miércoles, 6 de abril de 2016

Los libros del mes de abril "¿Tienen los animales que lavarse los dientes?"


Reseña:
La gestación de este libro puede parecer casual, pero hay que convenir en que algunas cosas no tienen más remedio que ocurrir. Todo comenzó con una llamada telefónica de Walli Müller, de Radio Baviera 3, a Henning Wiesner, en la que le preguntaba si a las luciérnagas se les funden los plomos cuando se mojan. De este modo nació el programa Cosas de Bichos, en esa cadena de radio, que como se puede presumir tuvo mucho éxito. El programa inspiró preciosos dibujos a Günter Mattei.
En el libro, escrito por Walli Müller, constan las respuestas que Henning Wiesner dio a las preguntas que le hicieron en el citado programa radiofónico durante un año. Una de ellas, elegida al azar, es la siguiente: ¿Son parientes el murciélago y el ratón? Son cincuenta y dos las preguntas, pero al final del libro hay un índice, en el que se ve que son más de doscientos cincuenta los animales de los que se habla. Y, como es de suponer, el libro contiene también las personales y graciosas ilustraciones del citado Günter Mattei.
Es mucha la curiosidad que los humanos tenemos por los animales, lo que hace difícil cerrar el libro, puesto que después de haber satisfecho una pregunta, resulta imperativo querer saber la respuesta de la siguiente. Como las respuestas, pese a su fundamento científico, están realizadas con sentido del humor e incluso con ironía, resulta sumamente entretenido. La pregunta que da título al libro, viene muy a propósito para explicar a los más pequeños la necesidad del cepillado dental. Evidencia de modo claro la necesidad de la higiene bucal. Realmente, todas las preguntas sirven para interesar a los niños, para inculcarles el deseo de saber y el amor al estudio y para extraer las conclusiones adecuadas. Es un libro de divulgación científica, muy bien escrito, que sirve como entretenimiento.

El autor:




Henning Wiesner es director del zoológico Hellabrunn de Múnich, da clases en la Universidad de Múnich y asesora a zoológicos y sociedades protectoras de animales de todo el mundo.






El ilustrador:



Günter Mattei nació en 1947 en Austria . Vive, desde 1971, principalmente en Munich y trabaja como diseñador gráfico e ilustrador. Ha ilustrado: "El gran libro de los Animales", "¿Tienen los animales que lavarse los dientes?" y “¡Si los perros supieran hablar!”. Todos ellos publicados por la Editorial EDAF.






Los lobos por tradición son normalmente malos, muy malos, malísimos… Pero ¿Por qué nos dan miedo los lobos? ¿Hay razón para ello? ¿Por qué el lobo siempre es el malo? ¿Existen otros lobos…? ¡Pues claro que sí! Hay una gran variedad de lobos: lobos buenos, lobos simpáticos, lobos amables y tiernos, lobos que sufren, lobos de colores, lobos de sueños, lobos de música, lobos de noche y de luna, lobos de poesía, lobos siniestros, lobos en canciones, lobos y lobos, y muchos más lobos. Descubre estos lobos y muchos más visitando la exposición ¡Que viene el lobo! Exposición de Álbum Ilustrado en la Biblioteca Pública Azorín de Alicante en la Plaza Paseíto Ramiro, del 5 de abril al 30 de junio.

¿Es el lobo tan feroz?

—¡Qué dientes más grandes tienes!— se extrañaba Caperucita Roja ante el lobo feroz, y el lobo le decía: —¡Son para comerte mejor!
Así nos han pintado al lobo desde nuestra infancia: se come a las abuelas enfermas y a las chicas inocentes, engaña a las siete pobres cabritillas y se disfraza de oveja para acercarse a los cerditos. No es extraño que los niños teman al lobo feroz. Sin embargo, no es justo que tenga esa fama. En realidad, no es peor que cualquier otro animal salvaje, e igual que los demás predadores solo mata cuando tiene hambre.
La mala fama que tiene el lobo puede explicarse históricamente. Hace mucho, los lobos eran un peligro muy serio, en especial para la gente de clase baja, los siervos, que vivían en zonas apartadas de las granjas de sus señores, junto a las ovejas y las cabras que estos les permitían mantener. Si venían los lobos y se llevaban los animales, dejaban a los siervos prácticamente sin nada, poniendo en peligro toda su existencia. Por esta razón, se considera a los lobos una amenaza tan grande.
Por otra parte, el lobo prefiere evitar al ser humano. El gran lobo feroz se alimenta principalmente de ratones y otros animales de pequeño tamaño. Le gusta también la carroña, es decir, los animales muertos que se encuentra por ahí. Y la leyenda cuenta que durante las guerras napoleónicas las manadas de lobos seguían al ejército y se comían a los muertos después de las batallas. Se conocen muy pocos casos en los que un lobo atacó y mató a una persona. La mayoría de ellos ocurrieron en Rusia y durante el invierno, cuando los animales pasan más hambre de lo normal. Si Caperucita Roja se encontrase con el lobo en el bosque, en realidad no tendría nada que temer. Y no hay que caer en el pánico cuando ahora los lobos vuelven poco a poco de Europa del Este a los bosques centroeuropeos. Al fin y al cabo “el mejor amigo del hombre”, el perro, es primo hermano del lobo: el San Bernardo igual que el caniche y el teckel. En otras palabras, el lobo no es tan exótico ni está tan desconocido como a veces pretendemos.
Los lobos aúllan de una forma que a veces nos recuerda al llanto de un niño. Sin embargo, no tienen miedo ni les duele nada. Los lobos aúllan para comunicarse. Los zoólogos han observado que de este modo los animales son capaces de entenderse a través de grandes distancias. Un lobo, por ejemplo, le aúlla a otro: —¡Caribús a la vista! O también: —¡Cuidado, por allí vienen unos hombres!
Los esquimales están acostumbrados a oír los aullidos que incluso los entienden. Hasta el punto de que el esquimal sabe si su visita van a ser blancos o nativos, solo por el aullido del lobo.
Queda claro que la telecomunicación de los lobos funciona a la perfección, incluso sin teléfono móvil.

Ilustraciones de: Günter Mattei
Editado por: Editorial EDAF

 

ACTIVIDADES:
1.-Haz memoria y dinos cuántos cuentos conoces cuyo protagonista sea el lobo. ¿Conoces algún poema o alguna canción en la que aparezcan lobos?

2.-Según el texto que acabas de leer, ¿cuál es la razón histórica de que los lobos tengan tan mala fama?

3.-Visita la exposición “¡Qué viene el lobo! y haz un dibujo del lobo que más te guste.

4.- Escribe un cuento cuyos protagonistas sean un lobo bueno y otro malo y envíalo acompañado de un dibujo y de tu nombre, apellidos, curso, colegio y número de teléfono particular a:
Grupo Leo
Apartado 3008
03080 Alicante

No hay comentarios: