sábado, 28 de enero de 2012

Leo Leo que me animo a leer: ¿Quién sabe liberar a un dragón?

Artículo visto en:
Suplemento de Educación Infantil "La Tiza" 25-01-2012
Diario Información de Alicante




¿Quién sabe liberar un dragón?


La nostalgia es el deseo de que las cosas vuelvan a ser como siempre fueron. Y todas las noches, el dragón deseaba que las páginas de aquel cuento volvieran a llenarse de personajes, de letras, de dibujos hermosos, y contaran juntos una historia. Como antes. Pero sabía que eso era imposible. Porque el tiempo…¡nunca vuelve atrás! Y entonces, esa nostalgia se le enredaba en su enorme corazón de dragón, como una hiedra venenosa, ahogándolo de pena.
Y el dragón, resoplando soledad en la entrada de su cueva, recordaba…Recordaba su propia historia de dragón terrible.
Era la suya una historia típica de dragones: con su Caballero Valiente, con los campesinos miedosos y brutos, con un niño amante de los dragones… ¡y hasta con un hada! Era… ¡era su historia!
Y por eso a él le parecía hermosa, aunque fuera una historia corriente de dragones.
…Él era un dragón joven entonces, recordó…Un dragón algo travieso, pero no malo. Intentaba hacer las cosas bien, pero a veces le salían mal… ¡aunque siempre sin querer! Le gustaba la gente, pero se sentía muy solo allá en las altas montañas, donde estaba su cueva. Y por eso volaba cada día sobre el pueblo para ver qué hacían los campesinos. Él quería tener amigos para poder salir a jugar con ellos por el bosque.
¡Pero los campesinos le temían! Su cuerpo de dragón terrible les aterraba.
“Tengo que hacer algo bueno por la gente del pueblo –pensó el dragón-, algo que les demuestre que quiero ser su amigo”.
Así comenzaba el cuento, recordó.
Y después de que pensara esto, el dragón se pasaba a la página siguiente. Y la historia continuaba…
…Un día el dragón vio a los pastores de ovejas cuidando de sus rebaños en la montaña. Hacía tanto frío que el aliento se les volvía de humo al salir de su boca. Tiritaban. El dragón se compadeció de ellos y pensó: “Haré un buen fuego para que se calienten”.
Y pasó en vuelo rasante sobre los pastores. De su boca salió una poderosa llamarada y se encendió la hoguera.
El dragón pensó:  “Ya tienen donde calentarse”.
Pero los pastores dijeron:
- ¡El dragón nos ataca con bocanadas de fuego! ¡Sálvese quien pueda!
Y echaron a corre colina abajo, olvidando las ovejas del monte.
“¿Por qué habrán salido corriendo?”, se dijo el dragón.
En ese momento, al dragón le entraron unas ganas enormes de estornudar. ¡Y estornudo!
Y al estornudar, se desprendió de su garganta todo el hollín acumulado por echar tantos fuegos. ¡Una gran nube de polvo negro envolvió a las ovejas más cercanas.! Cuando la nube desapareció, las ovejas blancas… ¡habían dejado de serlo!
El dragón, al ver aquello, no le dio importancia.
-¡Vaya, los pastores se alegrarán de tener medio rebaño blanco y otro medio negro! En la variedad está el gusto.
Y tranquilamente regresó a su cueva.
Cuando los pastores regresaron por el rebaño (varias páginas después) dijeron:
-¡El dragón ha chamuscado nuestras ovejas!
Ese incidente le dio mala fama.
Y a partir de ese día le echaban la culpa de todo cuanto sucedía, aunque el dragón nada tuviera que ver en ello.
Si un rayo caía sobre las cosechas y se incendiaba el maíz, los del pueblo decían:
-¡Ha sido el dragón!
Si soplaba un viento salvaje por la noche y el granero se derrumbaba, los del pueblo aseguraban:
-¡Esta noche sopló fuerte el dragón!
Si los niños enfermaban de sarampión, la gente murmuraba con rencor:
-¡Mala suerte trae ese dragón!
Como veis, una historia muy corriente de dragones.
.....................................................
Tomado del libro:
Actividades:
  1. ¿Has sentido alguna vez nostalgia por algo? ¿Conoces a alguien que la haya sentido?
  2. ¿Alguna vez te han culpado de algo que no has hecho? ¿Cómo te has sentido?
  3.  Escribe un cuento sobre un personaje que se siente incomprendido o que siente nostalgia por algún  motivo envíalo, acompañado de una ilustración al Concurso de Poemas y Cuentos del Grupo Leo:
Grupo Leo,

Apartado 3008

03080 Alicante

También puedes enviarlo por e-mail: grupoleoalicante@gmail.com
Escribe tu nombre y apellidos, curso, colegio, e-mail o número de teléfono de contacto.

No hay comentarios: