sábado, 28 de marzo de 2015

Los libros del mes de marzo "Miguel Hernández en 48 estampas"




 Reseña:

Hoy, 28 de marzo, se cumplen 73 años de la muerte de Miguel Hernández. Como todos los años queremos rendir homenaje al poeta de Orihuela y que su memoria  a través de sus versos se mantenga viva y palpitante.

En esta ocasión nos hemos ido al maravilloso libro álbum del escritor y poeta Pedro Villar y del ilustrador Pedro Villarejo “Miguel Hernández en 48 estampas”, magníficamente editado por la editorial Amigos de Papel.
A la manera de la literatura de cordel de los romances de ciego Pedro Villar, en 48 estampas y en cuartetas va desgranando toda la vida y obra del poeta y con la fina y honda sensibilidad del ilustrador Pedro Villarejo.
Pedro Villar nos acerca la figura del poeta de Orihuela y nos sumerge en un espacio de ternura y sentimiento, y sobre todo, de emociones. No olvidemos que Pedro es ante todo poeta y esta bendita circunstancia consigue esa maravillosa conexión entre lo que escribe y nosotros sentimos al leerlo.
Conmovedor este libro álbum y sobre todo por los efectos que consigue en los niños que lo leen. Nos vienen a la memoria el encuentro de días pasados de Pedro Villar con los niños de Nazaret y cómo han vibrado en sus voces, en sus cantares y en sus sentimientos las páginas de este entrañable libro.
Pedro Villar contribuye como nadie a la difusión pública de la obra y vida de Miguel Hernández a través de sus visitas y encuentros en colegios e institutos y reivindica su poesía humana y profunda por encima de cualquier posicionamiento político. Ya lo dijo en otra ocasión el poeta vasco Gabriel Celaya

“Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,
para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.”

Poesía necesaria para educar a los niños, para alimentar su sensibilidad, para dar continuidad de una manera natural al legado de un poeta del pueblo y que sintió como nadie a los niños y que se aproximó a su mundo con emoción y sencillez.
Poesía necesaria para el cambio, para el compromiso con los más necesitados, poesía para vivir y soñar, para cantar, contar y jugar, y sobre todo, poesía para crecer y ser felices.
Todos estos ingredientes tiene la poesía de Miguel Hernández reflejada con maestría en este maravilloso libro de Pedro Villar.
Poesía para leer y sentir cada día y no solo cuando toque la campaña de turno.

El autor:

PEDRO VILLAR SÁNCHEZ (Almansa, 1960). Diplomado en Magisterio y especialista en Educación Especial, desde 1982 ha trabajado en varios centros escolares, combinando la actividad docente con el desarrollo de experiencias didácticas sobre literatura y teatro. Comenzó a escribir en la revista Aljibe, de la que fue director. Colabora en revistas y jornadas dedicadas al libro y la lectura. Publicó diversas obras de poesía para adultos, poesía infantil y álbum ilustrado, como “Los animales de la lluvia”, ilustrado por Miguel Ángel Díez y galardonado por la Generalitat Valenciana con el Premio al Libro Mejor Ilustrado 2008


 RECORDANDO A MIGUEL HERNÁNDEZ

El 28 de Marzo de 1942, aquí en la cárcel de Alicante, moría Miguel Hernández. Hace ya, 73 años.
Como recuerdo de su vida, de su obra, de su muerte os proponemos como lectura unas estrofas que las reflejan.

En mil novecientos diez
en la ciudad de Orihuela
nacía Miguel Hernández,
un futuro, una promesa.

 Era de humilde familia
su padre no fue a la escuela,
el comercio del ganado
era su única riqueza.

Abandona los estudios,
tuvo que dejar las aulas
para ayudar a su padre
a pasturar con las cabras.

Es muchacho observador,
abierto y muy receptivo,
lee y escribe a escondidas
con esfuerzo y sacrificio.


Escribe emotivos versos,
cantos del hombre a la tierra
o de tema pastoril
inspirados en la huerta.

En el año treinta y seis
en El rayo que no cesa
sonetos hablan de amor
a Josefina Manresa.

Tuvo que tomar partido
y se alista voluntario
con las gentes más humildes
junto a los republicanos.


Nacía Manuel Miguel
finalizando la guerra,
su pequeña flor de almendro
que alivia todas sus penas.

Lleva la imagen del niño
que aletea en el recuerdo,
el tiempo pasa despacio
y así se va consumiendo



Lo llevaron a prisión,
siente el dolor, la impotencia,
la nostalgia, el sufrimiento,´
la soledad de la celda.


Con treinta y un años muere
de una cruel enfermedad,
con los ojos muy abiertos
y el alma de par en par.

Tus ojos llevan el agua,
la voz de los oprimidos,
eres poeta del pueblo,
fruto del árbol nacido.

Ruiseñores y naranjos,
llevadle la luz más pura
al poeta universal
de la huerta del Segura.



Ilustrador: Pedro Villarejo
Editorial: Amigos de papel


ACTIVIDADES:

  1. Busca en algún libro el poema “Las nanas de la cebolla”. Cópialo, apréndelo de memoria y recitarlo en clase.
  2. Elige la estrofa que más te guste y haz un dibujo para ilustrarla.
  3. Escribe un poema a Miguel Hernández. Envíalo por correo postal, acompañado de un dibujo, con nombre y apellidos, curso, colegio, nº de teléfono y dirección de e-mail a:
Concurso Literario Grupo Leo
Apartado de Correos 3008
(03080 Alicante)

No hay comentarios: