miércoles, 28 de febrero de 2018

Los libros del mes de febrero: "Historias de animales. Vivencias reales"


El Autor:
Raúl Mérida Gordillo es presidente de la fundación que lleva su nombre. La Fundación Internacional para la Protección de los Animales Raúl Mérida, es una entidad sin ánimo de lucro, una ONG, cuyo fin principal es la protección de todos los animales. Desde hace muchos años se ha dedicado a la producción y dirección de documentales sobre el mundo animal y es colaborador y asesor sobre temas relacionados con animales en las principales emisoras de radio, revistas, prensa y TV. Colaborador habitual del Diario Información. Durante los últimos años, su labor ha sido reconocida oficialmente en numerosas ocasiones, habiendo participado directamente en algunas de las principales intervenciones policiales que se han realizado para ayudar a animales.

Ilustraciones:
De la Portada: José María Rueda. Ilustrador freelance desde el año 1989, trabaja desde entonces para editoriales, agencias de publicidad, prensa, productoras de animación, cine, vídeo y televisión.
De los relatos: para ilustrar los distintos relatos de este libro se convocó un Concurso de Dibujo a través del diario INFORMACIÓN de Alicante (Sección La Tiza) y diversos medios de comunicación en el que se invitaba a los niños a enviar dibujos sobre sus mascotas o en contra del abandono de los animales. Se seleccionaron aquellos 15 dibujos que mejor reflejaban la sensibilidad de los niños/as hacia el abandono y el maltrato animal.


UN METRO CUADRADO, MI HOGAR

            Un metro cuadrado, en eso consiste mi refugio, mi hogar. Cuando me separaron de mi madre y mis hermanos me trajeron aquí y desde entonces ésta es mi casa. Siempre, desde que recuerdo, he vivido en un balcón. A un lado y al otro está la pared, enfrente un edificio, y detrás, una puerta cerrada que cada día se abre y alguien me pone un poco de agua o algo de comer. Antes intentaba empujarla desesperado una y otra vez, quería entrar dentro, poder compartir mi frío y mi soledad, pero mis dueños, a fuerza de golpes y patadas, me enseñaron a no hacerlo y ahora tan sólo de pensarlo, me pongo a temblar.
            Algunos días, muy pocos, aparece una mujer mayor que se acerca en silencio, casi como si se ocultara. Yo la recibo con alegría, la olfateo intensamente y ella se agacha y desliza su mano temblorosa sobre mi cara; la huelo cuanto puedo y dejo caer sobre ella uno o dos lametazos. Luego se marcha…
            Mis días comienzan al amanecer, cuando el sol despunta sobre la casa de enfrente y me levanto de la esquina donde duermo cada noche. Entonces me estiro y comienzo a moverle el rabo a los rayos que calientan el suelo y recibo con alegría el olor de las macetas al amanecer; me enseñaron que solo podía olerlas y eso hago, me limito a aspirar su olor. Luego espero a que las calles se animen y se llenen de gente que va y viene. Los conozco a todos: al tendero de enfrente, que cada mañana me chista mientras hace un gesto de lamento con la cabeza, al cartero, a los niños que acuden temprano al colegio…Y espero, espero y sigo esperando…
            A eso del mediodía comienzo a ver pasar a otros perros en la distancia: no están solos, todos pasean al lado de personas, acompañados… ¡Me encanta verlos! Observo cómo se huelen y juegan entre ellos, pero lo que más me gusta es cuando les veo correr; correr sin rumbo, por el simple placer de correr, empujar el aire con sus cuerpos y se persiguen tropezando y revolcándose.
            Entonces les llamo ladrando: “¡Hola, estoy aquí, quiero ser vuestro amigo!”, y ellos siempre me contestan: “¡Baja, baja a jugar con nosotros!” Por unos instantes pienso en perderlo todo, en saltar, en tener una oportunidad o acabar de una vez por todas. Sin embargo, el miedo no me deja hacerlo y de nuevo les grito, ladrándoles nervioso y triste: “No, no puedo…”
            Siempre hay algún vecino que entonces se queja a gritos, diciendo que es una vergüenza, que va a llamar a la policía y que esto no puede continuar. Yo le miro y de veras deseo que lo haga, que me saquen de aquí para terminar con esto de una vez, pero nunca llaman y yo, como siempre, sigo esperando.
            Después comienza a atardecer. El sol achicharra mi piel e intento buscar refugio entre unos cartones desordenados. El agua del cuenco yace sobre el suelo derramada por mis torpes patas; ya solo me queda aguantar, esperar a que llegue la noche. Ha oscurecido en la ciudad, el cielo se ha cubierto de estrellas y hace frío, mucho frío. Tumbado, acurrucado en una esquina de mi balcón, sueño cómo podría ser el día de mañana; quizá sea un día distinto, distinto a hoy y ayer, tal vez mañana salga de aquí o puede que consiga pisar la calle y hasta llegue a olvidar que durante muchos, demasiados años, un metro cuadrado fue todo mi hogar…
            En la calle de enfrente, en la de atrás o en la de al lado, sin ir más lejos, si miran hacia arriba cuando pasean, verán que son muchos los animales que viven permanentemente en los balcones. La ley lo prohíbe y contempla sanciones para estos casos, pero la mayoría jamás llegan a denunciarse.

Tomado del libro: Historias de animales. Vivencias reales
(La web de la editorial parece cerrada, podéis buscarlo en cualquier web de venta de libros)
Portada: José Mª Rueda
Editorial: Ateles

ACTIVIDADES
     1.    Haz una lista de las mascotas que tienen tus compañeros de clase, cómo se llaman, si son compradas o adoptadas, y dónde duermen.
    2.    Encuentra sinónimos y antónimos de las siguientes palabras: abandono, caricia, miedo, maltrato, soledad, hambre, frío y clasifícalas como maltrato o buen trato.
     3.    Reúnete con tus compañeros/as, habla y encuentra acciones que puede hacer cada uno contra el maltrato de personas o animales.
    4.    Escribe un cuento o poema cuyo protagonista sea un animal y envíalo por correo postal acompañado de un dibujo, con tus datos personales teléfono y mail, curso y colegio a:

Concurso literario Grupo Leo
Apartado 3008
03080 Alicante


1 comentario:

DIEGO dijo...


Una preciosa presentación alrededor del Libro :Historias de animales, de Raúl Mérida,Presidente del Arca de Noé y entregado a la protección del mundo animal.
Mi agradecimiento por haberse prestado a realizar encuentros en los Centros de los componentes de nuestro Seminario.
Gracias ,como no,a Paco Coordinador del blog y a la reseña de Carmen Sánchez. n
Queremos con esta publicación intentar trasladar al proceso educativo el conocimiento del mundo animal, su protección y defensa. Creo que dentro del sistema ecativo además de la lectura podríamos ndesarrollar en los niños y mayores la enseñanza que nos aportan los animales a nosotros los humanos que cremos ser los seres dueños del universo. ¡Cuántas cosas tendríamos que copiar de ellos en aras de una estabilidad de éste nuestro planeta en el como humanos maltratamos y despreciamos a los humanos, a los animales y estamos destruyendo este hermoso planeta TIERRA.
Por ese camino vamos con con el apoyo de Raúl y el profesorado implicado,crremosque a través de la lectura y encuentros promovemos el conocimiento de los mismos y aprendemos de ellos . Y por supuesto, nunca el maltrato de ningún ser vivo .
Es un tema que, ya lo hemos comprobado, les encanta a los niños y jóvenes.Al fin al cabo somos seres del mismo mundo.
Diego Gila.Coordinador Grupo Leo