miércoles, 8 de julio de 2009

Lectura de: "Maxicuentos" de 3º Primaria CPC. SS. Corazones - Redován

Lectura de obras finalistas, no premiadas, en el XIV Concurso Literario Provincial Grupo Leo - Editorial Agua Clara 2009.
Índice de todos los cuentos y poemas finalistas.
Cuento: "Maxicuentos"
Autor: Varios autores
Curso: 3º Primaria C del CPC. SS. Corazones de Redován
© Los autores. Todos los derechos reservados
...........................................................

........................................................................

Cuento: La momia dormilona

Autor: Noelia Ballesta

Érase una vez una momia muy dormilona que se llamaba Rodriga. Se pasaba todo el día durmiendo. Un día, su madre, que se llamaba Rogelia la despertó y Rodriga le gritó tanto que su madre le castigó cien días sin dormir. Rodriga se puso muy triste.
Rodriga le dijo a su madre que se quería ir con sus amigos Bruja, Demonio y Calabera.
Su madre le dijo que sí, pero a condición de que no se quedara durmiendo en la casa de sus amigos.
Rodriga se fue a casa de Calabera y se quedó dormida en el sofá. Calabera llamó a la madre de Rodriga y la madre le castigó mil días sin ver la tele.
© Noelia Ballesta

........................................................................
Cuento: Las princesas mágicas
Autor: Daniela Cerdán
En país muy lejano había un castillo. Allí vivían tres princesas. Todas querían casarse pero no encontraban a nadie para casarse. Las tres princesas se llamaban Catalina, Delia y Dulce. Un día fueron del castillo al bosque, pasaron por un círculo y vieron una casa. Allí vivía un hechicero mágico. El hechicero les dio poderes mágicos y las tres princesas se pudieron casar.
© Daniela Cerdán
.............................................................
Cuento: Un accidente de monstruos
Autor: Andrew García
Érase una vez un niño que iba por la calle. De repente una momia, un vampiro, una calabera y un hombre lobo se lo querían comer. Vino el jefe de los monstruos que era un gigante cubierto de cola blanca con cuatro brazos. Se acercó tanto al bosque que sus cuatro brazos se pegaron a cuatro árboles. Los otros monstruos se acercaron al jefe y se quedaron pegados también. El niño huyó riéndose de ellos y la cola se endureció.
© Andrew García
............................................................
Cuento: El hombre sin piernas
Autor: José Marco
En una escuela abandonada había un hombre en su silla, pero el hombre no tenía piernas. Fueron cinco autores a hacer una película de miedo y el hombre salió y mató a un autor y los otros autores buscaban por toda la escuela encantada. Se oían pasos ensordecedores y de pronto salió el hombre con la cabeza del autor y los otros salieron corriendo, pero no había forma de salir.
El hombre decía ¡BUA! ¡GUA! y ¡PUA!. El hombre tocó el piano, era la nota de muerte, después salieron cuchillos y el autor murió. Ya solo quedaba un autor. El autor salió corriendo y le tendió una trampa. El hombre sin piernas cayó en la trampa, se quemó y murió. La escuela abandonada la derribaron y construyeron una sala recreativa. FIN.
© José Marco
............................................................
Cuento: El vampiro ciego
Autor: Thais Monera
Un día un vampiro me quería comer pero sin querer tiré las cortinas y se cayeron encima del vampiro y cuando se las quitó de encima le dio el sol. Se quedó ciego, entonces se daba con todo. Así que puse las cortinas pero aun así se daba con todo. Se enganchó con la momia y, los dos atontados, bailando el tango haciendo nudos desnudos.
© Thais Monera
.......................................................
Cuento: La zapatillas mágicas
Autor: Thais Monera
Una vez un niño que era pobre estaba jugando al escondite. De repente encontró unas zapatillas, se las puso y de repente sus familia y él se hicieron ricos, además eran preciosas las zapatillas. Enseguida se dio cuenta que eran mágicas. Así vivieron felices gracias a las zapatillas mágicas.
© Thais Monera
....................................................
Cuento: El vampiro
Autor: Adrián Ñiguez
Por la noche me iba a mi casa. Sentí que alguien me perseguía. Me di la vuelta y no había nada. Me tranquilicé, al rato otra vez lo sentí. y me di la vuelta, vi un vampiro y corrí, corrí y corrí y el vampiro se dio un golpe en un árbol, en un poste y en una bicicleta. Se cayó y se esfumó.
© Adrián Ñiñez

No hay comentarios: