miércoles, 29 de noviembre de 2017

Los libros del mes de noviembre: "La isla del tesoro"



Reseña:
La isla del tesoro es una de las más importantes novelas de aventuras de la literatura universal. La fascinación por los mapas llevó a Robert Louis Stevenson, una mañana de verano de 1881, a escribir unas palabras premonitorias en uno de ellos: ISLA DEL TESORO.
El protagonista de este magnífico libro es un niño, Jim Hawkins. Su emocionante aventura comienza el día en que un viejo marinero con la cara marcada por un sablazo llega a la posada de su padre. El cofre que transporta el desconocido contiene un extraño mapa, que Jim descubrirá por casualidad. A partir de este momento, nuestro joven protagonista emprenderá un arriesgado viaje en busca del tesoro del temido capitán Flint. En esta edición, destacan la cuidada adaptación del magnífico texto original, respetando su estructura, la fidelidad al espíritu crítico de la novela y las espléndidas ilustraciones con las que viajaremos hacia una gran aventura.
Comienza así la gran aventura que vivirán el joven Jim Hawkins, el capitán Smollett, el doctor Livesey y un “peculiar” cocinero, Jonh Silver. Todos ellos viajarán a bordo de la Española en busca del tesoro del capitán Flint.


El autor:
Robert L. Stevenson (Edimburgo, 1850 - Vailima Upolu, Samoa Occidental, 1894) Escritor escocés. En la tumba de Stevenson, en una lejana isla de los mares del Sur a la que se retiró por motivos de salud, figura grabado el apodo que le dieron los samoanos: Tusitala, que en español significaría «el contador de historias». En efecto, la literatura de Stevenson es uno de los más claros ejemplos de la novela-narración, el «romance» por excelencia.


Adaptada por:
Emilio Fontanilla Debesa es catedrático de Lengua española y Literatura. Actualmente ejerce la docencia en el IES Isbilya de Sevilla. Ha sido presidente de la Asociación Andaluza de Profesores de Español Elio Antonio de Nebrija. Su interés por la lengua y la literatura españolas, así como por su enseñanza, se ha plasmado en diversas publicaciones, en la colaboración en proyectos editoriales destinados a la enseñanza secundaria y en la impartición de cursos de formación del profesorado. Actualmente coordina la colección Clásicos a Medida de Anaya.

La ilustradora:
Montserrat Batet Creixell es Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona. Posteriormente cursa el Ciclo Formativo de Grado Superior de Ilustración en la Escola Massana de Barcelona, y en el año 2005 asiste al Taller de Ilustración Avanzada en la misma escuela.
En 2006 inicia su actividad como ilustradora. Se dedica fundamentalmente a ilustrar libros infantiles, aunque también ha trabajado en prensa realizando portadas e ilustraciones interiores para diversas revistas (CLIJ, Estudios de Juventud, etc.)

Ha expuesto sus trabajos en varias exposiciones colectivas. En el año 2006 recibió el Premio Lazarillo de Ilustración por la serie de ilustraciones de la obra titulada Pururavas.


LOS PAPELES DEL CAPITÁN

El doctor Livesey no estaba en casa pues, según nos dijo la doncella, se había ido a cenar y pasar la velada a la mansión del hacendado Trelawney, en cuya biblioteca estaban sentados, con las pipas en las manos, a ambos lados de la chimenea. Nunca antes había visto el hacendado tan cerca. Era un hombre alto y bien proporcionado, de aspecto campechano y dispuesto, rostro curtido y enrojecido por sus largos viajes.
-Pase, señor Dance –dijo con cierta solemnidad.
-Buenas noches, Dance –dijo el doctor saludando con una inclinación de cabeza-. Buenas noches, amigo Jim. ¿Qué os trae por aquí?
Cuando el supervisor terminó su informe, dijo al hacendado:
-Señor Dance, es usted un hombre noble. Y el joven Hawkins veo que es una verdadera joya.
-Y bien, Jim –dijo el doctor- , tú tienes eso que buscaban, ¿no es verdad?
-Aquí está, señor –dije yo entregándole el paquete de hule.
El doctor lo miró por todos los lados, pero en vez de abrirlo lo guardó en el bolsillo de su casaca.
-Y bien, señor Trelawney, supongo que habéis oído hablar de ese tal Flint.
-¿Qué si he oído hablar de él? –gritó el hacendado-.Era el bucanero más sanguinario que haya cruzado jamás los mares. Barbanegra era un niño en comparación.
-Bueno, yo mismo he oído hablar de él en Inglaterra- dijo el doctor-. Pero la cuestión es si tenía dinero.
-¿Dinero? -gritó el hacendado- ¿No habéis oído el informe? ¿Qué iban a buscar esos villanos sino dinero?
-Lo que quiero saber es esto: suponiendo que tenga aquí en el bolsillo una pista sobre el lugar en el que Flint enterró su tesoro, ¿Cuánto valdría ese tesoro?
-Tanto –gritó el hacendado- que, si tenemos esa pista que decís, estoy dispuesto a fletar un barco en los muelles de Bristol y conseguir ese tesoro aunque me cueste buscarlo un año.
-Muy bien. Ahora, pues, si Jim está de acuerdo, abramos el paquete –dijo el doctor poniéndolo sobre la mesa.
Contenía dos cosas: un libro y un papel lacrado. En unas diez o doce páginas del libro aparecía una curiosa serie de anotaciones. En un extremo de la línea había una fecha y al otro una cantidad de dinero, como en los libros corrientes de contabilidad: pero entre ellos solo se veía un número variable de cruces, en vez de palabras explicativas del concepto. Los registros abarcaban casi veinte años y las cantidades iban aumentando conforme pasaba el tiempo, y al final habían sacado e total, y habían añadido estas palabras: “Bones, su botín”.
-Esto no tiene ni pies ni cabeza –dijo el doctor Livesey. 
-Pues está tan claro como la luz del día –exclamó el hacendado-. Las cruces representan los nombres de barcos hundidos o de ciudades saqueadas. Las cantidades son la parte que le tocaba. Y ahora, veamos la otra cosa.
El papel había sido lacrado en varios sitios con un dedal, en vez de con un sello; el mismo dedal, quizás, que yo había encontrado en el bolsillo de capitán. El doctor abrió los sellos con gran cuidado y apareció el mapa de una isla, con indicación de su latitud y longitud, profundidades, nombres de colinas, bahías y ensenadas y todo lo necesario para que un barco fondeara con seguridad en sus costas. Medía unas nueve millas de largo por cinco de ancho y tenía dos buenos puertos naturales y una colina en la parte central señalada con el nombre de “El Catalejo”. Había varias anotaciones añadidas al mapa original, especialmente, tres cruces rojas, dos al norte de la isla y una en el sudoeste, y junto a esta última, estas palabras: “Aquí, la mayor parte del tesoro”.
Al dorso, la misma mano había escrito esta información complementaria:
Árbol alto, falda del Catalejo, una cuarta al N. del N.N.E.
Isla del Esqueleto E.S.E. y una cuarta al E.
Diez pies.
El lingote de plata está en el escondite norte; lo encontrará siguiendo el montículo del este, diez brazas al sur del peñasco negro que tiene la cara.
Las armas son fáciles de encontrar, en la duna, N., una cuarta al norte de la ensenada del cabo, rumbo E. y una cuarta N.
Esto era todo, pero, aunque incomprensible para mí, lleno de alegría al hacendado y al doctor Livesey.
-Livesey –dijo el hacendado-, mañana salgo para Bristol. En dos o en diez días tendremos el mejor barco y la mejor tripulación de Inglaterra. Hawkins, serás un magnífico grumete, y el doctor Livesey nuestro médico de a bordo; yo, el almirante. Nos llevaremos a Redruth, a Joyce y a Hunter. 
-Trelawney –dijo el doctor-, estoy dispuesto a ir y lo mismo hará Jim, lo que será una garantía para nuestra empresa. Solo temo a una persona.
-¿A quién? –exclamó el hacendado-. ¿Cómo se llama ese perro?
-A usted –replicó el doctor-, porque no sabe tener la boca cerrada. No somos los únicos que tenemos conocimiento de este papel. Ninguno de nosotros debe quedarse solo hasta que nos embarquemos.
-Livesey –contestó el hacendado-, siempre tiene usted razón. Estaré callado como una tumba.


Tomado de: La isla del tesoro
Adaptación de: Emilio Fontanilla Debesa
Ilustraciones de: Montserrat Batet Creixell

ACTIVIDADES:
1.- ¿Por qué dice el hacendado que Jim Hawkins es una «verdadera joya»? ¿Qué figura retórica emplea al utilizar esa expresión?
2.- ¿Cuál es el defecto según el doctor Livesey del hacendado?
3.- ¿Conseguirá el Hacendado salir en busca del tesoro? ¿Cómo crees que continuará la historia? Manda tus ideas al Grupo Leo acompañado de un dibujo del mapa del tesoro descrito en este capítulo, con vuestro nombre, apellidos, curso, colegio, nº de teléfono y mail de los padres, a:

1 comentario:

Grupo Leo dijo...

Una preciosa página de un clásico de las historia juveniles.