miércoles, 11 de diciembre de 2019

Los libros del mes de diciembre: "El lenguaje secreto de la naturaleza"

Reseña:
Después de leer este libro tu visión de los animales y las plantas cambiará para siempre.
Todos nos hemos admirado alguna vez ante la grandiosidad y la belleza de la naturaleza. Este libro es un viaje que nos llevará por maravillosos parajes alrededor del mundo para conocer de cerca a seres que, al igual que nosotros, tienen familia, emociones, enfrentan desafíos, toman decisiones y crean alianzas.
He dedicado mi vida y mi carrera de biólogo al estudio y a la protección de los animales. Acompáñame y descubre mi forma de ver el mundo, un lugar donde, sin importar que tengamos el aspecto de un helecho, el carácter de una mosca, la valentía de una hormiga o el corazón de una gaviota, todos somos iguales.

El autor:
Óscar. S. Aranda, biólogo de profesión, naturalista por convicción, nació un 6 de junio de 1974 en la ciudad de León, Guanajuato, México, y desde sus primeros pasos, le encantaban los animales y la vida al aire libre.
Desde muy pequeño se mostró muy interesado por la naturaleza en general. Fue así como comenzó a rescatar cuanto animal encontraba, sin negar de igual forma que algunos de ellos no fueron tan afortunados de toparse con él, aunque ahora reconoce que fueron experiencias de gran trascendencia para su futura profesión…
Con una vida muy alegre, aunque un tanto solitaria, Oscar encontró en la naturaleza un vínculo profundo para jugar, realizar sus sueños y vivir fascinantes aventuras. Así pasó toda su juventud, rescatando y salvando todo tipo de animales silvestres.
En 1995 decidió dedicar su vida al cuidado y conocimiento de la naturaleza, mudándose a la ciudad de Guadalajara, donde cursó la Licenciatura en Biología de la Universidad de Guadalajara, para luego trasladarse a la ciudad de Puerto Vallarta y realizar una especialización en Biología Marina, además de dos diplomados posteriores.
A través de su Tesis de Licenciatura, realizó con un amplio estudio sobre los peces de arrecife de la Bahía de Banderas (en las costas mexicanas del Océano Pacífico), buceando durante un año en variados sitios de la Bahía. Descubrió una sorprendente variedad de especies, algunas nunca antes reportadas para la región, y se dio cuenta de lo compleja que es la relación existente entre todos los organismos que viven y visitan los arrecifes.
En el año 2000, comenzó a trabajar en la protección de las tortugas marinas, a través de un proyecto generado por una importante organización no gubernamental, donde pronto descubrió una profunda pasión y entrega por la vida “no tan secreta” de éstos poco comprendidos reptiles. A partir de entonces, y tras presenciar el sacrificio de una tortuga marina, descubre la penosa situación a la que las tortugas marinas se enfrentan cada día en México y el mundo, por lo que decidió comprometerse en el cuidado y protección de estas especies. Poco a poco fue buscando la forma de ampliar y mejorar los esfuerzos que hasta entonces se realizaban en la región, logrando fundar en 2004 la Sociedad Ecológica de Occidente, como una respuesta a las necesidades ambientales de la Bahía de Banderas.
Hasta el año 2012, su Programa de Protección, Conservación, Investigación y Manejo de Tortugas Marinas se consolidó como el proyecto de conservación más importante y exitoso de la ciudad turística de Puerto Vallarta, con magníficos resultados.
En 2010, Oscar fue honrado al ser nominado por la prestigiosa cadena CNN, como “Defensor del Planeta”, a través de su reconocido programa CNNHeroes, permitiendo así que la situación que viven las tortugas marinas, y los esfuerzos de conservación que se realizan por protegerlas en la región, dieran la vuelta al mundo.
A finales del año 2011 Oscar descubrió una compleja red de tráfico ilegal de huevos de tortuga en la que participaba la policía, y tras denunciarlo recibió amenazas de muerte, por lo que decidió mudarse a España, donde continuó realizando actividades de divulgación y concienciación ambiental, tanto en México como en España. Tuvo la oportunidad de colaborar con una importante organización holandesa de rescate de primates y grandes felinos, donde aprendió lo profunda y compleja que es la inteligencia y la personalidad de los primates.
En 2014, esperando que la situación se hubiera estabilizado, regresó nuevamente a México con su esposa Mar Zuloaga, una incansable luchadora por la justicia y el respeto a los animales. Juntos emprendieron dos emocionantes proyectos; una Clínica Veterinaria y Hotel Canino “MexiCan” y un proyecto de turismo de naturaleza ambientalmente amigable para conocer las maravillas naturales de Bahía de Banderas y sus secretos, siempre bajo un concepto de profundo respeto y admiración por la naturaleza.
Dos años después, tras nuevas amenazas decidieron volver a España, donde viven permanentemente y continúan realizando labores de concienciación y cuidado de la naturaleza. Oscar se mantiene ocupado como escritor para varias revistas y medios de divulgación en tanto en México como España, y trabaja en nuevos proyectos editoriales

La ilustradora:
Sonia Pulido. Licenciada en Bellas Artes en la especialidad de grabado y estampación, obtuvo en 1996 el primer premio en un concurso de ilustración organizado por su Universidad.
Inició su carrera realizando ilustraciones para El País Semanal, Mujer 21, Rockdelux, Stripburger o Tretzevents e historietas breves, con su propio guion, para Dos veces breve, NSLM o Tos.
En 2002 obtuvo el Certamen de Ilustración del Injuve.
Su primera historieta larga fue Puede que esta vez (Sinsentido), donde plasmó un guion de Xavi Doménech inspirado en la canción Maybe this time de Cabaret.
En julio de 2006 inauguró su propio blog con el título de El diario visual de Sonia Pulido.
En 2008 pidió a su admirado Pere Joan un guion que pudiera realizar, dando como resultado Duelo de caracoles, publicado dos años después por Editorial Sinsentido.
Entretanto, participó en exposiciones, como la colectiva Sin nosotras en el Espacio Sins Entido, junto a Rachel Deville, Lola Lorente y Catel Muller, a principios de 2008, y en la individual Sonia Pulido. Separar por colores en el marco del Encuentro del Cómic y la Ilustración de Sevilla de 2009.


EL PULPO QUE CAMBIÓ MI VIDA

Y ahí estaba un joven pulpo (Octopus hubbsorum), escondido tímidamente en una cavidad, asomando un poco sus hermosos ojos con pupilas rectangulares, uno de sus brazos, en el que sostenía con firmeza mi lápiz. A pesar de las persistentes corrientes, pude arreglármelas para sujetarme con una mano y jugar con él con la otra. Era tal su curiosidad que decidió abandonar su guarida casi por completo y salir a examinar mi lápiz, luego la pizarra y, por último, mi mano desnuda. Recorrió cada centímetro de mi mano mientras la iba “palpando” suavemente con sus ventosas, que en realidad para ellos son el equivalente a nuestra lengua humana. Sí, son pulpos que tienen 1699 lenguas ¡y ésta acaba de chupetearme la mano entera!
Quedé sorprendido de su capacidad para manipular el lápiz, y de la fuerza con la que tiraba de él, intentando separarlo del cordón al que estaba atado. No hacía falta que dejara de mirarme para concentrarse en robarme el lápiz, lo que me llamó la atención. Luego supe que, en la base de cada uno de sus brazos, a los que erróneamente llamamos tentáculos, tienen un cerebro, además del principal que tienen en su cabeza. Pude entender entonces por qué son tan listos, pues cada brazo puede realizar acciones independientes y tomar decisiones propias sin tener que molestar a su gran cerebro, dedicado a pensar, probablemente, en por qué no somos capaces de entenderlos.

Pasaron varios minutos que dediqué, segundo a segundo, a disfrutar y a jugar con él. Fue muy divertido, aunque debo reconocer que conforme pasaba el tiempo ganaba más confianza en sí mismo, y por supuesto en mí, ese misterioso visitante enmascarado que llevaba un lápiz molón. Debía continuar mi trabajo, así que, con gran pesar y un inmenso sentido del deber, intenté volver a mi censo de peces, suspendido temporalmente por un cefalópodo curioso. Me costó recuperar mi lápiz, pero más la concentración, ya que no podía olvidar su mirada inquisitiva, como de un ser consciente de sí mismo y de su entorno.
Desde entonces me quedó muy claro que los pulpos son más inteligentes de lo que creemos, y me entregué a la tarea de investigar más sobres ellos. Descubrí que, además de sus nueve cerebros, disponen de tres corazones, y que en algunos tienen sangre azul. Cuanto más leía, más descubría que, así como me ocurrió a mí, había muchas personas más que quedaban cautivadas e igualmente intrigadas por cómo un molusco podría ser capaz de tomar decisiones y realizar acciones sumamente complejas, tan complejas que eclipsaban las famosas habilidades de un chimpancé o un delfín.
Se dice por ahí que son seres de otro mundo. ¿Cómo puede ser que un animal invertebrado, pariente de caracoles y almejas, tenga tal inteligencia? Encontrar la respuesta no ha sido nada sencillo, los científicos se han topado con un animal obstinado al que no le gusta cooperar para desvelar sus secretos, que sabotea pruebas y experimentos, escapando de sus confinamientos sin que nadie lo vea, y lleva al límite la paciencia que quienes intentan estudiarlo.
Al parecer, el problema radica en que no es un animal cualquiera, por ello no puede ser estudiado a través de métodos convencionales, ni tampoco puede ser interpretado mediante los mismos fundamentos que se utilizan para estudiar otros animales, ya que su inteligencia, o el procesamiento de sus pensamientos, se lleva a acabo de una forma totalmente diferente a la nuestra. Ese procesamiento es tan sorprendente y distinto, que a los pulpos también se los denomina animales alienígenas, o animales de otro mundo, más allá de que su apariencia haya inspirado a los creadores de algunos de los monstruos más famosos de Hollywood.
(…)
Lo único que sabemos a ciencia cierta es su historia evolutiva de más de 500 millones de años, que poseen el cerebro más grande de todos los invertebrados (y de algunos peces y anfibios) y que dos terceras partes de su sistema nervioso se encuentran situadas en sus brazos.
Actualmente se ha concluido que los pulpos pueden ser zurdos o diestros y que prefieren utilizar alguno de sus dos ojos para centrar su atención en algo. Sabemos que son capaces de utilizar herramientas, tal como lo hace un reducido número de vertebrados, y también sabemos que, lo mismo que nosotros, tienen la asombrosa capacidad de recordar y aprender, aplicando sus experiencias anteriores para resolver nuevos retos.
¿Era acaso, ese pulpo que conocí, capaz de reconocerme?

Ilustraciones: Sonia Pulido
Editado por: Plaza & Janés

ACTIVIDADES
1.- En el extracto del capítulo trascrito arriba, finaliza realizando una pregunta que sí responde el autor en el libro, ¿te imaginas su respuesta?, ¿cómo reaccionaría el pulpo al reencontrarse con Óscar?
2.- Es cierto que los pulpos han sido inspiración de algunos monstruos y películas de Hollywood. Investiga un poco en Google y queda con tus compañeros para ver las películas juntas.
3.- Escribe un cuento o poema referido a esta u otra temática y envíalo por correo postal acompañado de un dibujo con vuestro nombre, apellidos, curso, colegio y nº de teléfono a:
GRUPO LEO
apartado 4042
03080 ALICANTE



No hay comentarios: