miércoles, 9 de enero de 2019

Los libros del mes de enero: "¡Qué asco de bichos! El cocodrilo enorme"



Reseña:
Este libro agrupa diez historias. Las 9 primeras, englobadas bajo el título ¡Qué asco de bichos!, son cortas historias narradas en verso donde los protagonistas son, en este orden, el cerdo, el cocodrilo, el león, el escorpión, el oso hormiguero, el erizo, la vaca, la rana y el caracol y por último "el bicho de mi tripa". En un alarde de imaginación desbordante, Dahl desarrolla estas 9 divertidas poesías pletóricas de situaciones hilarantes y no exentas de moraleja. Teniendo en cuenta que estos poemas fueron escritos por Dahl en inglés, cabe destacar el gran trabajo de la traducción para conservar en la medida de lo posible la rima sin que el contenido pierda la fuerza estética y narrativa original. El último cuento, titulado "El cocodrilo enorme" desarrolla la historia de un cocodrilo de gran tamaño que siembra el terror en la selva. Tiene una idea fija: comerse a un niño. Y para ello recurre a todo tipo de trucos y disfraces y al grito de «Con el mejor manjar, sabroso y delicioso, voy a llenar mi estómago vacío y goloso» atraviesa la selva encontrándose con otros animales que le reprochan su glotonería hasta que llega a la ciudad donde se vale de los más variados ardides para cazar a un niño, tales como hacerse pasar por un balancín o incluso mezclarse con los animales de madera de un tiovivo hasta que, como todos los malvados de los cuentos, tiene un final que hace justicia a tan malévolas intenciones.


El autor:
Roald Dahl nació el 13 de septiembre de 1916 en Llandaff, Glamorgan, País de Gales (Gran Bretaña), en el seno de una familia procedente de Noruega.
Su padre Harald, que falleció de neumonía cuando Roald todavía era un niño, era propietario de una provechosa empresa de suministros náuticos. Su madre, llamada Sofie Magdalene Hesselberg, se había convertido en la segunda esposa de Harald tras el fallecimiento de la primera, Marie, en el parto de su segundo hijo.
Tras abandonar la escuela de Llandaff, Roald estudió en Inglaterra en la St. Peter’s Preparatoty School y en un colegio interno de Repton, en Derbysire, lugar en el que sufrió una rígida educación. Estas experiencias escolares sirvieron de base en sus textos para el enfoque cruel del infante sobre el mundo adulto.
En 1933 Dahl dejó sus estudios y comenzó a trabajar en Londres en la compañía petrolífera Shell. Cuatro años después abandonó Inglaterra para trasladarse a Tanganika, país en el que residió hasta el año 1939.
Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, el joven y espigado Roald (medía casi dos metros de altura) formó parte de la RAF, las fuerzas aéreas británicas, sirviendo en el escuadrón radicado en Nairobi, capital de Kenia.
Dahl participó en combates contra los fascistas y los nazis en Egipto, Libia y Grecia, padeciendo derribos que le ocasionaron heridas de gravedad.
Parte de estos avatares aparecieron en el “Saturday Evening Post”, en donde publicó un relato corto titulado “A piece of cake”. Con posterioridad la colección “Over to you” (1946) reincidió en su paso por la aviación militar.
En el año 1943 Dahl publicó su primer libro para niños, “Los Gremlins”. Diez años después, en 1953, el escritor galés se casó con la actriz Patricia Neal (“Desayuno con diamantes”).
Mediante el empleo de la ironía, el humor negro y/o macabro, y su ligereza narrativa, Roald Dahl logró el triunfo literario tanto por sus fábulas morales de carácter infantil y juvenil como por sus obras enfocadas a un lector más adulto, significadas por finales sorprendentes y una orientación deliciosamente perversa que aborda, además de su visión sardónica de las relaciones humanas, temas involucrados con la ecología.
Gracias a la colección de relatos cortos “Someone like you” (1953), Dahl alcanzó renombre internacional. Posteriormente publicó otra antología de relatos con el título de “Muá, Muá” (1959).
En esta primera etapa trabajó con asiduidad en la escritura de guiones para series de televisión, entre ellas la célebre “Alfred Hitchcock presenta”.
A partir de los años 60 Roald Dahl, que contó en variadas ocasiones con la colaboración como ilustrador de Quentin Blake, se volcó principalmente en la literatura infantil y juvenil, especialmente tras el éxito de “James y el melocotón gigante” (1961).
Más tarde aparecieron “Charlie y la fábrica de chocolate” (1964) y su continuación “Charlie y el ascensor de cristal” (1978), “El dedo mágico” (1966), “El superzorro” (1970) “El cocodrilo enorme” (1978), “Los cretinos” (1980), “La maravillosa medicina de Jorge” (1980), “El gran gigante bonachón” (1982), “Cuentos en verso para niños perversos” (1982), “Las brujas” (1983), libro que logró el premio Whitbread, “Matilda” (1988), uno de sus mejores y más conocidos trabajos, “Agu Trot” (1990), “El vicario que hablaba al revés” (1991) o “Los Mimpins” (1991).
Libros de corte más adulto son “Mi tío Oswald” (1979), su primera novela larga, y los volúmenes de relatos “El gran cambiazo” (1975), “Historias extraordinarias” (1977), “Relatos de lo inesperado” (1979) o “La venganza es mía S. A./Génesis y Catástrofe” (1980).
También escribió textos de corte autobiográfico, como “Boy” (1984), “Volando solo” (1986) o “Mi año” (1991), la obra teatral “The Honeys” (1955), y guiones cinematográficos, entre ellos el título de James Bond “Sólo se vive dos veces” (1967) y la película “Chitty Chitty Bang Bang” (1968). Curiosamente ambas eran adaptaciones del escritor Ian Fleming.
Después de divorciarse de Patricia Neal en 1983, el mismo año Roald Dahl contrajo matrimonio con Felicity Ann “Liccy” Crossland.
Murió a causa una leucemia en Oxford, el 23 de noviembre de 1990. Tenía 74 años.

El Ilustrador:

Quentin Saxby Blake (16 de diciembre de 1932) es un ilustrador, escritor y dibujante británico. Es muy conocido por su labor como ilustrador de literatura infantil, fundamentalmente de las obras de Roald Dahl. Es licenciado en literatura inglesa.
Su estilo artístico es muy característico, con líneas a tinta trazadas con rapidez e inseguridad estudiadas. El color, por lo general, se da con manchones de acuarela. Según ha explicado el autor, la espontaneidad de sus imágenes parte de un primer dibujo realizado a mano alzada y con libertad, que luego va puliendo. La caracterización de los personajes que cobran vida entre sus manos es concebida milimétricamente, consiguiendo de esta forma aproximarse al mundo del garabato que tanto prima en los dibujos infantiles, de ahí, quizá, su éxito entre el público infantil.
Ha sido condecorado con la Medalla Kate Greenaway, el Premio Bologna Ragazzi, se le concedió el Premio Hans Christian Andersen en la categoría de ilustración en 2002 y el Premio Eleanor Farjeon en 2012.


LA VACA

Esta es la historia cierta de una vaca
que, desde que nació, se llamó Paca.
Tenía siete meses y algún día
cuando vino a vivir a la alquería.
Era su aspecto un tanto singular
y ella trataba de disimular…
Tenía ciertas peculiaridades,
ciertas taras, ciertas deformidades.
Sobre el lomo tenía dos muñones,
dos bultos del tamaño de melones.
Y un buen día, los dos bultos crecieron,
Se hincharon, se agrandaron y…se abrieron.
Yo estaba allí con ella, en aquel prado
bastante sorprendido y asustado.
Pero no sucedieron cosas malas,
al contrario, ¡le aparecieron alas!
Dos alas formidables, imponentes,
con plumas de oro y plata refulgentes.
Jamás se había visto cosa así.
-¡Querida Paca mía! ¿Es cierto, di?
¿De veras te ha ocurrido a ti esa cosa
tan sorprendente y maravillosa?
Pero ya estaba Paca aleteando
y un segundo después, ¡salió volando!
¡Una vaca con alas, voladora!
¿Quién vio una cosa así nunca antes de ahora?
Una vaca que sabe alzar el vuelo
y recorre tranquila todo el cielo…
Una vaca que asciende hasta una nube
que se lanza en picado y luego sube…







Enseguida millones de turistas
llegaron con sus trastos tomavistas,
y las gentes de la televisión
también aprovecharon la ocasión
de rodar un suceso tan extraño,
¡la cosa más fantástica del año!
Todo el mundo decía: -¡Es formidable!
El vuelo de esta vaca es admirable.
Todos, menos un tipo algo patán
que volvía de un viaje al Pakistán
y que vociferó desde una roca:
-¡Eh, tú, vaca, óyeme!, ¿te has vuelto loca?
¿Estás descerebrada, vaca Paca?
¿o acaso en vez de sesos tienes caca?
La vaca, que oyó cosas semejantes,
bajó para hacer vuelos más rasantes
y luego se lanzó sobre el patán
gritando: -¡Bombas fuera! ¡Allá te van!
Y Paca, con magnífica destreza,
¡le estampó …

Autor: Roald Dahl
Ilustrador: Quentin Blake
Editorial: Santillana

ACTIVIDADES
1.- ¿Qué crees que le estampó la vaca al patán?
2.- ¿Qué significa patán? ¿Cómo lo llamarías tú en vez de patán?
3.- ¿Os animáis a inventar entre todos animales fantásticos y dibujarlos?
4.- Escribe un cuento o un poema sobre alguno de los animales fantásticos que inventes y envíalo acompañado de su dibujo con tu nombre, apellidos, curso colegio y teléfono a:
grupoleoalicante@gmail.com


1 comentario:

Anónimo dijo...

Un precioso trabajo sobre un libro que os gustará.
Iniciamos el trimestre del Concurso literario.Aquí tenéis las bases.Se ha enviado a los Centros.Si estáis interesados en participar está en vuestras manos.Ánimo