domingo, 17 de febrero de 2013

Los libros del mes de febrero 2013 del Grupo Leo en La Tiza: "Media luna"

Los libros del mes de enero 2013 del Grupo Leo
en La Tiza

Artículo visto en:
Suplemento de Educación Infantil "La Tiza" 13-02-2013
Diario Información de Alicante con el Patrocinio de la Fundación CajaMurcia y COES

Media luna

La Autora: Mª Ángeles Gómez Sar (Alicante, 1977 -):
Socióloga especializada en marketing y publicidad. Máster Executive en Comunicación, Diseño y Nuevas Tecnologías, Experta en protocolo y Especialista en Marketing digital. Se considera una mujer viajera, apasionada y amante de la escritura desde niña. Tiene devoción por la ciudad que le vio nacer y por el mar que baña sus costas y, por ello, su primera novela de aventuras transcurre en los lugares más representativos de la “millor terra del món”.

Reseña:
En 1997 una joven alicantina encuentra un extraño pergamino en el trastero de un viejo caserón. Durante trece lunaciones, un año, Sara tratará de averiguar junto a su hermano, su amigo especial y una inteligente y audaz profesora hacia dónde les guían esos códigos y símbolos misteriosos. Recorre junto a ellos los lugares más emblemáticos de la ciudad de Alicante y descubre un enigma con ocho siglos de antigüedad.

La Tiza de la Lectura. Leo, leo, que me animo a leer.
Un cuento:
El pergamino

Comenzó a explicar que cuando era joven, unos diecisiete años aproximadamente, encontró, en el mismo trastero, ese escrito bajo un peldaño de la escalera de caracol.
Al levantar la losa encontró ese papel igual de arrugado y amarillento. Intentó averiguar qué era y qué podía decir. Con el paso de los años aumentó su interés por aquel trozo de papel y comenzó a buscar información en enciclopedias, diccionarios, etc., pasaba horas en bibliotecas pero nada de lo que buscaba tenía respuesta.
– Con internet hubiera sido distinto –comentaba a una Sara que le estaba atendiendo con sus cinco sentidos.
Se hizo un experto en materia de jeroglíficos antiguos  llevó el papel a analizar.
– Los analistas, cuando lo vieron, se quedaron perplejos -le explicaba.
Carlos le comentó que dataron el pergamino entre los siglos XII-XIII. De la escritura y los códigos solo pudo descifrar palabras en castellano antiguo y en árabe, pero inconexas, sin sentido, códigos matemáticos de hace cientos de años… Los investigadores le solicitaron quedarse el escrito para seguir estudiándolo, pero Carlos no quería desprenderse de aquel tesoro que había encontrado de forma fortuita.
Con el tiempo su vida cambió, se casó y aquel pedazo de papel quedó en el olvido. Recordaba haberlo dejado en el interior de algún libro.
Sara le preguntó si le importaba que ella retomara aquel asunto, y él aceptó con la condición de que le tuviese informado por simple curiosidad. Al fin y al cabo, él había sido poseedor durante años de aquel misterioso escrito. Se despidieron afablemente y quedaron en no perder el contacto.
Sara estaba de nuevo en el mismo mundo de partida, pero con una información excepcional y motivadora. Aquel escrito databa de muchos siglos atrás.
"¿Y ahora qué voy a hacer?", se preguntaba.
Pasaron varias semanas en las cuales los estudios le impidieron avanzar en el tema. Además, su madre había empezado una pequeña reforma, nada ambiciosa, que consistía en tirar unos tabiques y transformar unas estancias, por lo tanto, la casa parecía más caótica de lo normal.
Seguían utilizando los muebles de Dña. Juana, por unas flores aquí, unos cuadros allá, la casa iba tomando un color distinto. Ellos también habían dejado su casa amueblada porque, de esta forma, había podido sacar algo más de dinero a los compradores.
Una mañana, Raúl le volvió a preguntar por el «tema» a su hermana. Sara le había resumido su visita al asilo y su llamada telefónica a Carlos. Sara le comentó que había pensado una nueva vía para tratar de averiguar algo más: su profesora Dña. María Luisa, que impartía Antropología en la universidad y trabajaba en el Museo Arqueológico. Además, sabía, por comentarios de otros alumnos, que había estudiado varios idiomas y había viajado por medio mundo.
Esta vez la idea gustó a Raúl, pero Sara no sabía cómo y cuándo podría hablar del tema con su profesora.
– Estoy convencido de que te escuchará. El escrito sabemos que data del s. XII-XIII. Eso ya es motivo de atención -afirmó tajantemente.
Los días pasaban y las fechas de los exámenes finales estaban a la vuelta de la esquina. El examen de Antropología de la profesora Dña María Luisa era uno de los primeros. Se presentó al examen muy segura de sí misma y de sus conocimientos sobre la materia y, en un examen de tres horas, obtuvo la segunda calificación más alta de toda su clase. Aprovechó la ocasión y se informó en el tablón de anuncios de las horas de tutoría de María Luisa.
"El próximo jueves iré a verla con el pergamino", pensó.
Doña María Luisa era una mujer de unos cuarenta y cinco años, rubia, con gafas y pelo rizado. Tenía siempre una actitud seria pero correcta con sus alumnos. Cuando Sara entró por la puerta le sonrió abiertamente.
– Enhorabuena, un examen muy completo -le dijo.
Sara de inmediato comenzó a revisar las preguntas en las que había fallado o no había completo en su totalidad. Cuando finalizaron, Sara sacó de su bolsillo el pergamino, que la profesora analizó con detalle.
Al igual que le había pasado en su conversación con Carlos, la profesora no tomó el tema a la ligera. Se interesó de inmediato y demandó más información. Sara le relató lo poco que sabía y el interés de Dña. María Luisa fue en aumento.
– ¿S. XII-XIII? -exclamó atónita la docente.
La joven, comprendiendo que la profesora podía llamarle la atención al quedarse en su poder con aquel pergamino, se adelantó y le explicó que tras el hallazgo pensó en entregarlo a la Biblioteca Nacional, a los investigadores e historiadores para su estudio, e incluso mencionó a la Policía. Pero que luego pensó en ella y en que ambas podrían trabajar inicialmente en el asunto, y luego tomar una decisión.
– Gracias, Sara, por pensar en mí. Creo que lo estudiaremos y conforme a los resultados, actuaremos -sentenció la docente. No estamos delinquiendo, ya que aún no sabemos exactamente qué tenemos entre mano o si es una falsificación bien trabajada.
Le preguntó si podía copiar aquellos símbolos y letras, pero Sara no quería que nadie más tuviera esa información, su información. Negó de manera sutil y quedaron en volver a verse el lunes por la tarde es un bar del Puerto de Alicante.
La profesora frunció el ceño pero aceptó, y la joven se marchó a casa con la sensación de que todo empezaba a encarrilarse. El sendero empezaba a dibujarse frente a sí…
............................................................................

Fragmento del libro: Media luna
Editorial: ECU
Colección: Narrativa +14
ISBN: 9788415591993
Actividades:
  1. Sara es una joven alicantina estudiante de Sociología que encuentra un pergamino en el trastero de su nuevo hogar. A lo largo de trece lunaciones, un año, su vida cambiará. ¿Qué harías tú si encontrarás un documento así?
  2. La profesora Dña María Luisa ha accedido a ayudar a Sara para descifrar el contenido de su pergamino. ¿ Cómo buscarías tú datos de hechos que ocurrieron en los siglos XII y XIII en Alicante para poder descifrar ese mensaje cifrado?
  3. Escribe una historia basada en un pergamino del que tienes que descifrar su mensaje para encontrar un tesoro. Envíalo, acompañado de un dibujo original, al Concurso Literario Grupo Leo 2013:
Grupo Leo
Apartado 3008
03080 Alicante
O por Email a:
  • grupoleoalicante@gmail.com
Importante: No olvides escribir tu nombre, curso, centro educativo y teléfono o e-mail de contacto.
...................................................................
grupoleo@terra.es

3 comentarios:

Grupo Leo dijo...

Excelente trabajo que complementa al aparecido en la Tiza del Diario Información. Enhorabuena al coordinador del blog. La autora y la editorial estarán satisfecchos.Diego

MªÁngeles Gómez dijo...

La autora está encantada. Ahora solo resta que los centros educativos trabajen el cuento y participen en el concurso literario.
Un abrazo fuerte,
MªÁngeles Gómez

Rosana Del Pozo Gabarron dijo...

Yo lo leí hace poco y me sorprendió mucho, porque descubrí un Alicante diferente, además del misterio de la propia novela que está muy bien urdido. Recomiendo tanto la lectura, como el concurso literario que habéis organizado con motivo del libro. Enhorabuena a vosotros y a la autora.