor: Ángel de Pedro
Editorial: Edimáter
Actividades:
  1. ¿Se esperaba Martín el comportamiento de aquellas fieras?
  2. ¿Qué hubieras hecho tú en una situación parecida?
  3. Imagina una aventura más vivida por Martín, escríbela y envíala, acompañada de una ilustración original, al Concurso de Poemas y Cuentos del Grupo Leo 2012:

Grupo Leo,

Apartado 3008

03080 Alicante

También puedes enviarlo por e-mail: grupoleoalicante@gmail.com

Escribe tu nombre y apellidos, curso, colegio, e-mail o número de teléfono de contacto.

No hay comentarios: