jueves, 24 de octubre de 2013

Los libros del mes de octubre 2013 del Grupo Leo en La Tiza: "Chelo Holmes, detective privado"

Los libros del mes del Grupo Leo
en La Tiza

Artículo visto en:
Suplemento de Educación Infantil "La Tiza" 23-10-2013
Diario Información de Alicante con el Patrocinio de la Fundación CajaMurcia y COES
Chelo Holmes, detective privado
El autor: Daniel Hernández Chambers:
Daniel Hernández Chambers comenzó a publicar en 2006, tras resultar finalista del Premio Gran Angular con su primera novela, La ciudad gris. Desde entonces ha repetido posición en diversos certámenes y en 2012 obtuvo el Premio Everest Juvenil con Un fragmento de noche en un frasco. Siempre ha pensado que las personas están hechas de historias y que no hay nada mejor que contar esas historias. Chelo Homes, detective privado es su novena obra publicada.

El ilustrador: Manuel Ortega (Bilbao, - ):
Manuel Ortega nació en Bilbao y actualmente reside en Barcelona. Cursó estudios de Bellas Artes en las universidades de Salamanca y Kassel (Alemania). Ilustrador infantil, guionista y dibujante de cómics desde 1997, sus trabajos individuales o en colaboración han resultado premiados en diversas ocasiones, como el Primer Premio del Ministerio de Educación al libro mejor editado dentro de la modalidad de libros de enseñanza hasta C.O.U. en 2002 o Premio Rei en Jaume categoría de cómic, del Ayto. de Calvià, en 2008. Otros libros que ha ilustrado para EDEBÉ son Caballero o caballera, lo sabrás a la primera, de Enric Lluch, Llegó del mar, de Carlos Puerto, Un carromato verde botella, de Pedro mañas, Donde nunca es invierno, de Claudia Larraguibel y Los ojos de la nereida, de Pepa Guardiola.

Argumento:
Querido lector: Siento que es mi obligación avisarte antes de que sea tarde. Si solo estás ojeando este libro, ciérralo ya. Si, por el contrario, pretendes leerlo hasta el fin permíteme un consejo: ¡no lo hagas! No pases de esta primera página. Ciérralo, devuélvelo al estante del que lo has cogido. Si no me haces caso y pasas de esta página, descubrirás un mundo que pocos conocen… Acepta mi consejo, no continúes.

La Tiza de la Lectura. Leo, leo, que me animo a leer.
Un cuento:
Huan Shon
Cuando se había alejado lo suficiente de las aguas estancadas y malolientes del puerto , Huan Shon se sentó a recuperar el aliento. Aunque todavía era joven , no solía practicar mucho deporte y correr no era lo suyo, en especial después de todo un mes de inmovilidad, escondido en la bodega del barco. Sus músculos estaban debilitados. A él lo que de verdad le gustaba era utilizar la cabeza; mientras otros presumían de musculatura, él lo hacía de cerebro. Algo presuntuosamente, se consideraba a sí mismo casi un genio , a pesar de que también tenía que reconocerse bastante torpe y olvidadizo. Al fin y al cabo, se decía para animarse, los grandes genios suelen ser torpes y olvidadizos. Del mismísimo Albert Einstein  se contaba que, aunque era capaz de memorizar fórmulas matemáticas complicadísimas, nunca jamás recordaba en qué día de la semana vivía o cuándo era el cumpleaños de su esposa. Él, Huan Shon, era así, exactamente así, un nuevo Albert Henstein en versión de ratón chino. Porque sí, no se ha dicho antes, pero Huan Shon era un ratón. Tal vez por eso se le había dado tan bien  pasar desapercibido a bordo del barco.
Miró a uno y otro lado: de no ser por las luces que se veían en la lejanía, hubiera creído que aquella ciudad a la que habían acabado de llegar estaba abandonada. El barrio en el que estaba ahora parecía desierto. Todo estaba oscuro, pero eso no le daba ningún miedo. Estaba acostumbrado a la oscuridad.
De pronto vio algo cayendo del cielo. Le pareció a primera vista una extraña mancha blanca, que casi brillaba en medio de la noche, pero al fijar sus ojos en ella distinguió con claridad que se trataba de una paloma. Huan Shon sonrió al ver cómo el ave empleaba su propio pico para rascarse debajo de una de sus alas. Se había posado a pocos metros de donde él se encontraba, pero no parecía haberse percatado de su presencia. El ratón iba a llamarla para tratar de entablar conversación y, si había suerte, granjearse su primer amigo en aquel lugar, cuando notó con espanto que alguien le sujetaba por detrás y le tapaba la boca…
Intentó gritar, pero no pudo hacerlo. Quienquiera que fuera quien le atacaba tiró de él hacia un callejón y una vez allí le dijo en susurros:
_¡Schsssss, no se te  ocurra hacer  el menor ruido! ¡ La vas a espantar!
Huan Shon sintió que la garra que tapaba su boca aflojaba la presión y balbuceó:
_¿Quién eres?_nada más realizar la pregunta, pudo ver que quien le agarraba era un gato enfundado en una gabardina de color beige y soltó un chillido que el felino ahogó volviendo a poner la mano sobre su boca.
_¡ Tranquilo, no como ratones! Me sientan mal.
Huan Shon dudó que aquello fuera cierto. Conocía de sobras la costumbre de los gatos de jugar cruelmente con sus presas antes de comérselas.
_¿No me vas a comer?
_No.
_Entonces, ¿qué quieres de mí?
_Que no hagas ruido y la espantes.
_¿Espantar? ¿A quién?
_¿A quién va se, hombre? A la paloma, vengo siguiéndola desde hace rato para que ahora me la espantes.
_¿Vas a comértela ?
_Pero ¿qué manía tienes tú con la comida? No pienso comérmela, solo quiero ver lo que lleva. Mira, ¿ves eso que tiene atado en su pata izquierda?_dijo el felino, señalando a la paloma_.Es un mensaje secreto.
El pobre Huan Shon, temblando como una hoja seca a punto de caer del árbol, no comprendía nada. El felino lo zarandeó:
_A todo esto,¿de dónde sales tú? ¿Qué haces por aquí?
_No soy nadie, señor gato, yo no soy nadie. No se preocupe usted por mí, no haré el más mínimo ruido para espantar a su preciosa presa. Si hace usted el favor de soltarme, continuaré mi camino y no le molestaré más, señor gato.
_¿Señooor?_el felino dejó escapar en voz baja una carcajada_ . Querrás decir “señora”.
_¿Señora?
_Chelo Holmes, detective privado_dijo la gata, con pomposidad y orgullo.
_Ah, perdón, señora gata. Pues como le iba diciendo, no se preocupe usted por mí, no haré el más mínimo ruido  para espantar a su hermosa presa. Si hiciera usted el favor de soltarme, continuaré mi camino y no le molestaré más, señora gata.
_Lo siento, pero no, pequeño. Ahora que estás aquí, me vas a venir de perlas.
_¿Para qué?_ Huan Shon todavía temía que Chelo cambiase de opinión y decidiese saciar su apetito a su costa.
_verás, los gatos somos muy ágiles y rápidos, pero si esa paloma consigue alzar el vuelo antes de que la atrape estoy perdida. Tengo un plan, y tú, ratoncillo, vas a ayudarme.
 .....................................................................
Fragmento del libro: Chelo Holmes, detective privado
Ilustraciones: Manuel Ortega
Editorial: Edebé
Colección: Tucán Naranja + 8 años
ISBN: 978-84-683-0889-0
Actividades:
  1. ¿Quién era Huan Shon ? ¿ Por qué se distinguía?
  2. ¿ Qué intenciones tiene Chelo con Huan Shon ? ¿ Piensa comérselo?
  3. Imagínate el contenido del mensaje de la paloma. Escríbelo en un pequeño papel y enróllalo a un lápiz.
  4. Escribe una historia cuyos personajes sean un ratón y una gata  y envíalo acompañado de un dibujo original al Grupo Leo. Escribid vuestro nombre, apellidos, curso, colegio y nº de teléfono o e-mail:
Grupo Leo
Apartado 3008
03080 Alicante
o por e-mail a: grupoleoalicante@gmail.com
...................................................................
grupoleo@terra.com

No hay comentarios: