viernes, 14 de enero de 2011

Leo Leo que me animo a leer: El camello molinero

Artículo visto en:
Suplemento de Educación Infantil "La Tiza" 12-01-2011

 

EL CAMELLO MOLINERO

En un país lejano del Oriente, el rey Gaspar estudiaba cada noche las estrellas. Mientras él observaba el cielo, en los establos del palacio los animales se reunían y hablaban antes dormir. Conversaban sobre el día, recordaban aventuras pasadas y adelantaban otras venideras.

En aquellas reuniones estaban presentes caballos, águilas, leones y pájaros que habían cruzado medio mundo antes de detenerse allí en los jardines de palacio. Los camellos explicaban, sin prisa, sus largas caminatas a través del desierto.

En el desierto era muy fácil perderse pero ellos siempre sabían como llegar a las ciudades del otro lado. Pero entre los camellos había uno que no se había movido nunca de palacio.

Se pasaba el tiempo dando vueltas a la piedra del molino. Arrastrando aquella piedra había molido grano durante años y años y mientras giraba siempre veía el mismo paisaje: las paredes de la cocina, cuatro palmeras, un trozo de mar y un poco jardín.

Él quería ser como los demás y se inventaba historias de viajes y de lugares que no había visitado. Como era tan bueno no sabía decir mentiras y nadie se creía sus historias. Los otros animales cuando le oían contar alguno de sus viajes sonreían con risa de conejo.

Una noche, el rey Gaspar descubrió en el cielo la estrella que buscaba, la que debía llevarlo a Belén. Ordenó que preparasen la caravana que seguiría a aquella estrella.

En el patio del palacio, los camellos formaban una larga hilera bien equipados.

Al pasar revista el jefe de la caravana observó que uno de ellos estaba herido y decidió que fuera sustituido por el camello del molino. Lo colocaron al final y lo cargaron con ollas, platos y unas cuantas alfombras.

Durante los primeros días el camello abría mucho los ojos y se fijaba en todo lo que encontraba.

Delante de la caravana señaló una gran nube en el horizonte. Era una tempestad que avanzaba hacia ellos.

A pesar de todo el rey Gaspar y sus consejeros decidieron continuar porque iban con retraso. A nuestro camello, sin embargo, le entró tanto miedo que se dio la vuelta y corrió en dirección contraria. Corrió tanto como pudo, porque deseaba llegar a casa pronto. Pero como se había acostumbrado a dar vueltas también ahora lo hizo: giraba y giraba sobre sí mismo. Al cabo de un día, había dado una vuelta completa, y sin darse cuenta, volvía a caminar en la misma dirección que la caravana.

El camello avanzaba de nuevo hacia Belén. Encontró a un hombre que caminaba por el desierto. Era el rey Gaspar.

La tempestad de arena había sido tan fuerte que en la caravana se habían separado los unos de los otros sin querer.

El rey iba todo cubierto de polvo y el camello, que sólo lo había visto de cerca un par de veces en toda su vida, no lo reconoció.

A pesar de todo, se ofreció a llevarlo en su montura.

De esta forma, el rey Gaspar y el camello siguieron a la estrella.

Y cuando por fin encontraron a todos los miembros de la caravana, el rey, agradecido, no quiso montar en ningún otro camello. Así, sobre nuestro camello el rey llegó hasta Belén, hasta el establo.

De vuelta a palacio, el resto de animales se sentaban a su alrededor y le pedían que les contara todo lo que había visto.

Entonces, el camello sonreía con risa de conejo y les decía que se había hecho muy amigo de una mula y de una vaca y que los había invitado a visitarlos algún día a palacio.


Tomado del libro: 3 Cuentos de Reyes
Autor: Ramón Girona
Editorial: Algar

ACTIVIDADES

1-¿Qué hacían por la noche los animales de palacio antes de irse a dormir?
2- ¿A qué se había dedicado nuestro camello toda su vida?
3- Escribe un cuento o poema cuyo protagonista sea un CAMELLO y envíalo acompañado de un dibujo a (Ver bases completas del concurso):
Concurso literario Grupo Leo
Apartado 3008
03080 Alicante
Escribid claramente vuestro nombre, apellidos, curso, colegio y nº de teléfono o e-mail de contacto.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Buena idea.De esta forma los centros y los alumnos podrán seguir la lectura y participación en la página que proponemos a través de internet.DIEGO